BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 18 de marzo de 2012

6338.- KYRA GALVAN


Kyra Galván (1956) Nació en la Ciudad de México. Se licenció en economía en la Universidad Autónoma de México y en forma paralela abordó su formación poéica, siendo discípula de Juan Bañuelos. La estilística de Galván, su nitidez imaginativa y su compromiso con la palabra la llevaron a ganarse el Premio Nacional de Poesía Joven de México 1980, Francisco González León, por Un pequeño moretón en la piel de nadie. Esta obra que ha llamado la atención de críticos y lectores marca un destacado proceso de escritura, en el que se combina una resolución de imágenes personal e inconfundible con un lirismo que ilumina todo el libro y que preanuncia la trayectoria poética de Galván. Su obra es reconocida en el mundo entero y traducida a numerosos idiomas. Ha colaborado en La Regla Rota, Siempre!, Versus, Nexos, Tercera Imagen y Punto de Partida. Fue becaria del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA)/ FONAPAS, de 1976 a 1977, y del Centro Mexicano de Escritores, de 1982 a 1983. Obra: El cuello de la botella (colectivo), Punto de Partida, México, 1977. Un pequeño moretón en la piel de nadie, Contraste, México, 1982. Un tren de luz (colectivo), Punto de Partida, México, 1982. Alabanza escribo, Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Molinos de Viento, México, 1989.

Su más reciente libro titulado "Incandescente", el cual, bajo el sello Cal y Arena, compendia su prolífico trabajo poético y métrica con agudeza, ironía y puntería.

En el libro "Incandescente" se compilan poemas extraídos de textos como "Un pequeño moretón en la piel de nadie", "Estragos", "Sobreviviremos", "Feminopraxis", "De la edad oscura", "Reticencia", "Alabanza" y "Ars Erótica", entre otros.




Como Una Lengua De Vaca 


Mis almohadas son distintas
como de hotel costeño, humedas y frías.
Mi cama es comoun enorme trigal que me consume.
Todo el cuarto es un bosque de pinos altos
y desde la ventana miro otro bosque.
Por mi pupila alargada y cilíndrica
busco el destello de luz que me falta.
No soy mas que una lengua de vaca
esperando en el refrigerador a que vengan por mí.
Desde aquí sólo puedo ser el carbón, el humo de este incendio.
(No puedo sacar mis ruedas y transitar)
Soy Leda tratando inútilmente
de suducir a un cisne de transistores








Las Apariciones Rutinarias Del Sol 


Todo aquí reside
en lavar el otro lado de la estufa
y recordar a la abuela rosacruz
su baraja española, su afición a Lombsag Rampa
y su arte adivinatorio
en esta casa llena de noche y sal de ajo.
Aquí estoy
para limpiar el piso los sábados por la mañana
y olvidarme del amanecer.
Nos hemos hablado de las apariciones rutinarias del sol,
cuando a las mujeres todo se nos hace añicos
porque el sol se nos hunde
y nadie nos enseña a gritar
porque somos el naufragio
de nuestro único cuerpo lleno de vida
y de ignorancia por vivirla.










Contradicciones Ideológicas Al Lavar Un Plato


Entre el Yin y el Yang
¿cuántos eones?
Julio Cortázar


Contradicciones ideológicas al lavar un plato. ¿No?
Y también quisiera explicar
por qué me maquillo y por qué uso perfume.
Por qué quiero cantar la belleza del cuerpo masculino.
Quiero aclararme bien ese racismo que existe
entre los hombres y las mujeres.


Aclararme por qué cuando lavo un plato
o coso un botón
él no ha de estar haciendo lo mismo.
Me pinto el ojo
no por automatismo imbécil
sino porque es el único instante en el día
en que regreso a tiempoe ajenos y
mi mano se vuelve egipcia y
el rasgo del ojo, se me queda en la Historia.
La sombra en el párpado me embalsama eternamente
como mujer.
Es el rito ancestral del payaso:
mejillas rojas y boca de color.
Me pinto porque así me dignifico como bufón.
Estoy repitiendo/continuando un acto primitivo.
Es como pintar búfalos en la roca.
Y ya no hay cuevas ni búfalos
pero tengo un cuerpo para texturizarlos a mi gusto.
Uso perfume no porque lo anuncie
Cahterine Deneuve o lo use la Bardot
sino porque padezco la enfermedad
del siglo XX, la compulsión por la posesión.
Creer que en una botella puede reposar
toda la magia del cosmos,
que me voy a quitar de encima,
el olor de la herencia,
la gravedad de la crisis capitalista,
porque a pesar de todo/hembra.
Se dice que las mujeres débiles/que los hombres fuertes.
Sí y nuestras razas tan distintas.
Nuestros sexos tan diversamente complementarios.
Yin & Yang.
La otra parte es el misterio que nunca desnudaremos.
Nunca podré saber -y lo quisiera-
que se siente estar enfundada en un cuerpo masculino
y ellos no sabrán lo que es olerse a mujer
tener cólicos y jaquecas y
todas esas prendas que solemos usar.
Dos universos físicos en dialéctica constante
con la nostalgia de una unión duradera
donde la fusión de los dos desconocidos
llegue a la profundidad del entendimiento.
Hay una necesidad compulsiva
de dar razones para la escisión
para agudizar racismos con sonrisas
Y las amigas y los amigos
ellos comprenderán.
Ellos entienden la distancia que te separa
del amigo/amado/enemigo/desconocido.
Que la reconciliación es un esfuerzo máximo.
La unión, la sublimación
de nuestros propios misterios.
Que el lavar un plato
significa a veces afirmar
las contradicciones de clase
entre el hombre y la mujer.








En los Alcázares Reales, Sevilla


Estabas sólo y alto.
Yo miraba cómo todos los pájaros
debajo de tu frente se escondían.


Manuel Altolaguirre


Mi cabeza sobre tu pecho,
protegidos por el círculo cerrado
de los cipreses conspiradores.
Templada en los días de regocijo
mi mente al fin reposa de sus cuitas.
Los pájaros nos miran inquietos desde sus troneras,
inclinando sus pequeñas cabezas en interrogación.
El suceder del agua en las fuentes marca el ritmo
de las sombras que salpican los rostros con restos de luz.
Las emociones se equilibran.
Entiendo que estás aquí.
Nuestros corazones laten cansados al unísono.
Y nada vale más.
Nada vale más que este momento de vida compartida.