BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 18 de marzo de 2012

6365.- DONALD DAVIE




Donald Davie
Donald Alfred Davie (17 de julio de 1922 – 18 de septiembre de 1995) fue un poeta y crítico literario inglés. Sus poemas en general son filosóficos y abstractos, pero evocan diferentes
entornos.
Davie nació en Barnsley, Yorkshire, en el seno de una familia baptista. Comenzó su educación en la Escuela Barnsley Hogate, y más tarde asistió al Saint Catharine's College, de Cambridge. Debió interrumpir sus estudios por la guerra, cuando fue enviado por la Royal Navy al Ártico, en Rusia, donde aprendió el idioma por sí solo. Durante el último año de la guerra, contrajo matrimonio con Doreen John en Devon.1 2 Después de regresar a Cambridge, terminó sus estudios y se graduó como B.A., M.A. y Ph.D. En 1958 volvió a la universidad y en 1964 comenzó a trabajar como profesor de inglés en la nueva Universidad de Essex. Enseñó inglés allí entre 1964 y 1968, cuando se mudó a los Estados Unidos para trabajar en la Universidad de Stanford, donde sucedió a Yvor Winters. En 1978, asumió un cargo en la Universidad de Vanderbilt, donde dio clases hasta su retiro en 1988.
Escribió varios libros sobre la técnica de la poesía, como Purity of Diction in English Verse, y artículos más pequeños como Some Notes on Rhythm in Verse. Las críticas y las poesías de Davie se caracterizan por su interés en las técnicas modernistas y premodernistas. Davie pensaba que "no hay una conexión necesaria entre la vocación poética y el exhibicionismo, el egoísmo y la licencia".3 Escribe de manera elocuente y empática sobre la poesía británico moderna en Under Briggflatts, mientras que en Thomas Hardy and British Poetry defiende una tradición pre-modernista. Gran parte de los poemas de Davie han sido comparados con los del tradicionalista Philip Larkin, pero otras de sus obras tienen una influencia más notoria de Ezra Pound. Davie aparece en el Oxford Book of Contemporary Verse, de 1980.
Falleció de cáncer, el 18 de septiembre de 1995, en Exeter, a los 73 años de edad.

Obras

A Winter Talent and other poems (Routledge and Kegan Paul, 1957)
Events & Wisdoms (Routledge and Kegan Paul, 1964)
In the Stopping Train and other poems (Carcanet Press, 1977)
Selected Poems (Carcanet Press, 1985)
Trying To Explain (Carcanet Press, 1986)
To Scorch Or Freeze (Carcanet Press, 1988)
Under Briggflatts (Carcanet Press, 1989)
Slavic Excursions (Carcanet Press, 1990)
These the Companions (Carcanet Press, 1990)
Ezra Pound (Carcanet Press, 1991)
Older Masters (Carcanet Press, 1992)
Purity of Diction In English Verse and Articulate Energy (Carcanet Press, 1994)
Church Chapel and the Unitarian Conspiracy (Carcanet Press, 1995)
Poems & Melodramas (Carcanet Press, 1996)
With The Grain: Essays On Thomas Hardy and British Poetry (Carcanet Press, 1998)
Two Ways Out Of Whitman:American Essays (Carcanet Press, 2000)
Collected Poems (Carcanet Press, 2002)
A Travelling Man: Eighteenth Century Bearings(Carcanet Press, 2003)
Modernist Essays(Carcanet Press, 2004)
Purity of Diction In English Verse and Articulate Energy (Carcanet Press, 2006)

The Movement

La poesía inglesa de posguerra también se ha caracterizado por la ausencia de una línea clara de evolución. Los poetas de los años '20 y '30 siguen escribiendo durante y después de la segunda guerra mundial. W. H. Auden publica su largo y ambicioso The Age of Anxiety en 1948 y en su título resume la tónica del sentir de los '50: ansiedad, desorientación y personalismo en la interpretación. Con la muerte de Dylan Thomas en 1953 podemos hablar ya de una forma nueva de entender la poesía en Inglaterra. Aunque aún de forma confusa, existe ya una cierta concienciación del momento histórico por parte de una generación joven que va a ir ligada a varios movimientos. Durante los primeros años '50 algunos poetas jóvenes que habían comenzado a publicar tras el final de la guerra reaccionaron contra la complejidad de la poesía anterior.
Un primer grupo, a los que se ha englobado bajo el nombre genérico de The Movement se dio a conocer con la antología titulada New Lines, publicada en 1956. Se trata de una agrupación en torno al grupo oxoniano formado por Philip Larkin, Kingsley Amis y John Wain, al que se unieron Donald Davie, Elizabeth Jennings, D. J. Enright y Thom Gunn. En realidad, no se dan las características necesarias como para considerarlos un grupo muy homogéneo pero comparten algunos aspectos comunes: son rebeldes, se muestran muy críticos con las élites modernistas precedentes, se enorgullecen de sus señas de identidad de clase media y se distancian de las pretensiones culturales y bohemias de los nombres míticos ya establecidos. A pesar de la educación oxoniana de algunos de ellos reclaman para sí mismos y para el país un cierto igualitarismo, aún a riesgo de ser acusados de papanatismo cultural y provincianismo. Muchos críticos encuentran que la poesía publicada tanto en New Lines (1956) como en New Lines II (1963) es una poesía menor: inteligente, bien ordenada, de dicción clara, sin ambigüedades, huyendo de la liturgia del mito y del experimento modernista y, sobre todo, sensible a la problemática del momento. Pero nunca comparable al nivel que alcanzó la poesía en décadas anteriores. Evelyn Waugh pintaba en 1955 el, en su opinión, sombrío panorama con las siguientes palabras:
a new wave of philistinism with which we are threatened by these grim young people coming off the assembly lines in their hundreds every year and finding employment as critics, even as poets and novelists

Evelyn Waugh les niega madurez suficiente como para recibir el testigo. Su denuncia no va del todo desencaminada pero sin duda es demasiado exagerada. Los jóvenes de los '50 no aguantan el reto de los grandes nombres que le precedieron pero abren nuevos campos de reflexión sobre la función del poeta y del lenguaje poético. Sus planteamientos estéticos urgen la búsqueda de posturas intermedias entre la poesía social de los años '30 y el neorromanticismo de Dylan Thomas, entre los versos sofisticados de los modernistas y la balada popular para ser declamada en reuniones informales. En su opinión, hay sitio entre los dos extremos para una poesía diferente, que represente con dignidad las exigencias de una nueva sociedad:
The new poetry, then, had to steer between the rocks of political and religious commitment on the one hand and the gulping quicksands of neo romantic extravagance and inflation of feeling on the other

En primer lugar, pues, no intentan construir grandes sistemas teóricos, puesto que, consecuentes con la actitud de la época, ninguno de estos poetas profesa una creencia política o religiosa determinante en su ideología. En segundo lugar, la razón de esta renovación poética es de orden primordialmente literario: puede afirmarse que si la poesía de los años cincuenta es superior en claridad a la producida diez años antes, es debido a la insistencia en la importancia del papel que la inteligencia juega en la creación poética. En última instancia, su postura radica en una reacción contra la complejidad de la poesía anterior especialmente la deudora del simbolismo francés (W. B. Yeats/Dylan Thomas) y en la búsqueda de una obra más inteligible y, en consecuencia, más comunicativa desde el punto de vista emocional, un poco al estilo de W. H. Auden.
En el aspecto temático, el grupo denominado The Movement basa su inspiración en las experiencias de la realidad cotidiana, plegándose a lo concreto y personal; limitándose a lo experimentado y conocido. Presentan una actitud empírica ante el hombre y los acontecimientos, en consonancia con esa filosofía práctica, alejada de lo trascendente, que preside la vida y las relaciones sociales a partir de finales de los '50 en Gran Bretaña. El resultado es una poesía de problemática urbana, temperamento escéptico, agnóstica en materia religiosa y en continuos coqueteos con el mundo y el lenguaje de la contra-cultura. Son muy críticos con la poesía romántica por no adaptarse a los gustos estéticos del mundo actual; en cambio defienden una poesía cercana a los hechos, negando aquélla que esté concebida como un ente irracional. Robert Conquest, editor de la primera antología del grupo, entiende que la poesía de los '50
submits to no great systems of theoretical constructs nor mystical and logical compulsions and -like modern philosophy- is empirical in its attitude to all that comes. This reverence for the real person or events is indeed, a part of the general intellectual ambience (in so far as it is not blind or retrogressive) of our time...

Esta postura les lleva a redescubrir la poesía tradicional inglesa. Pero conviene precisar que, mientras los poetas modernistas sobre todo T.S. Eliot- profesaban una gran admiración por los metaphysical poets del siglo XVII, especialmente John Donne, la poesía más representativa de The Movement guarda gran afinidad con otros nombres también preclaros del siglo XVIII. Muchos de sus poemas tienen cierto tono declarativo, ensayístico. De ella van a tomar algunos de los ideales estéticos:
the unemphatic naturalness of diction, the wakeful and half-humorous sense of social context ... the implication that romantic feelings usually contain an element of wishful exaggeration ... an insistence on the role of the intelligence in the poetic process

Esta búsqueda de naturalidad que preconiza un ideal de precisión y claridad les obliga, por un lado a evitar la experimentación, por otro a rechazar las fórmulas retóricas, el cultivo de la metáfora y un lenguaje demasiado figurativo, así como a rehabilitar el lenguaje coloquial con objeto de conseguir una mayor inteligibilidad. Pero desechar la nota emotiva o la imagen imprecisa puede implicar una falta de disponibilidad para la intuición, y una autolimitación de las propias posibilidades. Donald Davie manifestaba ya en 1955 que la nueva poesía se le antojaba "rather unambitious, too limited in its scope, insufficiently various and adventurous" . El crítico Kenneth Allott sostiene al respecto que los poetas representados en la antología New Lines estaban más unidos por aquello que les desagradaba de la poesía anterior que por unos principios temáticos, ideológicos o estilísticos claramente compartidos. Tal vez sea esta la explicación de la dispar evolución posterior de estos poetas.


Donald Davie (1922-1995) es el poeta más experimental del grupo, así como su principal teórico, y el que concede una mayor importancia a la función racionalizadora de la inteligencia en la creación poética, por cuanto "It (the mind) relates ideas far more readily than it relates experiences" . Esta declaración de intenciones permite extraer dos conclusiones. En primer lugar, aunque no profesa ninguna creencia religiosa concreta, el poeta busca un nuevo orden moral apoyándose en la poesía como medio. De ahí que, en muchos momentos, vuelva sus ojos a la Edad Media. La mayoría de las alusiones religiosas que encontramos en sus poemas se refieren a la cerrazón dogmática del catolicismo latino en comparación con el protestantismo del Norte que favorece posturas más abiertas, susceptibles de originar el actual estado de caos moral y ético.
En segundo lugar, Davie es el poeta de su generación que con mayor fuerza ha reaccionado contra el creciente provincianismo y la simplicidad de la poesía de Larkin y otros escritores. Davie se propone una poesía arropada con más crítica social y más compleja, con más carga experimental y donde quepa un tratamiento analítico de aspectos de convivencia e incluso de problemática política.
Pero Donald Davie es también el miembro de The Movement que ha mostrado una mayor predilección por la nitidez de la poesía del siglo XVIII y por restablecer las disciplinas tradicionales: pureza de dicción y precisión métrica. Sus libros sobre crítica literaria, Purity of Diction in English Verse (1952) y Articulate Energy: An Enquiry into the Syntax of English Poetry (1957), guardan estrecha relación con las simpatías que todos los poetas del grupo sienten por la poesía inglesa del XVIII, por su sencillez y claridad, y por la economía y justeza de su lenguaje poético. En ellos propugna el estudio de la sintaxis de la poesía inglesa, estudio que el interés por la metáfora y la imagen había relegado injustamente desde hacía largo tiempo. En consecuencia, afirma la necesidad de mantener la sintaxis de la prosa en la obra poética.
Frente a la opinión de Northrop Frye de que la literatura es una forma total de expresión que se recrea en miniatura con cada nuevo poema, Davie niega que la poesía sea "pure and self sufficient" por el mero hecho de no hacer referencia a una realidad concreta. Así, frente a la defensa de la "poesía pura", Donald Davie se reafirma en su opinión de que el rasgo esencial de la poesía es su "perfil humano". Davie se ha distinguido como poeta, critico y profesor en varias universidades como Cambridge, Trinity College o Stanford University en USA. Tanto sus escritos como sus ensayos y conferencias han causado un gran impacto en la crítica literaria moderna.






Lógica hipocondríaca


Padecer apendicitis es su peor
obsesión, corrosiva desde el comienzo,
aunque imprevista. Para quienes, como él,
educados por una curiosa debilidad para sentir
el más insignificante de los dolores, ¿podemos esperar que
sean precavidos de una apendectomía?
Así las cosas, él piensa que el dolor
es más real cuanto más ilusorio.


Así se defienden los hombres que han sostenido
que una verdad es más verdadera cuanto más remota.
O, en términos poéticos, confiar
en el aire cuanto más enrarecido.
Este es, por ejemplo, el defecto de Shelley,
que temía la elefantiasis
y cuyos poemas infectaban a sus lectores,
quienes a su vez, desde la incertidumbre, los suponían verdaderos.


Confinados a una calle baldía
como fugitivos que escapan de sus propios pies,
algunos que son íntegros todavía pueden comprender
que la enfermedad es cuanto merecemos,
o, más aún, desprecian una vida sin sufrimientos,
cuando ningún aullido se deja oír debajo del cuchillo.
Así, cuando rastreamos estos impulsos,
sabemos que corresponden a los hipocondríacos.


De manera que los poetas pueden sorprendernos
con aquello que no siendo verdadero puede serlo.
Y condenados a un estado moral
sólo podemos pensar en escapar;
y si la escenografía es extraña
su prototipo no puede estar aquí,
salvo en una mente asustadiza
que puede ser desconcertada pero no enceguecida.




Covers, 36 poetas en lengua inglesa, traducción de Armando Roa,
Uqbar Editores, Santiago de Chile, 2010






Hypochondriac Logic


Appendicitis is his worst
Obsession, mordant from the first
And unannounced. For who but he, a
By curious failing schooled to see
The tiniest pain, can hope to be
Forewarned of appendectomy?
o thinking, he thinks pain to be
More real as more illusory.


So argue all men who have thought
truth more true as more remote,
Or in poetic worlds confide
he more their air is rarefied.
This the Shelleyan failing is,
Who feared elephantiasis,
Whose poems infect his readers too,
Who, since they're vague, suppose them true.


But lagging down a crippled street
Like fugitives from their own feet,
Some who are whole can yet observe
Disease is what we all deserve,
r else disdain a painless life
While any squeal beneath the knife.
So, if you trace the impulse back,
The best are hypochondriac.


So poets may astonish you
With what is not, but should be, true,
And shackle on a moral shape
You only thought you could escape;
So if their scenery is queer,
Its prototype may not be here,
Unless inside a frightened mind,
Which mav be dazzled, but not blind.