BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 18 de marzo de 2012

6366.- CECIL DAY-LEWIS


Cecil Day-Lewis (o Day Lewis) (27 de april de 1904 - 22 de mayo de 1972), poeta británico (nacido en Irlanda) y, bajo el seudónimo de Nicholas Blake, autor de libros de novelas policíacas. Descendiente, por línea materna, de Oliver Goldsmith, y padre del conocido actor Daniel Day-Lewis. Comenzó escribiendo prosa radical de izquierdas, de acuerdo con el compromiso con el grupo de escritores marxistas reunidos en Oxford, donde estudió, en torno a Wystan Hugh Auden y Stephan Spender.
Tras la Segunda Guerra Mundial se alejó de la ideología marxista y centró su poesía en temas de la vida privada. Entre 1951 y 1956 fue Professor of Poetry en la Universidad de Oxford. En 1968, la Corona británico le nombró Poet laureate, cargo que obliga a quien lo ostenta a escribir poemas con ocasión de las festividades de la corte o del Estado.
Según John Strachey "cuando condesciende con Nicholas Blake escribe mejor que cuando se 'da por entero a la literatura', como Day Lewis."







PERSEO RESCATA A ANDRÓMEDA:
PIERO DI COSIMO


Cecil Day-Lewis


Todo está ahí. La víctima cavila,
Sus amigos adoptan la actitud
—– Apropiada para el desastre,
El socorrista encantador desenvaina su espada,
Mientras desde el esbelto e impasible fiordo
Irrumpe, terrorífico, denso y aburrido,
—– El monstruo de costumbre.
Cuando las esperanzas más garantizadas se
–venden poco,
La virtud se devalúa, y el oscuro
—– Vengador sube,
Sabemos que siempre estarán esos dos
Caminando hacia lo lejos despistados,
Discutiendo seriamente sobre el paisaje
—– O los precios del ganado cebado.


Por ambos lados la crisis muestra
Sus gestos y rarezas humanas. Ésos
—– No son esenciales.
Mira más bien a la Bestia desmañada,
El hombre-nube viene a darle un golpe mortal,
Armado con una espada y una cabeza de
–Gorgona-
—– Las credenciales de la magia.


Blanca en las rocas, Andrómeda.
La madre había presumido demasiado.
—– El abismo perdió la paciencia.
La pesadilla hizo rechinar sus dientes. El
–salvador
Entró en escena. Un golpe ganador. Listo.
Padres y amigos lo rodean para ofrecer
—– Sus felicitaciones.


Pero cuando los vastos engaños
Caigan sobre ti desde el lago central,
—– Serás menos afortunado.
No te aconsejo creer que una hábil
Operación terminará con tu dolor
O llegará algún indulto de última hora.
—– Para ti, difícil.








PERSEUS RESCUING ANDROMEDA:
PIERO DI COSIMO


It is all there. The victim broods
Her friends take up the attitudes
—– Right for disaster;
The winsome rescuer draws his sword,
While from the svelte, impassive fjord
Breaches terrific, dense and bored
—– The usual monster.


When gilt-edged hopes are selling short,
Virtue’s devalued, and the swart
—– Avenger rises,
We know there’ll always be those two
Strolling away without a clue
Discussing earnestly the view
—– Or fat-stock prices.


To either hand the crisis throws
Its human quirks and gestures. Those
—– Are not essential.
Look rather at the oafish Dread,
The cloud-man comes to stroke it dead,
Armed with a sword and gorgon’s head-
—– Magic’s credentials.


White on the rocks, Andromeda.
Mother had presumed too far.
—– The deep lost patience.
The nightmare ground its teeth. The saviour
Went in. A winning hit. All over.
Parents and friends stood round to offer
—– Congratulations.


But when the vast delusions break
Upon you from the central lake,
—– You’ll be less lucky.
I’d not advise you to believe
There’s a slick op. to end your grief
Or any nick-of-time reprieve.
—– For you, unlikely.










De "La montaña magnética"


3


En algún lugar más allá de las terminales
de la razón, al sur o al norte,
hay una montaña magnética
que funde el cielo con la tierra.


No hay línea tendida hasta ahora.
Conexiones se oxidan en un montón
y durmientes -huesos de muertos-
marcan una vía derrotada.


Un halcón que anualmente
cambia su sitio en el espacio,
en el último vuelo
puede significar el lugar.


Hierro en el alma,
espíritu acerado en fuego,
aguja temblando en la verdad -
tal lo que allí me revelará.


La montaña magnética, 1933
Versión de J. Aulicino






The Magnetic Mountain


3


Somewhere beyond the railheads
Of reason, south or north,
Lies a magnetic mountain
Riveting sky to earth.


No line is laid so far.
Ties rusting in a stack
And sleepers – dead men’s bones –
Mark a defeated track.


Kestrel who yearly changes
His tenement of space
At the last hovering
May signify that place.


Iron in the soul,
Spirit steeled in fire,
Needle trembling on truth –
These shall draw me there.