BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 25 de marzo de 2012

6445.- MORDEJAI GOLDMAN



Mordejai Goldman nació en Munich en 1946. Es hijo de polacos sobrevivientes del holocausto, que emigraron a Israel en 1949. Se graduó en Literatura Universal y en Psicología Clínica.
Entre sus poemarios: "Tiempo del mar, tiempo del continente" Ed. Shoken1970; "Pájaro" Ed. Simán Kriá 1975; "Ventana" Ed. Simán Kriá 1980; "66-83" Ed. Simán Kriá 1983, et altri.
Ha publicado ensayos y libros de psicología. Publica regularmente artículos en diarios y revistas.
Le fueron otorgados el premio Jomsky de poesía (1983), el premio Primer Ministro de Poesía (1996) y el premio Brenner (1997).








Porno


En otras circunstancias, me hubiera enamorado de ella.
Tenía una mezcla de beldad francesa
con cierta hermosura oriental de indefinible origen.
La esbeltez de su cuerpo, su rostro y la gracia de su andar
convertían en horribles a las mujeres que hasta ese momento conocí.
Su encanto persiste y hace de la belleza física
una pregunta cruel. Por momentos, la más cruel de las preguntas.


Desearla, con los otros tipos. Todos.
Aquellos que se exhibían en la peli haciéndole cosas frente a mí
y los demás que conmigo la contemplaban rechinando en sus asientos:
ancianos aferrados a sus deseos últimos;
maricas franeleando;
negros que migraron a Tel Aviv para blanquearse los destinos
y cuya temerosa extranjería aun en la oscuridad se revelaba;
trabajadores árabes, migrantes, sucios, pobres,
masturbándose en los rincones con una pasión desesperada,
ávidos de expulsar al invasor sionista;
silenciosos, púdicos vietnamitas de los restaurantes
y otros - anónimos en las pesadas sombras
atravesadas por un rayo tembloroso
que transportaba a la pantalla su disfrutable imagen,
el eco luminoso de su hipotética existencia.


¿Acaso desearla junto a aquellos todos
era como encontrar en el infierno a Eurídice
paseando pura y blanca y eran sus labios carmín y fresa
en las voraces nieblas del país de la muerte?
Éste es un símil banal: sólo halaga al poeta,
que se pretende así equiparable a Orfeo.


Desearla junto a aquellos todos
era como encontrar, en una playa abandonada,
entre asfaltos y latas de bebidas,
entre algas y vellocinos -


una perla perfecta.




Traducción: Gerardo Lewin