BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 25 de marzo de 2012

6480.- HÉCTOR PÉREZ IGLESIAS


Héctor Pérez Iglesias (Llanera, ASTURIAS 1978)
Héctor Pérez Iglesias (Arlós, Llanera, 1978) ye un escritor asturianu y llicenciaú n’Historia pola Universidá d'Uviéu.
Ta consideráu por munchos críticos como una de les voces más importantes de la lliteratura asturiana más moza.
Depués d'asoleyar el llibru Las tardes baldías en castellanu (KRK, 2004; Premiu Asturias Joven de Poesía 2003), publicó Prisión de náufragu (Trabe, 2006), L'amarga cazumbre (Trabe, 2008; Premiu Nené Losada Rico de Poesía 2006), Como crecieres tu (Trabe, 2008; Premiu Teodoro Cuesta de poesía 2007), Desinencies (Ámbitu, 2009), Lo peor del bon tiempu (Trabe, 2010; Premiu Fernán Coronas de Poesía 2009). Algamó los premios Elvira Castañón de Poesía 2009 pola obra Aquella xente nunca sabía aú llevaben les carreteres xunta les que vivíen (Trabe, 2011) y Llorienzu Novo Mier de l'Academia de la Llingua Asturiana 2011 pola obra La mano vacía. Arriendes d'ello tien asoleyao obra en revistes como Formientu.



Os dejo un poema de Héctor Pérez Iglesias,
perteneciente a su libro Como crecieres tu.




Tu fiero goce.


La confianza carnosa
con la que te dejas echar el brazo del atardecer
sobre los hombros, resbalando
cálido hasta la cintura.


Desordenar entre algas
esa efervescente orfebrería que en ti se fragua
desde el día en que aprendiste lo hermoso
de olvidar aquellos modales
con los que te sentaron a la mesa,
la delicia de comer otros cuerpos
con las manos, sorberlos haciendo mucho
mucho ruido.


Esa marejada en la que te transforma la mirada.


Tu violenta alegría: cuando ríes
muerdes la noche
hasta hacerla sangrar entre magnolias














Na casa vieya


Na casa vieya, aquella empozada en claridá y xunos, n’arume
empapizón de figales: na vieya
casa onde s’espeseció la mio neñez.
Aquel cuartu al final d’esi pasiellu cuya estrenchura
facía cruxir a la
hora la siesta con pisaes d’esiliu, aquel cuartu
nel que naufragaba
peles tardes, cuando primero yera una sollume fresco pero dempués diba calistrando
esa lluz encetao que se vertía como pingarates de lleche nun concu
café puro; y tomaba’l día
color de merienda murnia. Afuera ferruñaba la reblanea’l
coche de Miguel, mediu soveráu ente ortigues, criando sobre la so
chapa verde
una costria de sol sarnosu. La goliosa mansedume del
llavaderu. La yedra caltrizando
la paré de la cuadra. A la vera, nun
tendeyonucu d’uralites, aquel ecu amargu qu’apodrecía
en vacíes
garrafes de gasoil tremaes pela clarixa estartalao. Aquel tendeyonucu
d’uralites nes que fervía’l cielu
devastando les tardes.










A los felechos


A los felechos me remito, a los martiellazos
de tobizu que claven fracasu na corteya
de los salgueros. Hubo sílice, habrá
cadabra, pata de cobre, aleación
estrullao escontra’l filu
del alcohol. Cuartu menguante. Cuando aínda
se podría buscar el pulsiu
nes víes del tren. Dello ocle
palpitaba como enromadorios: esguilaba
pela espluma cruxente, esperazábase haza’l sol
enrueñándose nos corcovos de los delfines,
esos rescamplíos azules d’aceru xugoso. Al floriar
per mayu, los raigaños de los mástiles
desordenaben los tesoros somorguiaos. Yera tan hermoso
entós tener alfabetu, a b c dis frutando tanto
tanto
con sólo tanto. Daquella Edá del Fierro
vien esta zuna por mazcar bisagres.










Aquella nueche’l fríu


Aquella nueche’l fríu
yera talo que l’agua de la fonte quedó xelao,
y nello’l reflexu esmaltáu de la Lluna.
Con cuidáu, xixilando que nadie
me viera, foi recortando con una llave l’arniu
de calambriza esplandeciente engarciáu na superficie
escura y escaritona del pilón. Yá nes mios manes
aquella fina llámina de xelu enceso arrellumaba
con una xélida lluz que m’angarabecía
la mirada.
Malpenes sentía los deos.
Ensin embargu,
nun pude evitar tastiala: al llamber
el so tomu conxelao dexóme la llingua ardiendo,
casimente en carne viva, pero siguí saborgándola,
gastando adulces el so tastu de cristal afilao y vertixinoso
hasta que quedó en cuartu menguante.












El fríu llegaba entós


El fríu llegaba entós puquiñín
a puquiñin, primero esmordigañábanos
los pies al salir de casa como un perru cafiante
qu’intentábamos escabildar
a pataes y pisotones; y mamá yá nos ponía
calcetinos gordos sobre la cómoda. Llueu
yeren los díes d’estrenar gorretu,
cuando esos báramos invisibles
que diben faciendo suya la ciudá añerando
nes esquines espelurciábennos al doblar la cai
col so furiosu esñalíu. Una tarde
perdíamos el tiempu avafando l’aburrición
en finxides bocalades: garrando un llápiz
como un pitu maxinábamosnos fumando
y eso ayudábamos a entrar en calor
y a sentinos mayores. Cuando’l fríu llegaba del too
yá nos escondiéramos d’él ente abrigos, xerséis,
guantes. La bufanda
daba al aire que respirábamos
la tebieza húmedo d’un besu de buenes nueches.


Yá nun avisa l’iviernu
cola antelación d’aquellos años. Considera
más que suficientes
los otoños concedíos de ventaxa.