BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 25 de marzo de 2012

6482.- JOSÉ LUIS RENDUELES


José Luis Rendueles (Vega, Gijón, 1972) es un escritor español.
Fue uno de los fundadores del grupo poético Cartafueyu, y también el editor del fanzine Parsifal, dedicado a la literatura fantástica, entre 1990 y 1995, en el que publicarían sus primeros relatos autores como Ricardo Menéndez Salmón, Félix J. Palma o Rodolfo Martínez.
Ganó el premio Asturias Joven de Poesía del año 1995 con el libro Momentos Acotados, un poemario primerizo y que mostraba una voz todavía no asentada, pero que le permitió participar en antologías como “10 menos 30” de Luis Antonio de Villena.
Posteriormente, publicaría el libro de relatos Historias de Comarca, una recopilación heterogénea, que oscila entre la fantasía, la recreación de leyendas populares y un realismo descarnado.
Su siguiente libro en castellano, el poemario Ultrajes, mostraba una mayor madurez, pero fue un libro que pasó desapercibido.
Su obra posterior parece desarrollarse exclusivamente en lengua asturiana, con un fuerte apego a la tierra.

Obra en castellano

Poesía
Momentos acotados (1996), premio Asturias Joven de Poesía 1995
Ultrajes (1999)
Narrativa
Historias de Comarca (1998), premio Asturias Joven 1997

Obra en asturiano

Poesía
La casería (2002), premio Xuan María Acebal
Albentestate (2003), premio Fernán Coronas
Cabudañu (2006)
Ferruñu (2007)
Narrativa
Cuentos chinos (2001)
Los meyores cuentos del mundu y otres proses mongoles (2007)





Artificios, de ULTRAJES


Las grandes ausencias de mi vida me acompañan siempre.
Cristina Entrialgo



Ya desde el principio, golpe de luz,
intentamos sustituir nuestras pérdidas
con sucedáneos,
cambiamos seguridad
por oxígeno y llanto.


Lo que primero aprendemos
lo recordaremos siempre,
procuraremos luego olvidar lo perdido,
recordarlo como si nos fuese ajeno.
Y surgirán fallas
en la tersa superficie de la memoria,
y las intentaremos suturar
mediante primarios artificios que emerjan
de lo más profundo de nuestro interior
para ocupar el lugar de los auténticos recuerdos,
como si buscásemos huir de lo que somos,
escondernos de nosotros mismos.
Y algunos de esos artificios
serán tan nuestros desde hace tanto,
tan elaborados y con tantos detalles
que no podemos considerarlos falsos,
parte ya de nuestro vacío.
Más que creer, interiorizamos ausencias.
Abrazados a mentiras que dicen la verdad
continuamos fieles
a nuestros principios.








La vida ensin usar


Los mios bisagüelos ñacieron y morrieron nuna casa rentera,
trabayando tola vida les tierres d’un conde que vivía llonxe
y nin siquier les conocía. Yera una casuca mariñana,
con cuartu al llau la cuadra y una cocinona grande.
Teníen tamién la metá d’un horru. Nada yera d’ellos.


Mediu pueblu vivía asina, a medies. Tanta xente trabayando
la tierra que nunca diben llamar propio, anque la llamaren,
tantu sudu pa nada, tantes engarradielles por un matu cortáu
teníen que significar dalgo, anque agora se nos escape.


Cuando se casaron los mios güelos, aforraron pa poder mercar
la casuca con un día güe de tarrén. Pa mas nun-yos daba,
asina que siguieron siendo renteros tola vida, anque pagaben
tolos años unes mises pola tierra qu’agora de verdá teníen.


Como si-yos fuere la vida nello, porque diba, trabayaron la güerta.
Cada tarrón qu’asomaba a aquella firida escura yera mimáu
pa que la tierra-yos diere tol zume. Y a la vera l’horru llevantaron
otra casa, y ellí vivieron dende entós, col fíu que-yos quedó,
la muyer y los tres cuquiellos.
La casina vieya ye agora un almacén.
El cuartu onde antanu dormíen ta a teyavana y afumamos ehí
los chorizos. Los azulexos de la cocina canten añaes al sal gordo,
onde la lluz s’esfarrapa en milenta reflexos, pa que suañen fartures
los gochos espedazaos. La tenada sigue tando enllena yerba,
anque fecha fardos.
La firida de la tierra agora ye repuelgu.


Hai una gota sudu tres cada ladriellu la casa que llevantaron,
un retafila nomes enriba’l de cada vaca qu’agora ta na cuadra,
una llinia que xunce la casina vieya cola mas nueva, una filera
perllarga anque les separten malapenes cincuenta metros.


Y agora vienen a enseñanos llinies frayaes nun mapa, colorinos.
Dícennos qu’hai que valtar les dos cases, y tamién l’horru
partíu en dos. Dicen que fai falta sitiu pa llevantar pisos vacíos,
porque ye lo que se lleva nestos tiempos: enladriellar l’aire.


Nun ye tan grave. Non. Otres cases habrá, distintes a estes,
cases que seyan solo cases, sitios onde vivir esta vida rentero.


Pero una casa pue construyise con cásique cualquier cosa
y yo elixí pallabres pa llevantar la mía.
Pallabres escondíes,
guardaes nos requexos de la casina vieya, na metá esi horru,
nesa cuadra piedra, nesa firida la tierra qu’agora ye repuelgu.


Los que construyen una casa tamién son construyíos por ella,
asina que xuro que voi atropar tantes pallabres como pueda
pa facela fuerte, pa qu’ésta nun la valtie naide,
y dalguién
va querer llamar lliteratura a esti tantiguar buscando’l mio rostru,
esta busca p’asitiame nesa llinia que xunce coses que ya nun tan,
que nunca fueron nada pa naide que nun fueren los de mio.












Oración de piedra


A los dioses del cielo y de la tierra
pedimos con toda el alma
que las piedras se conviertan en semillas.
Alberto Blanco, El salmo de piedra


L’alcordanza fósil de les piedres, suañando,
nel so silenciu perfectu, les primeres sílabes
que tatexó la tierra.
Palabres que yá esistíen
enantes de naide pronunciales, piedres que solletriaron
la palabra casa, llar nun castru, agora pigacien
nuna ilesia, nuna muria de güerta.


A los dioses antiguos pidimos
qu’esti edificiu que ye la llingua, esguazáu,
escarcavazáu pol tiempu y la política, permaneza.
Que cada piedra d’esi edificio seya grana,
que cada guañu dea un árbol fuerte
que xorreza pa construyir la nueva casa.
Y que muncha xente s’abellugue nella.


A los dioses antiguos pidimos clemencia.
Nada esperamos de los nuevos.








De mares llonxanos


Lóxicamente, pa Fernando


Faló-yos del mar. De mares llonxanos
d’augües llimpies, con isles enllenes
de golores maraviosos y xente tranquilo.
Faló-yos de xestes cotidianes ya imposibles,
la lluz de los faros, del mesmu mar,
baillándo-y nos güeyos,
nos güeyos
de tolos que lu escuchaben siempres.
Faló-yos de barcos que se cruciaben
nel mar calmu, faciéndose señes con lluces,
y de bengales qu’allumaben la nueche
sólo deseando suerte ente collacios.
Faló-yos poco y mal del so trabayu diariu.
Faló-yos de viaxes, d’aventures, hestories
que ficieron a toos les nueches más curties
y la so vida quiciabes un poco más amargosa.
Nun-yos faló de les vixilies na escuridá, a soles,
de les galernes metanes nenguna parte, del fríu
glacial nos güesos… anque recordábalo perbién.
Tampoco-yos faló del golor de les mazanes
nel horru, de la pación cortao pola fresca,
de les romeríes, de tolo que lu ficiera
tornar… pa qué conta-yos, camentaba, coses
que los del pueblu nun diben entender.