BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 25 de marzo de 2012

6483.- LOURDES ÁLVAREZ


Lourdes Álvarez García, nacida en La Güeria de Urbiés (Mieres, Asturias) en 1961, es licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Oviedo (Asturias).

Se inició en la literatura en revistas como Cuélebre literario, Malku, Adréi o Lletres Asturianes.

Está incluida en todas las antologías poéticas de estos últimos años: Xosé Bolado, Antoloxía poética del Resurdimientu; José Ángel Cilleruelo, Nórdica, y Leopoldo Sánchez Torre, Les muyeres y los díes de la poesía asturiana contemporánea.

Es autora de los libros de poesía Aldabes del olvidu (1991), Cálices de la nueche (1992), Mares d'añil (ganador ex aequo del Premio de Poesía Teodoro Cuesta 1992), Dexar piadosamente qu'escureza (1997), Poesía escoyida. 1985-1997.

Es Lourdes Álvarez una poeta de voz singular; a pesar de empezar a publicar algunos de sus primeros poemas en la revista Adréi, junto a Berta Piñán, Xuan Bello, Antón García y otros autores del grupo poético que lleva el nombre de esa publicación, la escritora de Urbiés tiene poco en común con la obra de esos poetas. Si éstos apuestan por una poética realista, entroncada con las corrientes que en el resto del Estado se van a conocer con los nombres de poesía de la experiencia o poesía figurativa, Lourdes Álvarez, partiendo de una evocación de la realidad y las experiencias vividas, irá decantándose por una poética de carácter simbolista, rica en imágenes abstractas y surreales y de una factura más compleja que la de los poetas del grupo Adréi. Generalmente, en su obra hay una relación de subjetividad casi inseparable de la experiencia evocada por el personaje poético. En la poética que escribe en la antología de Leopoldo Sánchez Torre, Les muyeres y los díes, afirma esta autora: «la poesía (ye), en mio entender, la configuración d'un mundu que por más que se separte de la realidá, intervién nel so orde, texe pente los espacios ermos d'elli el cambeu de la so naturaleza racional pola onírica y vuelve a codificar el nuevo orde mediante'l poder máxicu de les pallabres».

Como traductora, es autora de la versión al asturiano de la narración infantil Otto ye un rinoceronte, de Ole Lund Kirkegaard, y del libro de relatos Un sudaca na corte, de Daniel Moyano.



ANTOLOXÍA


PER MAYU


Díes amburaos de murnia: llárimes:
agua de mayu espolletá’n tos güeyos.
Tamién vi díes de lluna
llambiendo la to casa, ciega de to solombra,
y alboraes na playa.
Güei cueyo, al tapecer, llárimes,
l’amor amburáu, separanza de mayu. Y torno
a llee–y El Principín al neñu arremelláu que ná entruga.
Lloñe suaño tos llabios y él dibuxa
un platu–planeta de ferrume;
foi un díi namás, nel mes de mayu.








ORIELLES D’OTRES NUECHES NESTA NUECHE


Faígome vieyu, escaezo nos caminos
la semeya del Valle; xuego
colos tos xuegos tremaos
n’otru tiempu, naquellos díes
onde yeres la Xana prometida
del Paraísu míu, güei viaxante
de la Ná.
Otros enfotos allumen el maxín,
nin los besos del agua
nin les lluces que faigo coles manes,
nin el ríu de mio infancia, puen escosar
les coraes del guah.e que te vio, colos güeyos
xiblando a orielles d’otra nueche cabera.
Y la lluna, nesta nueche, media la solombra
de los tos brazos.
Orielles de tristura semen mios llabios dolíos;
orielles d’otres nueches urxen nes alcordanzes.


(Lletres asturianes, 20, mayu 1986)








VIAXERU DE LA NUECHE


"Pente lo escaecío sorten retalinos
tremorosos d’aquellos otros díes."


Nos tapeceres prietos, delles vegaes,
ñúblense los mios güeyos al atopar na tarde
les llombes, enantes xorrecíes, murnies de felechos roxos.
El traxín de la xente que va y vien selemente
mengua. Delles lluces rellumen nel pobláu al son mariellu
de la seronda parda. Anque los páxaros fuxeren cuantayá
dalgún gurrión cueye migayes con traza de miseries.
Dalgún guah.e qu’enrieda entreteníu, al glayíu
de so pá, torna pa casa.
Escaezo quien soi pente solombres vieyes,
l’orbayu surte nel coral pente esti día que muerre
ayenu y doloríu, escosu del branu y de la Hestoria.


(Lletres asturianes, nº 24, mayu 1987)








SOLES LA MAR Y YO


I


Si yo fuere un humeru, talamente,
el sol de primavera nun sería
un tronzaor que franciera la mio infancia.


Si yo fuere un humeru, talamente,
l’agua d’abril sería
un estrechu camín medrando nos domingos.


II


Ámovos pallabres xiblu que me peslláis los llabios,
pallabres sin dicir que’n delles vegaes asomáis a los güeyos
y en madexes d’agua espardéis la murnia y l’orpín,
y el collor allunáu enceso’n toles nueches.


Ámovos entós, a la escontra’l silenciu, dientru de mí
—manacial prietu de prietu xorrecer y rabia—
porque sois tolos soles que me faen falta ver
curiando de les tardes.
Pallabres ñidies de la mio raza,
rellumos marxinales qu’arrecoyéis mio voz
nel frío de los iviernos, pallabres ensin dicir,
pallabres saborgaes na mio llingua: Ámovos.








III


De ná te sirvió, agora que la mar y tú táis tan soles,
amparar el mio cuerpu desaniciáu nel aire
cuandu les tardes fríes dan cuenta del pasáu,
cuandu les grietes mudes son una realidá enriba la nuesa piel.


Fuxidizo lo humano, les hores de la lluz
y de la risa cuayáronse nos llabios,
y una vegada más torna la incertidume.


Agora, soles la mar y yo, tamién acariciamos la humidanza les foles
y escuéznos tanta sal de sabores perdíos,
duelnos el nun tener onde afitar los brazos,
ver que l’azul de l’agua s’espalma na nuesa ausencia.


(Adréi, 2, 1987)






ANUBRIR


Vien la nueche agora,
palmu a palmu,
a pintar les parés d’otres nueches
difuses. Adiéntrase nos cuartos
onde una vez, hai tiempu, nos quememos pa siempres.
Vien la nueche agora
y apiértase a nosotros mediando les distancies.
Pa ponenos na frente un besu de salmueria,
vien la nueche agora
y trainos nes sos manes la so callada sombra.






SETIEMBRE


Depués de los díes de setiembre
(cuandu l’ábregu —sabes—
enllenó de suicidios la ciudá
y tres de sí llevó cualquier tiempu feliz
col que llavar l’alma y la vida
qu’a veces nos asusta) yá namás supi,
sólo volver a ver la nueche en vertical,
los paseos atrevíos alredor
de la fiesta, alredor del vino
que de lloñe trixeron los dioses
a los llabios; depués yá nada, tornar
les alcordances al so sitiu: l’ayer,
el ver llover agora tres los vidros.








AGORA SÉ QUE TÚ TAMIÉN VENDRÍES


Saben poco los dioses de la vida,
del escuru presaxu qu’envuelve la materia
y fai de los pretéritos el llugar del deséu.
Desconocen les tardes y la voz de los cuerpos
llamando la caricia na muda soledá,
nel eco la distancia de la música
el trespasu qu’evoca Budapest.
Nun conocen nel signu la memoria
el recuerdu los ritmos, lo blanco del to rir,
l’agora sé que tú tamién vendríes.


(Aldabes del olvidu)






PÁRVOLA ENTE LOS MARES


Adientrada en llectures, dafechu tresbolada na ficción
yá nun me duelgo y permanezo impávida.
Sigue una voz que me dobla na vida
y va comigo siempre amazcarándome.
Ye esa nueva noción de la mentira
namás pa nun sentir y comulgar comu quien vuelve,
párvola dende anueche, namás por nun llorar
y construyir los mares comu la muerte adulces.








DAQUÉ DE PUERTA ESCURA


Siempre pensé que’l frío
nos cambiaría, que nos fadría escaecer
les güelgues de los cuerpos,
les señales de barro que fraguaron col alba;
que vestiríen el lluto del cantar de malvís,
qu’agora, nesti iviernu, diben borrase.
Que yo nun sufriría, que daqué del mio cuayu
tendría que me valir, daqué de puerta escura
tendría que me quitar la flor en ti,
l’apegu del to nome, les siendes de los llabios
que digo comu ríu, comu la non promesa.
Yo nun diba cayer, siempre allueñada,
nes hores de la mar,
nun–y daría al tiempu cualisquier emoción;
pero l’iviernu impónse con nieve tresparente
faciéndose más puro conforme s’abre en mi.


(Mares d’añil)






SI FORE PRECISO DESPLICASE


Porque siento que me pisa la memoria
nesti día de mayu esperanzáu,
que voi perder les llaves del to sueñu
y el cantar de los branos y el to nome,
porque mudes van quedar les lletres y la eiría,
porque naide ha guardate del exiliu
nin cantará por ti
les roses de les coses que quiximos.
Porque supi’l nacer que yera’l fin,
qu’un círculu metálicu t’ataba,
porque mal escondíes lo cansao,
namás por eso te viví;
p’apartar de nosostros la mentira,
pa volver otra vez y emocioname,
pa guardate, escribir del to cuerpu
los rasgos de los meses que me dieras.


(Nórdica)








Duelu


El calamentu ehí fuera,
ehí fuera la escomedura vieya de ela rede,
el filván nel que queda la povisa, el pasu muertu
percorriendo’l cai.


La escomedura vieya, lo que queda.
El calambrión desfechu ente los dientes,
la llingua muerta, el gatuñu bebiendo na firida,
la rede, la fuxida constante y testerona,
los pies detrás.


Qué nun daríes, corazón, pa remontar la pena
y ser otra vuelta cascarera onde tornaran
de báramu les gaviluetes;
qué pa que’l lloru adulces se volviera pacetible
desmayu onde’l sol, eternu, se posara.








Llugar


Raspiando’l cielu,
reposaba con nós l’atardecerín.
Sobre lo llano, la tentación
de llevantar ellí les tiendes nuestres,
na rasa al sol de primavera,
promesa de pa siempre.
Pa enxamás nun volver;
beber de la lluz esplandeciente
y dexar qu’españara’l so raigón nos pies curtíos.
Nun desandar les llombes,
nun triar los caminos pindios al pobláu,
desvistir el semblante del dolcu milenariu de la sombra
pa enxamás nun volver,
pa zarrar los sentíos a la enferma alcordanza
y ser el vientu cimble.


Trotiando, llegaron los caballos,
llimpia la clina de memoria y de nuedos,
namás la sede gobernando’l so instintu.
Llegar al manantial, a lo visiego.
Onde broten les fuentes.


Siguieron el camín,
descendieron les carbes,
galope polvorientu a la reguera,
a lo cabero’l valle.


Tres la esplandeciente lluz vieno la nueche,
el sabor de lo ariao marcó nos llabios
hasta calar el suañu y resfregar los güeyos
de fontana perdida.


Dexemos la esplanada, dimos la vuelta;
entendimos de sópitu la razón esencial
pa escoyer el llugar
onde plantar los fíos y poner sementera.










Pa sabese


Prendió la lluz pa sabese un poco viva;
espurrió’l brazu y dexó andar per él,
en filera, a les formigues.
Como un árbol –pensó- pa ser árbol
en flor y primavera,
pa enraigonar como un carbayu vieyu,
como una castañal –quixo depués-
onde pose’l cuquiellu
o una llamera que suerba la seronda
y ser ocre.
Depués perdió’l color,
vio cómo-y s’arrepegaba
al dolcu de la niebla y más tarde al iviernu;
foi la nieve mesmo coronando’l cumal,
el xelu que resiste no visiego
de carreteres curves na metada la nueche
hasta ser nueche. Al cabu
tenía que pasar y apagó la lluz.








Cuando nun quiera ser


Cuando dolor me vuelva,
cuando sangre, cuando yá enxamás vea
retayu azul na nueche y me consuma.
Depués, cuando la risa
seya agrín nos mios llabios
y nun quiera ser nunca.
Cuando nun quiera ver
y seya la tristura tolos nomes que tuvi
y namás quiera en ti
cuando llegues y anueves perfiles na ventana
y seyan los postigos la manera d’adiós;
cuando venga cordal y otra vez nos besemos,
cuando vuelva ser flor que se nos torna encesa;
ehí, cuando l’aniciu
-cuando seya na nueche cantaderos de mayu,
los seres que quiximos
pa nun ser más abril-
volveré de ser madre,
sable nes cordeleres por si me vuelvo amor,
agua nos llabios.
Cuando seya muyer,
nueche na nueche en que lleguemos
y otra vez miyo abierto pa que grane’l mio ser
y m’abrigue en casa la señaldá,
cuando vuelva’l dolor,
cuando sienta que tuvi –primer vez-
les mios manes calando la consciencia
d’amor del que nun niego,
cuando llore quiero –por dios-
namás tener mirada y señes del recuerdu,
corazón bien presente que m’avieno a la calma
y me devuelve’l tueru,
sangre y ser, señal de lo que tuvi:
la casa de los padres.