BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 25 de marzo de 2012

6486.- TARESA LORENCES



TARESA LORENCES
Nació Taresa Fernández Lorences en Cueva, conceyu de Salas, en 1955. Poeta tardía, diose a conocer con El son de los picaportes, llibru col qu’algamó’l Premiu Fernán Coronas de poesía nel añu 1994. Ye miembra de la organización radical d’izquierdes Lliberación y una de les militantes más actives de la Xunta pola Defensa de la Llingua n’Uviéu. En 1995 fue una de les integrantes de la comisión que la Xunta unvió a entrevistase col príncipe Felipe de Borbón.
La poesía de Taresa Lorences parte d’ún de los temes más recurrentes na lliteratura asturiana de tolos tiempos: el sentimientu de la tierra, pa espresar en versos senciellos, escritos nel so dialectu natal del Occidente, la impresión de desarraigu d’una muyer adulta y urbana respective a la so infancia solitaria y campesina. El paisaxe de l’alcordanza perdíu nel pasáu y el que pervive nel presente estrizáu pol pasu del tiempu, son dos de los elementos sobre los que transita la poética d’esta autora.
Taresa Lorences tien espublizáos dos llibros de poemes: El son de los picaportes (1994) y Sobre l’arena (2003).




ANTOLOXÍA


YA inútil querer atopar
la calor de las túas manos
nos picaportes.


Tán axelaos
desque te fuste
yá nun hai quien abra las puertas.






VOLVO toles tardes a la vera’l molín.
Al ponese’l sol, cruzo la ponte.
Yá nun hai camín, ya nun hai camín,
asonsaña la fonte.






A LA ESCONTRA


Naide sospecha ónde ta
el miou cementeriu particular.
Una mesa, un papel, una pluma
ya salgo escontra ti.


Chocante relixón
pa daquién que se diz atea.






CUÁNTA TIERRA


¡Cuánta, cuánta tierra!
precisamos entrambos.


Tú pa descansar,
yo p’anubrir la pena.


(El son de los picaportes)






DE LOS CABALLOS


Amo de las tierras
la parte alta ya las nubes
buscando cielos intanxibles.
Amo esa lluz purísima del branu,
d'ande nacen las sombra.
Febreiro licuándose en mofu
nos caminos. La nieve
qu'adormez las siendas.
De los homes, l'esfoutu
en volver a construylas,
de los caballos,
la quelina al vientu.






MORATORIA DE LA SEDE


Aborrezco estas tarde
de la seronda, esa lluz
enclicada y cenicienta
por cuanto tien de femenina
entrega, de derrota
servida d'antemano.
Como'l vinu derramao
d'una copa, innecesaria
ufrienda a quien la sede
nunca-y enturbióu
la mirada nin la vida








D’un ríu



Falaréi de la infancia ya d’un ríu
que corría monte abaxo hasta perdese
na l.l.ende de las tierras de los xaldos.


Un ríu qu’estremaba pueblos, acoyía nomes,
L’Ueyu Verde, Remoleiru, L.l.eirosu,
cuando cruciaba l.l.ibre las alturas.
Un ríu demorándose en bañales de piedra,
barcos pa las nubes ya espeyos
pa los güeyos profundos de las vacas.


Falaréi de muyeres embrocadas sobre l’augua,
de tardes de xabón ya cucharapas,
de la espuma delío, de palabras
que marchanon pa siempres ríu abaxu.
D’un mundu blancu boca arriba,
afitáu en corras de trapu na cabeza.


Falaréi d’un ríu que corría
arrastrando la tierra hasta perdese
nos escuros dominios de la sombra.








Siguiendo a Lot


Nun me queda nada. El futuru
ya un desiertu de sal nel horizonte
ya ese home arrechu que camina
siguiendo’l mandáu d’un estranxeru.
Ardéu la casa, la infancia, el barru
guarda las formas de los rostros
ya las manos alzadas a los dioses
pidiendo de baldre misericordia.


Obedecer: un vezu, una consigna
anubrir los caminos
onde transita la memoria.
Irresponsables me condenan
los corazones, tienen el color
ablancazáu de la ceniza, la blandura
dulzaya del corondiu.
Acarreto a las espaldas el l.l.antu
de los nenos, l.l.evo comigo
las palabras de los muertos,
pregúntome nesta hora
si entá nun enfriaron las xacedas,
¿cómo nun volver la vista atrás?








Cuando pienso tierra


Cuando pienso tierra escribo azul,
cielos navegables, torres de piedra
qu’apuntan hacia’l norte.
Suaños verdes d’alcacer, pan
abrasándose nas eras.


Cuando digo presente veo bocas
coronadas d’espinas,
homes que persiguen paraísos de pesiglás,
corazones que bombian millones por minutu,
miedu. Miedu que berra en bidones d’aceite.
Días ensarriaos, nueites blancas,
ya un didu que borra la hestoria de los l.l.ibros.


El pasáu ya un cristal qu’escacha
nos güeyos d’una nena de tres anos
perdida
nel sagráu camín d’Idarga.








De los caballos


Amo de las tierras
la parte alta ya las nubes
buscando cielos intanxibles.
Amo esa l.l.uz purísima del branu,
d’ande nacen las sombras.
Febreiru licuándose en mofu
nos caminos. La nieve
qu’adormez las siendas.
De los homes, l’esfoutu
en volver a construyilas,
de los caballos,
la quelina al vientu.