BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 25 de marzo de 2012

6487.- PABLO ANTÓN MARÍN ESTRADA

Pablo Antón Marín Estrada (Sama de Langreo, 1966) escritor en asturiano.
Estudió filología en la [[Universidad de Oviedo]] y es uno de los máximos exponentes del movimiento asturianista alrededor de Conceyu Bable en último cuarto del siglo XX. Ha sido redactor del semanario Les Noticies y del diario digital Asturnews . También ha sido colaborador en medios informativos como los diarios El Comercio, La Nueva España y la revista de viajes Siete Leguas. Es fundador de la asociación literaria El sombreru de Virxilioy es uno de los principables colaboradores de la emisora alternativa Radio Krass.

Obra
Blues del llaberintu (1989)
Les hores (1990)
Xente d'esti mundu y del otru (1992)
Esa lluz que nadie nun mata (1995)
Agua que pasa (1995)
Un tiempu meyor (1996)
La ciudá encarnada (1997)
Nubes negres (1998)
Otra edá (2000)
Los baños del Tévere (2003)
Animal estrañu(2010)
Despidida 2011 (2011)

Premios
En 1997 ganó, 'ex aequo' con Antón García, el Premio Xosefa de Xovellanos con La ciudá encarnada
Abril de narrativa para jóvenes (2000), fue el primer escritor español en conseguir un premio nacional con una novela escrita en asturiano.




DESTRUCCIÓN


Esta noche duermes
bajo los escombros,
donde ninguna luz
te alcanza, ninguna
grieta te une
al otro lado de las ruinas.


Rodeada de cristales rotos,
tuberí­as retorcidas, vigas
derribadas, ceniza, duermes
en la serenidad de los que ya nada esperan.


Con argamasa desmigajada
y madera podrida, con andrajos
y colchones destripados
hiciste un hogar,
después
cerraste tu alcoba
con cerraduras de rencor
y de pena.


Esta noche duermes tranquila
bajo los escombros,
el corazón frí­o, las venas
vací­as, la piel que ya no siente
mientras arriba, al otro lado,
las gruas trabajan,
el montón de escombros crece,
crece la destrucción.




DESTRUCCIÓN


Esta nueche duermes
embaxo los escombrios,
ende nenguna lluz
t’algama, nenguna
resquiebra te xune
al otru llau de les ruines.


Arrodiada de cristales rotos,
tuberí­es restorcí­es, trabes
baltiaes, povisa, duermes
na serenidá de los que ya nada esperen.


Con argamasa afaragullao
y maera podre, con felpeyos
y colchones espanzurriaos
ficiste un llar,
después
trancaste la to alcoba
con peslleres de rencor
y de pena.


Esta nueche duermes tranquila
embaxo los escombrios,
el corazón frí­u, les venes
vacies, el piel que ya nun siente
mientres arriba, al otru llau,
les grues trabayen,
el balagar d’escombrios medra,
medra la destrucción.






POÉTICA


Como aquel robot caputi de Blade Runner
esta nueche veo coses que sólo yo puedo ver:
la lluna media de xuno cayendo tres una nube,
el vuelu chillón de dos gaviotes
blanques y rápides como dos almes que fuxen,
l’aire sele y revolvín que mueve
ropa tendío a deshora, un coche que va
cruzando pasiquino les cayes desiertes y moyaes,
sombres que pasen, aliendos que cunden,
ecos que van tornando y perdiéndose otra vez,
el tiez alto de Venus tan cerca yá del alba,
los mios güeyos pidiendo que quedes asina nel poema:
más allá d’esti instante, más allá d’estos díes.


(De Un tiempu meyor)




ANDARINES


ANDARINES QUE REFRESQUEN el calor de la tarde
nel cielu altu.
Son les mesmes d´un recuerdu de la infancia,
d´una páxina gustosa d´Unamuno o Azorín.
Llectures, alcordances,
¿quién d´entrambes miente agora al tiempu?








Palabres de ñeve



Escribimos na llingua de la ñeve,
palabres blanques que caen na tierra
y nada semen nella, alpenes son
un falagu húmedu nos sos llabios secos,
un falagu namás y desfainse, bórrense.


Escribimos con palabres de ñeve,
falamos na so llingua blanca a una tierra
que ya nun la entiende, alpenes siente
el murmuriu suave d’una voz estraña,
el murmuriu d’un vientu suave que sopla y pasa.


Escribimos nel llibru de la ñeve,
páxines en blanco que falen de la tierra
de niundes y de la casa de naide, alpenes
memoria d’un día ensin nueche nin albancia,
memoria d’un nome que s’olvidó callando.


Escribimos con palabres de ñeve,
na llingua blanca de les xelaes y los muertos,
escamplamos fogueres na povisa frío, alpenes
solombres enfotaes nun llume escondíu,
solombres que prenden y estínguense soles.


Escribimos na llingua de la ñeve,
palabres blanques que caen na tierra
como estrelles ensin lluz o ecos roncos, alpenes
el murmuriu suave d’una voz estraña,
el murmuriu d’un vientu suave que sopla y pasa.








Sigue’l xuegu



De cien manes que xuegues
¿cuántes lleves pa ti?
De cien cartes que pañes
¿cuántos ases pues xuntar
nuna mano?


Hai díes qu’acaben bien,
díes nos que la faca del sol
esgaya la bolsa del velenu
del tapecer y piérdese
el velenu, estrópiase
mecíu col agua d’un ríu
o delíu ente los cachones
d’un mar más poderosu qu’él.


Hai díes nos que’l sol al morrer
remanez la sombra d’un as
de piques o de tréboles,
díes qu’acaben bien
ente rellumos de diamantes
y corazones dibuxaos n’arena.


De cien díes que vivas
¿cuántos lleves pa ti?
De cien deseos ¿cuántos
pues tocar cola mano?


Hai díes nos que la muerte
perdónanos la vida,
xuega ensin esmerase,
dexa pasar la suerte
una mano y otra,
mira pa otru llau
cuando nos acostamos
xuntos, tapa los oyíos
pan un sentinos, permite
qu’atapeza sele la felicidá,
les nuestres miraes moyaes,
l’aliendu escitáu de l’albancia,
andar d’acaballo per una playa
mientres tapez y ella sigue xugando.






Jacob Ruisdael



(El rellumu del sol, h. 1660)


Énte la mirada asombrada d’un nenu,
la primer tormenta vivida en campu abiertu
ye ver horrorizáu cómo’l mundu se destrúi:
tremen los cimientos de la tierra
y l’ecu espantible del estrueldu solmena los cielos,
enciéndelos y vuélvelos escuros,
esborónase l’infinitu, cai too delío en torrenciales
columna de turbión y borrina,
ye’l fin de toles coses y nun hai nengún abellu
cerca onde guarecer.
Depués la tormenta asela,
abocanen los cielos, pinguen
les últimes goteres y un rellumu de sol
ruempe’l cercu de nubes pa volver
a ordenar el mundu cola so lluz.
Cada día sorpréndenos una tormenta
en campu abiertu, albintestate de la vida,
cada día vemos espantaos cómo s’esbarrumba
el mundu y cómo toles coses, nós mesmos,
caemos nun torbolín imparable dica’l final.
Y cada día abocana la catástrofe,
vuelve a nacer el mundu nel filu feble
d’un rellumu de sol, dica la próxima tormenta.






Dust in the Wind



We are dust in the wind.
The Kinks


Estos dies, ¿qué quedará d’ellos?
Pasará’l tiempu,
olvidaránse les hores
que-y arramplamos al tediu
pa ser felices y depués membrales
con señaldá:
los momentos que fueron malpenes
un rellumu de lluz nuna tarde gris.


Olvidaránse los nomes,
les vides que fuimos
a contrapelu de too y de toos,
los llabores secretos
de la nuestra tristura pa derromper
nueches y serondes
que veníen fríes, arispies,
con xarazu de nun vivir, con despidíes
xelaes.
Olvidaráse la palabra,
que prendió un versu
nel qu’escamplamos
la voz única del que quiximos ser
a destiempu de la realidá.
De tolo que fuimos y nun fuimos,
de tolo que dexamos fecho y por facer,
d’estos díes ¿qué quedará?


Quién nos diera ser otro,
polvo del camín, una nube
de povisa seco que llevanta
un carru al pasar
y queda un instante nel aire
y tembla y arde col oro del sol últimu.
Cualquier cosa primero qu’esti destín
ensin aldu, esti ecu ensin respuesta,
vacíu de sentíu.