BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 25 de marzo de 2012

6488.- PABLO RODRÍGUEZ MEDINA

Pablo Rodríguez Medina, (L'Entregu, ASTURIAS 1978), llicenciáu en Filoloxía Hispánica y Especialista en Filoloxía Asturiana ye un escritor billingüe (asturianu-castellanu) les sos obres, mesmo nuna como n'otra llingua, algamaron delles distinciones tanto a nivel rexonal como nacional.

Obra n'asturianu
Combina dellos xéneros.

Narrativa
Ente semeyances.
Les vueltes, toles vueltes.
Los paraísos perdíos.

Poesía
Aires de mudanza.
Nel dialeutu del grisú.
Tiempu d'esiliu y povisa ayeno.
Los desconocedores del agua.

Teatru
Martema.
Historia d'una guerra, retratu d'unes culpes.
Orbaya.

Obra en castellanu
Desbandada.
El desorden en los vientos.
La arena tras tus ojos
Los laberintos del humo.

Premios
Premiu a la creación lliteraria de l'Academia de la Llingua Asturiana por Les vueltes, toles vueltes.
Premiu Asturies Xoven de Poesía por Los desconocedores del agua.
Premiu de teatru de l'Academia de la Llingua Asturiana por Orbaya.
Premiu Teodoro Cuesta, añu 2006, pol poemariu Aires de mudanza.
Premiu Xosefa Xovellanos, pola novela L'Arna de San Atanás.






Este es el mundo que me has prometido
cuando más próximas te intuía
las palabras, los lenguajes secretos
con que te dirigías
a la candela en llama
de mi vana esperanza.
Dispuse las piedras y alzaste
donde antaño sólo había escombro
la más alta torre, el faro suntuoso
que desde océanos y mares
servía de reclamo.
Y me hiciste ver qué esconden los actos
párvulos de la vida, qué destino
elegimos, qué serenidad somos
cuando nos guía el tiempo de tu voz.




Descansa la mirada
derretida en la cima
que anochece algún hombro
desnudo de barro o de mujer
descansa
la mirada
insaciable y de tu aliento
el ansia de respirar otros aires
de presentir el mar
pese a todo cercano
e inexpugnable
como la ausencia tuya.




No son estas las horas
ni los idiomas que nos pertenecen.
De los humanos su luz más antigua
será nuestra algún día y creerás
que Odiseo debió extraviarse
entre sus propios ojos
definitivamente y Penélope
aguarda aún su venida
detrás de todos los espejos
dirás
que los relojes no cuentan contigo,
que has pasado
bastante silencio ya
jugando a los acertijos
que ahora quieres deseas prefieres
mirar el piélago donde el viajante
busca su norte, su don primitivo
detrás de aquellos espejos sin nombre
en que sucumbió el mar.




Es el otoño este sabor a tierra
sembrada e interpuesta por la mano
que presentí dulce, que un día trajo
la luz, el destino, el rumbo
y al otro desgranó
las semillas de este otoño perpetuo.






Hoy tu nombre y el mío
escritos en sílabas de barro
esperan que se seque
la sangre perdida. Pero yo soy
y me afirmo, soy el tiempo que mira
las brasas consumirse
en el aire de las palabras
soy el silencio que rodea
tu muerte de tu casa y memoria
de la noche yo soy
un héroe sin hazañas
que se vela a sí mismo.










La térmica


La térmica
enfrente
de casa,
cuando entá
nun tiraba
l’aire de mudanza
yera a los güeyos
d’aquel neñu que fui
un trasantlánticu
empielgáu na tierra,
un monstruu prehistóricu
dando les boquiaes per aquella
chimeneona pela que salía un vafu
espantible
la térmica
duraba tol valle, too lo inundaba
col so runfir amburante, la boca
llaceriosa del infiernu, el volcán
que fabricaba
díes de nublina.


“Mírala, que pronto la van trancar”,
dicía mio pá
dende la ventana
como humanu que yera
fechu pal erru. Mírala
dempués de tantu cambiu
y aire
de mudanza, dempués
de volar los montes y los caminos
arrodiada per una tierra
de nates y d’islán
como una pirámide, como un Dios
totémicu resiste
l’esbarrumbe de los castilletes
y de les fortaleces industriales
amburando l’aire col so runfíu
tolos tiempos
necesiten de símbolos
y equí queda’l resclaviu
del infiernu que fuimos
y que sedremos:


esta ye la entrada
al nuestru tiempu, al nuestru infiernu.








Una vegada al mes


Una vegada al mes el reconcomiu
aporta a esta tierra que va tiempu
nun ara naide, onde xorrez la uz
restorcío como un quebrantu. Una
vegada al mes l’amorecer
de les estaciones anubríen
el pipiar del malvís y la zarrica
qu’añera nel corazón engafáu
de muyer sola. Y mentres llores
la solez y los díes repetíos
faen de la vida la propia trampa.
Arrefundes los dientes de la rabia
que naide nun suerbe como si fore
suya.
¿Pa qué entós el dolor
de fema en baldre y traicionada?
Una vegada más el reconcomiu
aporta
a esta tierra de la que solo cuenta
ente soledá y nada
la edá de los caminos.










Como la cirigüeña


Como la cirigüeña
la to saliva zarra
mancadures d’otru tiempu, argayos
qu’esfarrapló l’amor
d’aquel tiempu
vencíu


tantes y tantes veces


enquivoqué’l rumbu de les caricies
y di la voz y el fuelgu
a quin nun-y correspondía
namás que l’escaezu y la derrota.


Vengo cola piel abrasao
derrompíu de silenciu, el versu
ye namás lo que me salva
mentres besu a besu se zarren
estes mancadures que son namás
les puertes del recuerdu
les del cuartu
zarraránse tamién
y quedaremos solos
ensin nenguna memoria
sacantes nosotros.








A cirueles


Quixere sentite de tarde
en tarde
como entós, tres de bañamos
desnudos nun saltu del ríu
onde les cañes peñeraben
la lluz d’aquelles hores
de ponese al verde y ver de cerca
la priesa por dexar atrás
el ser neños y algamar
el gociu del presente
vivir, de la presente
alcordanza del vinu y d’unos llabios
atarazaos de mansedume


como les cirueles qu’a la vuelta
casa díbemos pañar.


Mas esti ye’l tiempu, y nel engañu
podrecen les cirules que guardemos,
y l’arume dulzón que tien la muerte


ye del pobre na desgracia
l’aliviu les sos penes.


Ye’l momentu de preguntase
cuándo volveré a tener malapenes
quince
los años d’entós
cuando esistir yera útil
en cualquier oriella
y a cualquier hora


cuando’l mundu s’aconceyaba
de cutiu na nuesa boca
ente la fruta reciente y la vida


y ensin sabelo.