BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 25 de marzo de 2012

6492.- NENÉ LOSADA RICO



La poetisa Nené (M.ª del Carmen) Losada Rico nace en la villa de Luarca (capital del concejo o municipio asturiano de Valdés, del que es Hija Predilecta) el 10 de noviembre de 1921. Al quedar huérfana muy pequeña se traslada a la casa de su abuela materna en la aldea valdesana de San Feliz (parroquia de Trevías), donde reside hasta su matrimonio con Antonio Martínez García-Vidal, Estremera, con el que tiene dos hijos. El primero fallece a los pocos años de edad. Ya viuda, sigue viviendo en Luarca con el segundo de sus hijos, Juan Antonio Martínez Losada, Estremera, cronista oficial de Valdés.

Desde muy joven siente inclinación por la poesía y escribe, manteniendo la intimidad, tanto en castellano como en la lengua asturiana, que aprende desde niña con las gentes de su pueblo adoptivo. En la Gran Enciclopedia Asturiana, editada en 1970, se incluyen 44 estrofas en bable, bajo el título de Cantares de aldea.

Sus principales publicaciones individuales son: Cantares valdesanos (1992), recopilación de la mayor parte de sus estrofas en bable publicada por Libros del Peixe; Entre apigarzos (1997), selección de poemas íntimos editada por Ediciones Trabe; El nome de las cousas (2001), publicado por Trabe; Fueyas que reverdecen, antología de su obra en asturiano editada por el Ateneo Obrero de Gijón, y Obra poética en castellano, junto con un CD que recoge su obra recitada por ella misma en lengua asturiana y castellana, editada por Trabe.

Entre las publicaciones colectivas en las que colabora destacan: Antología lírica valdesana (1974), publicada por el Ayuntamiento de Valdés; Poemas de cuatro mujeres de Luarca (1991), editada por el Ayuntamiento de Valdés; Antología Poética de Valdés (2001), editada por el Ayuntamiento de Valdés y Cajastur; Crónica astur, dedicado a Álvaro Delgado, y Antología de muyeres poetes asturianes del siglo XX.

Realiza colaboraciones en las revistas Sietestrellu, Lliteratura y Payella, así como en la revista de arte Trama. Aparece habitualmente su obra en el libro Lletres Asturianes, que edita la Academia de la Llingua Asturiana. Sus poemas están recogidos en El Eco de Luarca y La Voz de Occidente, así como en La Nueva España, La Voz de Asturias y La Voz de Galicia. Colabora también en el libro dedicado al pintor Álvaro Delgado con otros compañeros de la Asociación Valdesana de Poetas.

Entre sus poemas musicados sobresalen: Embrujo luarqués, con música de Pedro Mónica; Río Negro, con música de Gonzalo González Cobas, y Vaqueirina de Llago, musicada por José Fernández Avello.

Nené Losada llega a presidir el jurado del Concurso de Poesía «Padre Galo», organizado por la Comisión de Fiestas de La Regalina de Cadavedo (Valdés), así como del Concurso de Gaitas, que lleva a cabo el Centro de Día de Luarca, y del premio «Hórreo de oro», que organiza la Asociación del Hórreo de Barcia (Valdés).

Son numerosas sus entrevistas y recitales en radio y televisión, así como sus colaboraciones en los libros de fiestas del concejo valdesano con la Cofradía de San Timoteo, la Asociación Cultural Valdesana (Coro de Luarca), la Hermandad del Nazareno, las comisiones de fiestas de San Miguel de Trevías, Santa Tecla en Brieves, Nuestra Señora del Rosario, La Regalina de Cadavedo y Nuestra Señora del Carmen y la Magdalena de Cangas del Narcea.

Se le concede el premio «Urogallo» 2000 por el Centro Asturiano de Madrid. También recibe en 2001 el homenaje de la Asociación de Mujeres Siglo XXI —que creó un premio anual de poesía en castellano y asturiano que lleva su nombre—, así como el III galardón Milenario de Trevías en marzo de 2002. El 3 de agosto de 2005, el Gobierno regional le concede la medalla de plata del Principado de Asturias, siéndole entregada el 7 de septiembre del mismo año, víspera del Día de Asturias.

En el 2005, el Instituto Asturiano de la Mujer edita un calendario en el que, junto con otras tres mujeres asturianas de renombre, incluye a Nené Losada Rico como representativa de la poesía.

Fallece el 11 de abril de 2009, a los 87 años de edad.

El 27 de enero de 2011, el colegio público Padre Galo, de Luarca, inaugura una sala dedicada a esta poetisa valdesana, a propuesta de la asociación de padres y madres del mismo, el cual convoca el premio de poesía en asturiano «Nené Losada», en el que pueden participar todos los alumnos de Educación Primaria de los centros escolares ubicados en el concejo de Valdés.


Muévome na poesía


Muévome na poesía
como cuyarina nuna charca d’augua.
La charca mía ya una fueya de papel
onde las palabras,
sin costa-ys trabayu,
esgolan lo mesmo que gusarapos
enantes de la metamorfosis.
L.lueu, como la rana,
ando a saltos
l.leendo lo qu’acabo d’escribir
ya alcuentro palabras que faltan
ya outras muitas que sobran.
¡Cuánto meyor me sentía
siendo gusarapu
sin más pretensiones
qu’esnidiar pola charca
de la fueya de papel
cola l.libertá
del qu’inda nun ya nada,
pero que s’alcuentra a gustu
siendo lo que ya…
ya faciendo lo que fai.






Entre apigarzos


Durmo col sueñu despiertu
como apigarzando.
Escurez aína na miou ventana,
pero empuxa l’amanecida;
quier entrar la l.luz,
peme que nun podrá sin ayuda,
pero’l miou sueñu,
inda despiertu,
nun tien priesa,
siéntese a gustu.
Pola rendixa de la ventana
cólase’l fumu de la l.luz;
a non tardar el fueu,
el de la gran l.luminaria
que calez el día;
tendréi que deixalu entrar,
tien priesa.
A la nueite,
col sueñu despiertu,
volveréi soñar
entre apigarzos.








Aquel carreiru


Aquel carreiru
yara lo mesmo que los outros;
feitu d’idas ya venidas
con alparagatas ou madreñas.


Pero pa miou tía
yara distintu…
porque alguien, un día,
lo encarrilara por el.l.a.


Nastoncias yara clandestinu,
comu l’amor,
ya inda güei sigue siéndolo
nel recuerdu.


Mientras tantu desaparez
poucu a poucu, entre matos,
sin que nadie
lo eche de menos.








CANTARES VALDESANOS


Medréi ya fíxeme moza
en el pueblu de Sanfliz
ya agora, desde Lluarca,
en recuerdu falo así.


Los páxaros na perar
acabanon conas peras,
nu alcontréi más que cazuetos
cuandu quixe recoyelas.


You nun séi por quéi Xuanón
vei tantas veces al horriu,
si yá nun guardo allí’l vinu
nin tansiquiera’l mendongu.


Porque-y escondí’l tabacu
enfocicóuse Xuacón
ya enfocicáu inda sigue
debaixo del cabanón.


Del picu de la figar
caeu’l fíu de Xuaca,
ya tovo suerte, que’l nenu
sólo rompéu una pata.
Nas tornabodas del pueblu
yara you’l que más beillaba,
cuandu la mía nun pude
porque nun tenía gana.


A los gochos de ca Pacho
tiénenlos amelindraos,
nun cuemen más que tarriellos
ya si tán recién pañaos


Quixe facer, ya nun fixe
lo que facer debería,
agora yá taba feito
si lo fixera aquel día


El pollín de la vecina
ta ganando la cebada,
nun ya extraño que la gane
si lo mesmo fai l’ama.


Sabes que fai muitu tiempu
que naide morre en tou casa.
Siéntolo, que nu veloriu
ya donde miyor se pasa.


Yara nuesu’l pitu roxu
que comienon en ca’l cura,
foi un vienres de Cuaresma
pero allí tenían bula.


El perru de ca Manulo
pasa los días lladrando
lo que nun séi ya a quién lladra
si a los gatos o al melandru.


Porque tien dineiru abondu
ya van a nombralu alcalde,
ta faciendo una panera
con más pegollos que naide.


A manu pesca las truitas
Pin, el fíu de Macariu,
ya después vei a vendéilas
al cura ya al boticariu.


Xunto al llar, enun charolu,
siéntase’l pobre Marcelu,
mientras tanto nel escanu
fanlo la muyer ya’l nenu.


Debaixu la sou ventana
puxenon un gran carbayu,
quién foi sabrase a la nueite,
cuandu lu vean gabialu.


Por nu aguantar el sermón
que taba dando aquel flaire
gipióu de la ilesia Antón
sin que lu viéramos naide.


Pa xugar a balincase
truxo una cuerda Pepón
ya colgóula d’una viga
debaixu del cabanón.


Rindes abondu esfoyando
más valía nun rindieras,
que rabucas las panoyas
ya nu hai por ónde coyelas.


Las cereizas tán maduras,
páñame unas mandiladas
ya ten cuidáu nun caete
que podes estrapayalas.


Debiste contar con ella
antes de vender el xatu,
yá sabes que las muyeres
fan ya desfan cualquier tratu.


Si vas a segar ballicu
ya tras una borricada
podes ir después pal chigre
que nun vou decite nada.


Cada vez que das la vuelta
ruxe la fueya’l xargón
ya ruxe toda la nueite
porque nun paras, Xuacón.


Antes, la xente a los curas
guardába-ys un gran respetu,
agora, sin la sotana,
aquí Pachu, aquí Nicetu.


Mientras tengas el mendongu
afumándose nel llar
nun volvo vete, qu’anueite
penséi que m’iba afogar.


Debaixo’l xargón de fueya
guarda los cuartos Marica,
naide sabrá hasta que morra
que la probe yara rica.


Guardaba los cuartos Pepa
nu bolsu la faltriquera
ya comu tenía un furacu
nunca pudo vela llena.


Ena capilla Sanfliz,
chenu l’altar de claveres,
caséime you, allí delantre
de la Virxe de las Nieves.


Venía’l nenu chorando
porque se mancóu na manu.
¡Nun chores!, dixo la buela,
que vou ponete un encanu.


Quixe facer una saya
ya mandéi traer bon pañu,
nunca al home-y lo mandara
que me truxo un zarabayu.


Peme que lo fai adrede
la vaca de Manulón,
que siempre caga una bulla
delantre del miou portón.


Desde qu’echóu una moza
con el criáu nu hai quien pueda,
mandéilu a segar ballicu
ya foi segame la ceba.


Chamóulu pa da-y limosna
ya púxolu a trabayar,
lluegu con cuatru pirronas
despachóulu ensin cenar.


Echóume duas garfelladas
de potaxe na escudiella,
pero’l compangu deixóulu
pa lluegu comelu ella.


Respeta a tou padre, nenu,
dixo la madre al sou fíu,
mal vou poder respetalu
si ta borrachu perdíu.


Engafóuseme una dida
por un pinchu que clavéi,
si foi d’artu o foi d’arizu
eso sí que nun lo séi.


lladróu’l perru a la nueite
y a quien lladróu bien lo sei
que quixo entrar pola puorta
pero you nun lu deixéi.


La oveya que me vendiste
Dios te la pague, Pascual,
que paga miyor que you
que nun tengo niun rial.


Pensóu que yara un gran mozu
Manulín, el de Colasa,
ya cuandu foi a tallase
mandánonlu pa sou casa.


Una vaqueira de llagu
guarda los cuartos nel sen,
ya comu ta rica abondu
nun pode cono que tien.


Sanóunos los nuesos gochos
Sant’Antón de Concilleiru,
razón tienen los que dicen
que ya un santu milagreiru.


Baixa al güertu, Manolín,
a coyer peras maduras,
ya vei llevá-ylas al cura
pa que nun cobre las bulas.


Yá te dixe l’outru día
que nun fixiste bon tratu,
la vaca salíu turriona
ya espernequebráu’l xatu.


Anueite fixe torreixas
ya nun veniste a comelas,
eso perdiste, miou nenu,
porque nun volvo facelas.


Debaixu d’aquel nocéu
de cucas te fartucaste,
mientras tú cueme que cueme
you venga parte que parte.


Si yá tan melaos los figos
cueye una escudiella, Xuan,
d’ellos la mitá pa’l cura
ya la outra pa’l sacristán.


Anantes bien que querías
ya agora dices que non,
yara pequenu’l antoxu
cuandu yá se te pasóu.


Puxiste tantu cuidáu
en nu emporcate de llama
que fuste a poner la pía
nu mediu d’una poutada.


Anueite llevóu-y l’aire,
a Xuacón, el balagar
ya decía, polo baixo,
acabóuse l’esmesar.


Xugando con unos nenos
manquéime nuna rodía
ya agora llevo esti encanu
que me puxo tía María.


(De Cantares valdesanos)