BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 25 de marzo de 2012

6493.- XABIERO CAYARGA


Xabiero Cayarga, escritor en prosa y verso nacido en Cangas de Onís (Asturias) en 1967.
Licenciado en Filología Inglesa y profesor de español en Dormund (Alemania), es autor de obra narrativa en lengua asturiana: las novelas El boleru de Xabel (1994), con la que gana el Premiu de Narraciones de l'Academia de la Llingua Asturiana, y Trastes de bufarda (2006); los cuentos Les gatileres del cielu (1994), Güelgues sobre'l llagu (1996) y A flor de piel (2000) y otros publicados en varias revistas (Sietestrellu, Lliteratura, Lletres Asturianes...). Fiigura en la Antoloxía del cuentu asturianu contemperaniu, de Ánxel Álvarez Llano (1994) y en la Muestra de nuevos narradores (1997), de Ramón Lluís Bande.
Son suyos los poemarios en asturiano El deliriu d'esclavu (2000); Pequeña Europa, X Premiu «Teodoro Cuesta» de Poesía, concedido por el Ayuntamiento de Mieres en el año 2000; Les llingües de la Hidra, Premiu «Xuan María Acebal» de Poesía 2005, y La ñeve del cuquiellu, Premiu «Teodoro Cuesta» de Poesía 2010.


Colecciones


Una ciudá habitable ye una ciudá
onde los árboles llevanten al menos
tanto como les cases. Sélo agora
que llueve y la ventana abierta
al fríu del norte y al aire qu’azota
rabaseres d’agua contra’l vidriu
mez la voz que canta’l Silete venti
col xiblíu intermitente de la fueya.
Los pingos del agua ruempen chiscando
la terraza, nel cantu la memoria
la formosa cantata italiana de Händel
arrástrame agües abaxo,
dica Nápoles, membrando L’amante
del volcán de Susan Sontag. “La pasión
por coleccionar ye una triba
de solicitú compulsiva –escribe-, un donxuanismu
de les coses”. ¿Qué colecciona Lord Hamilton?
Amor, poder, arte, volcanes: belleza.
Y nós, ¿en qué invertiríamos los ruinos aforros
de la vida? Nunos díes de lluz xunto al ríu
o la mar, nel cálidu abrazu de los qu’amamos,
na melodía qu’acompasa la voz de los amigos,
nun llugar onde poder ser al que llamar casa.
Amar daqué daveres significa desear morrer
por ello, o vivir qu’a la fin ye lo mesmo.
Tolos díes vamos a la guerra, lluchamos
con uñes y dientes por defender lo que nos pertenez.
Una ventana pela qu’esclucar. Esta brezna d’esperanza.










Esiliu


Sientes a esperar que daquién apaeza na solera
de cualisquier casa, atisbes les sebes que fortifiquen la intimidá
cotidiana y llenden una vida ganada con esfuerzu.
Nel azul braniego los páxaros tracen círculos felices y perfectos.
Pasa un coche per ende, tu permaneces
na cai valera como la rama desnuda d’un árbol, cuando
a la fin asoma un home cargáu de bolses amiyes los güeyos
y observes les punteres vergoñoses de los tos zapatos. Too
sucede como nun suañu que vives, un aire breve y fríu
reafírmate: pudo ser un suañu pero ye la to vida. Elli nun ye’l to
padre, sicasí reconoces el pesu qu’atristaya los sos brazos
con un aire de familia, baxo la indolente indiferencia de los salgueros
el verde trema como sutrumío nun fervor momentaniu.
Pregúntaste si ye la tierra escuro, el so fondu llatíu lo que te llama
y non esti requexu perdíu d’un país llonxanu que recueye to memoria.
Abandones el bancu, da igual, naide vendrá a sacate de ti mesmu.
Abismáu de toa patria descubres la dimensión esacta del to esiliu.








S M S


Nun puedo volver a dormir contigo
dícesmi nun sms concisu
y directu como un tiru de gracia.
Llámote y nun contestes. Escríboti
un sms onde confieso la mio perplexidá
y la señaldá entá tibia de la to mexella
que suañaba ayeri sobre’l mio pechu. Silenciu
respuendes, silenciu repite l’españíu
d’un disparu de ñeve na ciudá.
Mañana ceo marches nun tren
a Suiza, lleves un llibru que conozo, contigo
lo que vida-y da a la vida: Esi temblor qu’agora
alloñándose m’acadiga. Ye de madrugada
cuando na calle alzo les solapes
del abrigu y afatio la bufanda.
Los dientes de la ñeve muerden la piel vulnerable
del cielu, íntimu corazón de mio que resquiebra.
¡Ah, ser a olvidar! Anubrir la to esistencia,
cada imaxe de ti: infructuosa xera.
¡Ah, l’amor, Hidra espantible y inevitable!
¿Ónde tarás agora que la nueche
ye una llumaral más rabiosa que la del fueu,
una llamada insistente que fura los oyíos?
¿Ónde tas tu? Yá non amada mía. Olvidada de min,
abrazada sombra fuxitiva. ¿Ónde?
Tu, el mio Zahir, la mio desdicha.