BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 25 de marzo de 2012

6496.- XOSÉ BOLADO



Xosé Manuel Bolado García --nacido en Oviedo (Asturias) en 1946--, académico de la Llingua, profesor de Literatura, estudioso de la literatura asturiana y poeta en castellano, es autor de la Antoloxía poética del Surdimientu (1989), una muestra de poemas de diez autores de las generaciones del Surdimientu, que en palabras de Xosé Bolado: «quier ser la esbilla, amás que muestra, una metáfora d’una lliteratura, d’un procesu de normalización lliteraria decisivu na nuesa hestoria moderna».
Amás de dellos llibros en castellán, tien espublizaos dos llibros: Conxura contra la decadencia (2002) y Na estación de los relevos (2007).
Como antólogo y crítico literario es autor también del prólogo, las notas y la bibliografía de Escritores en Llingua asturiana (1992), de la colección «Grandes autores asturianos» de la editorial Hércules-Astur, de dos libros de Rosario Acuña y del fascículo «Lliteratura asturiana contemporania»' de la Historia de Asturias del diario La Nueva España.

Tiene publicados diversos trabajos y artículos sobre el panorama actual de las letras asturianas.

Fue presidente del Ateneo Obrero de Gijón, donde fundó la colección poética «Deva», así como promotor y primer director de Lliteratura, la revista creativa de la Academia de la Llingua.




BIOGRÁFICA


Al pie del árbol
fixisti la casa,
nunca pasasti tardes enteres nes sos rames
-como quixere Marguerite Duras-,
el mieu a les altures condergábate a la sombra.
Dende ellí afitabes les llendes del dominiu,
movedices al empar que la figal
de casa tornábase carbayu vieyu,
cuasi d'ocle,
na seronda en puertu,
o tueros fríos de los umeros
nes orielles del ríu. En Tanes
foren namás cañes d'ablanu
puliendo l'agua.
Díes enteros, años,
viaxando pel mundu de Salgari,
per océanos que llueu travesasti con Stevenson
o zarráu nes bodegues d'Arthur Gordon Pim...
pero siempre la tierra yera'l to suelu,
los árboles onde se guardaba la vida,
pa navegar nun barcu de llibros.


Dempués hubo un día que visti la mar
dende los diques d'una ventana,
más tarde lloñe los árboles, Salgari,
la emoción de la tierra húmedo cada mañana,
namás el recuerdu d'aventures vivíes,
non siempre los tuyos de protagonista.
Daquella yeres activu del mundu,
güei nuna instantánea antigua: mires
pela ventana,
...por si camudare´l tiempu.


Del libro Na estación de los relevos, Gijón, Llibros del pexe, 2006.








EN DOS PALABRES


Foi pena que quixeres buscar la vida,
tan tarde, nun país inclináu al ocasu,
pero solo'l to intentu de garrar densidá,
d'asomate al verbo sin complicidaes,
diome'l xuiciu pa ver esti árbol queríu,
que crez cabu casa, colos güeyos d'un viaxeru
que, de pasu, contemplare'l so volume,
la so color mortecina,
anque-y surdan al pie les primaveres,
o n'intentos vanos llamiare la pical
na tarde confusa de líviernu.


Sabes, que namás, pueo date la mano,
acaso, pensar,
contigo, en como la vida va pesando sola:
esa manera que tien el tiempu perdíu
de volvernos mansos en dos palabres,


mientras cabruñe'l sol el filu de les hores
ya l'aire solanu entorne la canciella...
basta'l vuelu en dos palabres,
perdebaxo la tierra.


Poema perteneciente al libro de Xosé Bolado 
"Na estación de los relevos",
ed. llibros del pexe, Gijón, 2006.








Beatus vir


Ríu abaxo van
los díes aquellos d’espacios abiertos
ya horizontes en bona compañía,
pero acueye la tarde serena
que’l tiempu seya del Ovidiu
ya aporte mansu, pacetible
ya nos dea en pensar un ocasu
de rapaz que vuelve a casa
enredándonos col pasu de la xente,
mentanto’l cielu abocana
ya l’aire se duerme.


Ríu abaxo la memoria
nuna saca de gatinos ciegos
que mano débil posare
naquel Nalón de sobrevivencies.
Yera la ufierta primitiva,
l’otru cabu d’esti filu
qu’agora siente na tierra lloñe
l’esnalón frescu de les fueyes
la música antigua de to casa.