BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 25 de marzo de 2012

6513.- BETHOVEN MEDINA SÁNCHEZ




BETHOVEN MEDINA SÁNCHEZ
Nació en Trujillo (Perú), en 1960 y se graduó como Ingeniero Agrónomo en la Universidad Nacional de Cajamarca y es Magíster en Ciencias Económicas, Mención Finanzas por la Universidad Nacional de Trujillo. Actualmente es Sub Gerente del Territorio Norte de Caja Nuestra Gente y ejerce la docencia universitaria en la Universidad Privada "Antonio Guillermo Urrelo" de Cajamarca, premiado como Profesor Distinguido en el 2007 .

Ha obtenido importantes premios nacionales e internacionales, entre otros: Segundo Premio "Juegos Florales Universitarios del Perú" (Tacna,1979), Segundo Premio Juegos Florales "Javier Heraud" (FEP, Lima 1980) Primera Mención Honrosa Especial V Concurso "El Poeta Joven del Perú" (1980), Premio Internacional de Poesía "Mairena" (Puerto Rico, 1985) , Premio Juegos Florales Nacionales Ciudad de Guadalupe (1999), y II Premio de la II Bienal de Poesía Infantil ICPNA (2007). Obtuvo el Premio Internacional de Poesía "Ciudad de Aguas Verdes" (Tumbes, 2009).

Ha publicado los poemarios Necesario silencio para que las hojas conversen (1ra. Edic. Cuadernos Trimestrales de Poesía, 1980; 2da. Edic. Revista Hispanoamericana Norte, México, 1982; 3ra. Edic. Runakay, 2002), Quebradas las alas (Edic. Cuadernos del Hipocampo, 1983), Volumen de vida (Edic. Colección Homenaje Centenario César Vallejo, 1992), Expediente para nuevo juicio (Arteidea Editores, 1998), Y Antes Niegue sus Luces el Sol (Arteidea Editores, 2003), Antología Esencial (Petroglifo, Huaca Prieta, 2005) y Cerrito del Amanecer (poesía infantil-juvenil, Ediciones Katequil, Ornitorrinco y Papel de Viento Editores, 2007). Últimamente publicó "El Arriero y la Montaña bajo el alba" (Ediciones UNC. , 2008) y "Ulises y Taykanamo en altamar" (Fondo Editorial UPAGU, 2012)


Además, ha editado las antologías Labios Abiertos (1979) y Belleza de la Rebeldía (1982).
Ha sido incluido en “Antología Poética de los últimos en el Perú” (1980) de Augusto Tamayo Vargas, “Fiesta Prohibida (Apuntes para una interpretación de la poesía peruana 60/ 80)” (1986) de Jesús Cabel, “Poetas de Cajamarca” (1986) de Luzmán Salas, “Poetas de La Libertad” (1992) de Marco Antonio Corcuera, “Literatura Peruana (Tomo III)” (1993) de Augusto Tamayo Vargas, "Historia de la Literatura Peruana. Tomo XI.Siglo XX" (1996) de César Toro Montalvo, “Literatura Liberteña” (1997) de Blasco Bazán , “Lecturas Selectas sobre Cajamarca” (2003) de Luzmán Salas, “Enciclopedia Temática del Perú: Literatura” (2004) de Ricardo González Vigil, “21 Poetas Peruanos” (2004) de Miguel Idelfonso, “Escritores de la Libertad” (2006) de Saniel Lozano, “Antología virtual de poesía peruana Urbanotopía” (2007) de Martín Zúñiga. Ultimamente alumnas de la Universidad Privada del Norte (Sara Andrade y Francesca Arauzo) crearon el Blog "Antología Esencial" en donde se expone y analiza algunos de sus poemas.
Asimismo, ha sido considerado en la “Antología del Soneto Hispano-americano” (Argentina, 1984), “Antología del Amor en la Poesía Hispano-americana” (Argentina, 1985), “Los Pasajeros del Arca” (Argentina, 1994) de Oscar Abel Ligaluppi y “Poetas Hispanoamericanos para el Tercer Milenio (Tomo III)”, (Chile, 1995) de Alfonso Larrahona Kasten, "Poesía Viva de Perú" (Méjico,2005) de Raúl Bañuelos y Dante Medina. En 1997 fue considerado en el “Inventario de la Poesía en Lengua Española”, de la Asociación Prometeo de Poesía, Dirección: Juan Ruiz de Torres (Madrid, España) y su obra está fichada en la Biblioteca del Congreso de EEUU (Gestión: Gladys Benko).

Ha sido incluido en la “Antología de Poetas Hispanoamericanos y Alemanes: Melopoefant Internacional IX. Cita de Poesía”, edición bilingüe de José Pablo Quevedo (Berlín, 2004). Sus poemas se han difundido en Liricando (Selección de poesía internacional) de Alberto Martinez Marquez (Puerto Rico) y en revistas de Perú, Chile, Argentina, México, España y Alemania.
Incluído también en antologías internacionales: "Poesía Viva de Perú" (Méjico,2005) de Raúl Bañuelos y Dante Medina, “Antología Poesía Hispanoamericana y Española actual” (España,2011) de Leo Zelada. 

En 1997 fue considerado en el “Inventario de la Poesía en Lengua Española”, de la Asociación Prometeo de Poesía, Dirección: Juan Ruiz de Torres (Madrid, España) y su obra está fichada en la Biblioteca del Congreso de EEUU (Gestión: Gladys Benko).Pertenece al Grupo de Trabajo “Río” y fue incorporado al prestigioso grupo “Trilce”. Fue Presidente del Frente de Escritores de la Libertad. 
Es fundador de la UHE Unión Hispanoamericana de Escritores. Su obra ha merecido los ensayos: “El Caoticismo Semántico en la Poesía de Bethoven Medina Sánchez” de Juan Paredes Carbonell (2004), y “El Fondo de la Palabra en la Poesía de Bethoven Medina Sánchez” de Hugo González Aguilar (2005).
En Literatura Infantil- Juvenil, su poesía está incluida en la “Antología Nacional Patio de Recreo” (1984) y “Antología de la Poesía Infantil en la Libertad” (1992) de Saniel Lozano Alvarado, asimismo en “Antología de Poesía Infantil Peruana: Joyitas Infantiles” de Aquiles Hinostroza.
En narrativa su obra permanece inédita, sin embargo fue finalista del “Concurso Nacional de Cuento: Crónica Cultural” (Diario La Crónica, 1984) y ganó el II Premio en el Concurso Nacional “Ciro Alegría” (Municipalidad de Huamachuco, 2003).
Su obra poética es considerada en los sílabos de educación primaria, secundaria y universitaria.
El Gobierno Regional La Libertad reconoció su obra literaria y su aporte a la cultura nacional en ceremonia especial en el año 2006.
Profesionalmente, es Técnico Agropecuario egresado del INA Nro.4 GUE Sánchez Carrión, Trujillo. Premio Excelencia. Bachiller en Ciencias Agrarias, graduándose como Ingeniero agrónomo con nota sobresaliente en la Facultad de Ciencias Agrícolas y Forestales de la Universidad Nacional de Cajamarca. Magíster en Ciencias Económicas, Mención Finanzas por la Universidad Nacional de Trujillo.

En su desempeño profesional fue analista y Administrador de Agencia del ex Banco Agrario del Perú, Miembro de la Comisión Liquidadora de la Banca de Fomento del Perú, Jefe de Créditos del FONDEAGRO Región La Libertad, Jefe de Créditos de la Caja Miguel Grau- Piura, Administrador de Agencia en Caja Nor Perú distinguido como el mejor administrador 2004 y 2005, actualmente es Jefe de Negocios Zona Centro.
Destacado profesional, secretario y Past Presidente del capítulo de ingenieros agrónomos del CIP La Libertad. Miembro de la Comisión de Ética del CIP La Libertad. Docente Universitario contratado en la Universidad Privada Antonio Guillermo Urrelo, Facultad de Ciencias Administrativas, Cajamarca. Ex docente Universidad Privada Juan XXII, Facultad Administración, hoy sub sede de la Universidad Nacional de Trujillo, Valle Jequetepeque.
El 28 de febrero de 2008, la Municipalidad Provincial de Cajamarca, a nombre del pueblo de Cajamarca, le otorgó los "Laureles Municipales 2008", por su labor cultural y literaria a favor del país.
El 17 de abril de 2008, en el mes de las letras, en la ciudad de Cajamarca, Bethoven Medina recibe la Distinción "Kuntur Wasi" del Instituto Nacional de Cultura, Cajamarca, en el marco de la presentación de su último libro: Cerrito del Amanecer, en el Centro de Información y Cultura (CIC) Yanacocha, con el respaldo de la Asociación de Poetas y Escritores de Cajamarca.
El 07 de junio, el Colegio de Ingenieros del Perú, consejo departamental de Cajamarca, le otorga diploma de Honor al Mérito por su valioso aporte a la literatura nacional.
El 14 de julio de 2008, su alma mater Universidad Nacional de Cajamarca, en su 46 Aniversario Jubilar, en Consejo Universitario le concede Medalla de Reconocimiento por su aporte a la cultura nacional, resaltando su condición de alumno destacado, excelente profesional que prestigia a la comunidad universitaria y colectividad cajamarquina.




Y ANTES NIEGUE SUS LUCES EL SOL


El Sol
esa yema de huevo
adentro muy adentro despierta
a la patria en amor


Iluminando este callejón que se arrastra cual caimán
jalándome los ojos como resortes
con millones de transeúntes y desarmados brazos
suspiros alertas en la recesión económica
y corazones ofrecidos así anticuchos antes de Huayna Cápac


¿Tiene mantequilla? - a la otra esquina
y las avenidas se alargan como anacondas
antes niegue sus luces el Sol
la yema de huevo en centro herido
naranja arrojada del cielo


Una gaviota pierde alas al cerrarse el aire
tiempo saltando vallas
desde la fundación del Imperio de los Incas (s. XII)
ahora espina el materialismo del modelo liberal
a 45° de fiebre ya 4 cm bajo la epidermis
por linderos escuetos
para medir ángulos de vida


Antes niegue señor cartero
el mensaje Incaico comunicación de barreta
desde la toma de Sacsayhuamán
referencias polvorientas golpeando con martillo
polvo- piedras- palabras
en torno a Huanacaure deteniendo el entusiasmo del día y del Inti


Ahora
Wall
Street
pulpo enfurecido
exprime hombres e hipocampos


Francisco de Zela (1 814) así ocurre


Sol hermano
compadécete del varón que ejerce su vida sin responsabilidad
no me niegues en lista de precios en Mercado de Valores
en mi Perú
para construir
esta obra en arcilla llamada Mundo
de circulación constante en el infinito








EL CEMENTERIO GUARDA TU NOMBRE 
ENTRE MIS CUADERNOS…


El cementerio guarda tu nombre entre mis cuadernos
en días otoñales/ el viento sacude la persiana
y besa tu almohada


la ciudad pierde el ritmo
con los reajustes desajustes-económicos-cómicos
y la ola es oración de casas cayendo desde cerros


Cerraste los párpados y ahogaste un latido


( la caja tuya
semejante a la donde guardé mis lapiceros)


vago por los mares saludando puertos/ el recuerdo es mar
rompiendo las puertas del silencio
con lágrimas que ocupas íntegra


En mis venas la rabia de ser explotado es un piquero
en brazos del viento traduciendo la congoja del maíz
mis labios sostienen una estrella
raíces engullidas
por junio y septiembre


entre nuestra piel


la apagada danza de pájaros y árboles
te venero con esta palabra dulce caramelo
-pañuelo mojándose -
luego de vivir
taladrar los años llenos de latidos por dentro








ESPERANDO MI CADÁVER - GERANIO TRISTE -


1


Fui muerto (para siempre atropellado por un trailer)
cuando una pareja de enamorados compraba helados de lúcuma.
En algún lugar el suicida se miraba el rostro por última vez.


(Caí como geranio avergonzado de preguntar a la lluvia su altura).


Ahora, tendido en un charco de sangre, ojos abiertos, balbuceo:
gente misma desesperación que me rodea agitándome sin calma.
Mis familiares sabrán que discutí con focos apagados a medianoche.
Acompañado de sirenas saldré entre asombros
y, sin que se enteren las malezas,
desde el fondo de la tierra,
de un
surco,
saldrán mis brazos como plantas.


Y los pájaros serán quienes acompañen a mi cadáver
por haber muerto cruzando la calle
o la vida.




2


Todos dicen que estoy muerto.
Al menos no han pintado otra noticia en las paredes de la nostalgia,
y el pájaro no ha sido sorprendido cogiendo el grano,
y dicen las hojas al caer que estoy muerto.


Veo que sacan mi cadáver del Hospital en una camilla.


y yo sentado en las ramas de un ciprés, en la avenida permanezco vivo.


Observo:
Un niño ha quitado la presa a su madre,
un hombre está por ahogarse en un lago.




3


Nadie me escucha ni me ve. ¡Qué pena!
Estoy vivo, esto es verdad,
he dejado mi cuerpo en la tierra
porque pesa mucho.








SOBRE UN CABALLO


Cansado de seguirte Vida me emociono entre alamedas de eucaliptos


Encerrado dentro de mí mismo aleteo
Sobre un caballo plomizo acomodándome el pelo
Siento que alguien jala mis dientes y se nubla la tarde


Buscándome con linterna así metido en cascarón de la noche
Realidad mientras llueve pienso
cansado de mantenerme sujeto a mis carnes
no espío praderas de cereales
no barcos varados
corazón
sangrando al sentir hincadas del café a las 7 pm.


Confundidos perros y batracios de la noche sesionan
sobre un caballo plomizo mientras llueve pienso


Convoco a la esperanza
A sombras que me asisten y rasguñan mi piel dura por el frío


Sabrás por intermedio de carteros y ruiseñores
del alma del hombre que se oxida
Bajo el agua que soy lámpara eres Ser
si en remolque de días abro ventanas al infinito
verte quiero Vida como luz que me estremece


Dadas las circunstancias el hombre vive
Vida ya no eres alegre noticia
sombra de vaso derramándose eres Vida


Yo el cigarro arrojado por la ventana de un bus a 120 km/ h
vuelvo a instarte nuevamente entre luciérnagas
nostalgia Vida humana
solo – suspiro – existo
sobre un caballo plomizo mientras llueve pienso.








LA CIUDAD


Y sus avenidas
El mar y sus boquerones
son estruendos en la garganta
y expresión de contaminación que irrita la piel


Minerva ilumina los cuatro puntos cardinales


Ulises
tu Penélope es el signo que direcciona la navegación


Tu hacienda Itaca
y el arco que tiemplas vitalizarán tus titánicos músculos


Rema en invierno y acaba con la desprotección de las especies


Con tu patriotismo anclado en tu corazón
Defended a los seres vivos
así fracture tu pecho el cimbreante sino


La barca
avanza guiada por Neptuno-Orión
atrás quedan los archipiélagos
los precarios fervores


Telémaco ha ubicado el ancestro y guarda con recelo
su travesía en extramares


Ulises mídete en el espesor de la buenaventura
aquel buceo de los náufragos terrestres
y altamar rompe el cóncavo del azul


Rayos de esperanza son el reflejo del sol sobre el gran volumen
Y las aves marinas
Y la sirena con sus arrullos despejará el cielo
Y la lluvia regresará las aguas al mar
En apertura del ciclo hidrológico
Ante el canto ecosocial de los navegantes


A zarpar Ulises.










RECONCILIO A LO RESECO INSURGENCIA LLAMATIVA


A veces ni sé de mí, sino de la angustiosa fiebre cotidiana,
y así despertar mirando el levante que todo lo aclara.


Te conozco Mundo, nervio entretenido, ardor en mi poro,
desordenados continentes en tu rotación, globo terrestre y ozono.


Realidad, grabada en micras donde mis manos dan su presión,
y los deshielos invaden suburbios que decoran las colinas.


Reflexión en reconcilio de la otrora verde esperanza vegetal,
ante la proclama de los niños que nacen en insurgencia llamativa.


Existencia, templo donde la campana suelta sus pájaros sonidos,
y la soledad se divide entre sí, en azucenas viejas.


Eres el rostro del día depositado en las alboradas.
Existencia, en mis pómulos signas el paso de los años resecos.


Me conoces como el mar sobre el que pende la azarosa tormenta,
y vengo irreverente desde las rocas a las olas sobre las mareas.


Te pienso en el ocaso, cuando el sol cae en lontananza,
esbelta naranja que el infinito deja caer de sus manos.


Es la nueva infancia la que convoca a un nuevo amanecer,
desde el sonido de la cucula enalteciendo su destino paloma.


Os dije Mundo, mientras organice mis días y zarpe al mañana,
a de venir mi alma, abierta flor de corpulencia nazarena.


Recibiré mis afanes en el reconcilio, en hondura y vitalidad,
y volveré cual nave a saludar el puerto enorme de la búsqueda.










APRENDISTE A JUGAR AJEDREZ…


Aprendiste a jugar ajedrez.


La dicha te abandonó. Tus días ya no eran
sentarte a ver cómo te lavaban los pies.


Ordenaste que Huáscar fuera muerto.


Así fue, amarrado lo arrojaron al río Andamarca
y hasta hoy no sale de sus aguas.
¿Será por eso que los ríos invaden modestos suburbios?


Ofreciste tu altura hasta donde alcanzó tu mano,
un cuarto de oro y dos de plata. Cumpliste, sin duda.


A la hoguera, a morir quemado vivo fue tu sentencia,
-pensándolo bien te bautizaste-.


Condenado al garrote, últimamente, ordenaste entregar
todo el oro de las entrañas de estas tierras,
azotadas actualmente por sequías.


Pregúntale a los trigos qué sienten
cuando se van asfixiando sus raíces.








CLAROHUMANO


¿Qué cuchillos descienden hasta nos, en incertidumbre?
A mí, el habitante que ayuda a las semillas estolonear.


Acápite de andanzas, quedo clavado en propio paso,
propiciando abrir el cofre de mi cerebro y levitación a lo lejos.


Afuera la calle, la cruz en cada uno, gente recogiendo clavos,
cayendo como areniscas al abismo. ¿Qué cuchillos descienden hasta nos?


Nos hiere todo, porque tenemos conciencia de asunción,
inédito espíritu del estado de libertad. Supremo es el asunto.


Del que no piensa en sí; no ubicando su eje, su epicentro;
fugaz es su verbo, nunca lumbrera al camino, jamás oración de luz.


Siempre la fuerza radica en el centro. Saben los algarrobos
cuando en el desierto, con su amplio ramaje pesan al Sol.


Al medio día mirar al astro rey. Multicolores los reflejos oculares,
así las ondas, repetidas órbitas de dimensiones.


¡Viva la niñez y sus tallos. Lo inexplorado del habitante!
¡Viva el mediodía, el meridiano, el clarohumano, el zoohumano!


Duda, cuántas veces exploré tus montañas absortas, elevando
Mis cometas y sus mensajes, cuando todo está en la mente.


Todo pasadizo recorrido será ayer. Me preocupa el hoy.
Sé que mañana siempre será existencia.


La edad de la vida, es la duración del sol, el giro de la tierra,
el impulso del agua y la soberbia del fuego. De eso dependemos. Somos.








INICIO


La luz
se extendió en el universo.


El día y la noche
iniciaron su eterna ronda.


Y el cerro
que nació del temblor de la tierra,
no encontró explicación,
y se durmió.








NACIMIENTO


Una madre, de tanto llorar,
y a falta de lágrimas
desgarró su corazón.


Amasándolo,
fue formando el cerro,
invertido al azul.


Y ahí está.


Como amor ineludible
enseñando el ascenso.






AGRÓNOMO ANALIZA LA EROSIÓN Y SU INFLUENCIA


La lluvia, (lo único que cae del cielo)
no sólo violentó la calma de los techos,
ni resquebrajó cimientos de viviendas,
ni tan sólo causó la desolación de madres
ni el lamento de infantes;
sino, además, causó la erosión de los suelos.


El suelo, razón de la existencia del agricultor;
y para todos,
la madre tierra que nos provee de alimentos vegetales.

“El suelo es una colección de cuerpos naturales, ocupando posiciones en la superficie terrestre, que soportan plantas y que tienen características debido a la acción integrada del clima y materia viva, actuando sobre el material originario condicionado por el relieve sobre periodos de tiempo” (ZIREÑA J., DE LA PEÑA, E; 1983)




Las antiguas civilizaciones
idolatraban a la tierra como representación de Dios.


Platón en su Diálogos
Sugería proteger y conservar la tierra.
El hombre constató que se nos va de las manos
y acuñó la concepción ecologista.


El Fenómeno “El Niño”
superó las intensidades, frecuencias y niveles pluviométricos.
Desató la erosión
desprendió y transportó el suelo de un lugar a otro.
Fueron cómplices : la fuerza de golpeo y traslado de agua,
el soplo del viento,
y las ondas fuertes y de gravedad.


El agua indomable se burló del riego regulado,
abrió nuevos cauces e inundó sembríos.
Así sepultó el sacrificio y la esperanza,
inversión y producción de agricultores descendientes del sol.


Los ríos buscan sus antiguos cauces,
porque el hombre no ha sabido reorientarlos.
¿Quién no se va ha conmover
cuando el río y todas las aguas
bajan por las laderas
arrastrando el horizonte “A”?


La erosión abre cárcavas
y las grietas del alma, aquellas que nos estremecen
cuando la naturaleza, sabia,
dinámica e indomable,
transforma sus arquitecturas.








INTENSIDAD


Otrora la Vida y su bandada, ganas de encontrarse
en el rezo, en el ruido del cocotero cuando cae su fruto.


Transcurre la mañana e ignora
que nos extraviamos dentro de nuestra altura.


Alado el viento, fomenta remolinos.
Existimos al impulso del soplo que nos otorgó forma y caminos.


El amanecer entiende por qué
vegetales evadieron humano cuerpo para habitar la Tierra.


Todo es perceptible al sentido. Transeúnte, en ti pernocta
Esperanza : calza la razón, la luz, la paz enarbolada sea en el acto.


Dicto una lágrima sobre la piel arrugada de los años,
e interrogo a jazmines que de mis venas el viento arrancó.


Alado el viento, fomenta remolinos. ¿Dónde la paz?


¿Dónde la paz?. Existencia limitada. Intensidad del abismo.


Imperfectos de los ademanes al pelo. Mal entendimiento.
La vida obtiene no sólo aletas y alas, sino espinas y plumas.


En tus contornos, hermano, vibre gravedad y vuelo de la paz,
jamás ave que volando se despluma.


Buen oficio es mostrar las mejillas, del corazón sus honduras;
si hasta el cielo muestra su incolora nada.


Cada uno con su estación, con su respiro, con su cuadro
(sinóptico,
y la paz permita soltarnos de las raíces que nos atan a la tierra.










PAZ


Considera a la Paz : alivio vegetal para que el viento
descubra mansedumbre de simiente.


Considera a la Paz: espacio exacto
a nuestra cóncava profundidad. Valórate interminable en paz.


Y el labrador con su designio, su remanso ilusorio,
presente signifique: obtenida mañana en los ojos.


Paz al amanecer en ti, Forastero, en tu morada, en tu mano;
y las cucardas majestuosas inclinen con sus ansias de color.


Las ovejas despierten lamiendo sus crías
y, eucaliptos, desfolien hojas enamoradas de la humedad.


Sea la paz entre hombres de caminos grises,
arrieros que descubren las entrañas de los andes.


En nocturna reunión en trillas de cebadas,
en deshierbo de papales, seas entendimiento tú Flor de papa.


Flor que azulas mi alma, las madrugadas; solemne azula
el fresco olor del ordeño; tan circuito el día como el tiempo.


Que el hombre rural (perfecto el ritmo del existir)
en su pecho palpe halcón, paz o ave anidándose de a pico.


Trigal brillando en las laderas. Ostenta el campo: semillas,
gusanos de tierra, bordes, las hierbas buenas y malas, toronjiles.


Trigal, trigal. Posesiona el día sus dedos en tu amarillo,
en la frente del hombre y su arado. Sea la paz , trigal de los trigales.










IMPLORACION DE UN JILGUERO
EN CENTRO DE LA CUITA


*
Encuentro en el extremo romper de la raíz, la causa,
Sor Tristeza, tú que mejor lees a la izquierda del Sol.


*
Os imploro a orillas del mar contaminado, en perfil de gratitud,
aleja el vil destrozo del hábitat, ballenas y focas, así lo solicitan.


*
De los gestos radiantes de la luz sobre esta casa ecológica,
se consigue la flora de la posibilidad, otros días más para vivir.


*
Gran Arquitecto del Universo, no abandonéis tus criaturas;
al temblor de jalcas y entre matorrales proteje conejos silvestres.


*
Es el orgullo de las azucenas el que emociona a mi humanidad,
y feliz ansío el tacto de la raíz del sol, causa y efecto.


*
El afecto con devoción a la Natura
cantando la libertad de lo posible.


*
Árbol Hombre, en conjuro la selva implora en un tañer vegetal
la no contaminación; también el mar, el viento y la conciencia.


*
Amistad de sentirme contento, latido que encerró la vida en mí,
hermanos de mi diseño, de esta pena y afilada flecha.


*
Adjunto momentáneos óleos del paisaje; así oleréis el incienso
cuando atravesemos el Jordán y rondemos las viñas del Señor.


*
Armonía que enarbolas los sentidos al despojo del tránsito,
todo espíritu, ente solar, imploro en acción y reacción.


*
Implora un jilguero ante leños ardiendo del sauce, pino y caoba;
no a la deforestación, sólo sirva la madera para cofre óseo.










RECONCILIO A LO RESECO
INSURGENCIA LLAMATIVA


*
A veces ni sé de mí, sino de la angustiosa fiebre cotidiana,
y así despertar mirando el levante que todo lo aclara.


*
Te conozco Mundo, nervio entretenido, ardor en mi poro,
desordenados continentes en tu rotación, globo terrestre y ozono.


*
Realidad, grabada en micras donde mis manos dan su presión,
y los deshielos invaden suburbios que decoran riscos y las colinas.


*
Reflexión en reconcilio de la otrora verde esperanza vegetal,
ante la proclama de los niños que nacen en insurgencia llamativa.


*
Existencia, templo donde la campana suelta sus pájaros sonoros,
y la soledad se divide entre sí, en azucenas viejas.


*
Eres el rostro del día depositado en las alboradas.
Existencia, en mis pómulos signas el paso de los años resecos.


*
Me conoces como el mar sobre el que pende la azarosa tormenta,
y vengo irreverente desde las rocas a las olas sobre las mareas.


*
Te pienso en el ocaso, cuando el sol cae en lontananza,
espléndida naranja que el infinito deja caer de sus manos.


*
Es la nueva infancia la cual convoca a un nuevo amanecer,
desde el sabio diálogo de la cucula enalteciendo su destino paloma.


*
Os dije Mundo, mientras organice mis días y zarpe al mañana,
brillará mi alma, abierta flor de corpulencia nazarena.


*
Recibiré mis afanes en el reconcilio, en hondura y
vitalidad,
y volveré cual nave a saludar el puerto enorme de la búsqueda.




De: EL ARRIERO Y LA MONTAÑA BAJO EL ALBA 
(2008, ediciones Universidad Nacional de Cajamarca)










Un cuy ciego cruza el parque de la vida


Abuela mantiene en sus arrugas- como película-
la música de un instrumento que no sabré si lo han descubierto.
Regreso de la calle comiendo galletas
cansado como un caballo de carrera,
alcanzando
dulcemente
morder la pulpa de vegetales,
atado a días o estacas.
En casa, en un rincón, criamos unos animalitos
que ni ellos saben su nombre.
Y -ha parido la cuya dos cobayos-
cuenta abuela a los invitados a la tristeza,
-pero uno-dice- ha nacido ciego, pobrecito.


Las Srtas. alfalfas,
se van arrugando como dedos de pianista.
Y, verdaderamente,
ese animalito ha nacido ciego como el hombre.
Pero nosotros tenemos ojos
(esto es innegable)
además que aún así no vemos dijo alguien ¿ recuerdan?


El cuycito se acomoda en rincones de su corral,
ciego y ciego. Lo siento
a muchas revoluciones por mis venas
y esto como música de antaras, da mucha pena.


Sol, ignoras la angustia de los ciegos:
-Están mejor porque no ven lo imperfectos que somos.
-Son como el corazón de un enamorado que sólo siente.
-Si les pegas en verdad te ofrecen la otra mejilla.
-Se desesperan por ver lo que sin pensar deformamos.
-Pero ellos ven lo que nosotros no veremos nunca.


Y este animalito, así fuera clavel meciéndose,
me estira sus brazos y me habla como mi hijo.


Y pienso, qué estarás haciendo con mi fotografía a esta hora?
si en verdad me eres fiel.
No sabes lo que sufro parado de cabeza
mirando este animalito
como pedazo de mi carne que muerden los lobos










Cierta tarde en el césped


Sea ondulación de agua en mis manos
el recuerdo de haber dormido en un parque.
Aturdida paloma la felicidad
desesperación de ciegos en los cines
habiéndome quedado con mi sombra solos.
En el césped
con ganas de salir de mi cuerpo.


He visto arder como antorchas
pedidos o flores de niños tristes
despertados por bulla de viajeros
acaecidos manzanos
niños
abiertos girasoles al crepúsculo.


¡Oh, infancia que no regresas!


Las horas avanzan
y llegan a mi oído lentamente húmedas.
Con la tarde
sujeto a mis emociones palpito libre.


Las manos del sueño se estiran
¿Qué música se balancea en las espigas?
Galletas de mi infancia
¿Qué es de ti casa mía?


Descontento regreso a mis latidos
Soporto la soledad que golpea puertas
y contemplo
pétalos marchitos
la esperanza sombrero agitado a lo lejos.


Pasa este día como un zorro
y estoy vivo
lo celebro escribiendo cartas
respiro la fragancia de las azucenas
inocentes árboles que florecen
mis años-otra vez mis años
barcos lejanos que piensan en mareas bajas.










El mundo (delgadita palabra)


Mundo al fin. Suspiro erosionado
palabra en timbre bajo-gaviota-
el día aletea
cuando me dueles Nostalgia.


Salgo de mi casa gritando iNostalgia! ¡Nostalgia!
Vida
gastada madre escalonando semilunas en mis manos secas
cielo insostenido a mis ojos.
Vida: ¿la lluvia es tu idioma? Di mentirosa.
¿Soy tu espalda de erguidas violetas recogidas al sendero
allá donde la muerte hace de la neblina su alma?


Quisiera alzarme desde mis raíces y recolectar embriones
en el viento que es un barco sin término
y adjuntar en un álbum las maneras ajadas...


Y libremente cantar. Río. Río. Cantar libremente,
penetrar por todos los pechos
como granizo que relincha su inutilidad, ¡ah!
Y ser el viento
para leer a gritos pinos del silencio
proclamando su nombre de caballo acuchillado
Oh, Mundo, Mundo.


Mundo- noticia trágica- para quien de memoria
anuncia las siete palabras:
últimas acaso que rolan por los huesos como rocío.


Abre tus brazos viejo arbusto y esparce un sermón de alivio
la luz
palabra olvidada
llueva en los huesos de la paz. Mi corazón abierto como fruta.


En tus senos imperfectos hermana
el amor se ha coagulado
y geranios tristes han muerto.
El Mundo gira. Nostalgia. Mundo. Nostalgia. Nostalgia
la lagartija antes de ser pisada sabe de su andar angosto.


Dad la vid, racimo de latidos,
para el hijo de corazón partido,
aún germinando
en medio de la carne o de la tierra.
Primavera ¿dónde dejaste tus trenzas?
¿Dice que la mañana las trae en tus manos de canciones?
Vida
Idéntica barca
que a lo lejos
nos enseña el pañuelo de luces ajenas al vivir
que a paciencia quebrada nos pertenece.


Mundo, martillazo en mi diente,
- mesa donde mis manos desmayan su rigor
- retazo de ala pendiente de la eternidad
- forma dormida
¿ osamenta envuelves a mi vida?
Vamos, apúrate hombre
y camina distinto al cangrejo del tiempo
admitiendo
a mi corazón
acaso piedra
que cae a tu viejo paso sonámbulo.










El miedo tiene alas


Pienso melografía que da pasos-lloriqueo- cae aguacero,
¿eres tú la Esperanza?
miro los pelos de la tarde
caer
y la tierra pierde su redondez propia viuda
empreñada toda de un rasgarse los dedos.


Esperemos el canto de la misericordia
al borde una vocal, orejita de conejo,
ese río que nos conduce a ti Pedro. Piedra. Piedra.


El miedo alborotado gusta retratarse en mi juego
de reír por la mañana con los nogales.
Opúsculo de eras. Día. Día:
hombre mojado hasta la cintura.


Dejemos de ser muertos en laderas mostradas al cielo
véngase la voluntad,
en escena de regadíos de transeúntes en mi interior.


Demasía de saltar de techo en techo. Tiempo cojo.


Debajo de un árbol sentarnos a su sombra,
trenzada soledad de la A flaca como una vaca.


Y sentimos dolidos, entre lengua y alma,
sabiendo que la nube
vuela lejos del corazón,
apagado fósforo, palito doblado.


Estacionada vida inconclusa. El miedo tiene alas.


Aunque cortemos nudos y cogollos
el maíz siempre será un pensamiento caído y reseco.


El miedo aumenta, engorda, hasta se para de puntillas
cuando la muerte
abre las ventanas de mi casa,
y mi corazón, triste y confundido,
redobla como tambor lejano.


Se rompen lámpara nautas y naufragamos.
Volvemos a nacer
en esta banca pajosa
de figura
triste
en este rincón pared del alma tonta en sus giros.


La voz se me apaga y se vuelve vegetal.


Este rato de miedo de encontramos
cada quien con su parte que le falta,
el hombre y sus membranas de orificios interminables.


Aquí, donde quedan óseas parábolas
el miedo tiene cuerpo, débiles dedos, perfil ligero.


¡A ver, anímese el primero y salte para su adentro!


Caifás salta en mi alrededor como trompo,
el mar agita sus brazos
resumida la Fe va en órbita invitada a cenar abrojos.


¡Cómo pesa el olvido al colocar su cabellera en nuestro hombro!
Y no poder reclamar al viento
el canto emergente de los pájaros,
propios e íntimos suspiros de la tierra removida.


Somos vida reversa, resbalándosenos la paz.
¡Oh tardío diluvio que nos faltas muy adentro!


Del libro: QUEBRADAS LAS ALAS (1983, Cuadernos del Hipocampo)