BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

miércoles, 11 de abril de 2012

6631.- INNA LISNIÁNSKAIA


Inna Lisniánskaia. Bakú, Azerbaiyán [1928]
Poeta. Vive desde mediados de los años cincuenta en Moscú.
Durante los años anteriores a la Perestroika su obra recibió poca difusión en Rusia. Participó en el Almanaque Metropol; después de su prohibición y de la persecución de algunos de los poetas más jóvenes del Almanaque, ella renunció a la Unión de Escritores de la URSS. No fue sino hasta finales de los años ochenta cuando publicó en el extranjero. Ha merecido los premios Alexandr Solzhenitsin (1999), el Estatal de Rusia (1999) y el de la Revista Arion (Vavilon).



Traducción de Ludmila Biriukova:


En la vida en extremo ruidosa
Donde impera el número
Quería ser inteligente
Pero no tuve fortuna.

En el tiempo breve
Del mal soberbio
Quería ser dócil
Pero no tuve fortuna.

En la memoria desmembrada
¿Qué ocurrió?
Quería ser bondadosa
Pero no tuve fortuna

En la esfera separada
El marcador estelar…
Hubiera sido absuelta
Pero no tuve fortuna.

1996






Tú eres víctima de los laureles, yo soy presa del espino,
Y no sentimos vergüenza en confesarlo,

Si a los ojos del tiempo miramos de frente,
–En lo mismo coincidieron Gólgota y Tabor–.

Somos jóvenes, y también demasiado viejos.
Primero, porque hemos sufrido

Golpes del destino. Y segundo,
Sólo a las víctimas mantiene vivas
La mano celestial.

1997




Se platea la Luna en una fuente de nube.
No somos nuestro propio juez ni tampoco de los demás.
Hubiera dormido dulcemente, pero he aquí la desdicha:
El mundo migra –se mueven los hielos y la gente,
Y también las estrellas se mueven– quién sabe a dónde.

Como lavanda, está azulino el amanecer.
El fuego invade mi alma, aunque la mente es clara:
En el abandono se encuentra el mundo, por eso es cruel.
Si duerme el pastor, se dispersa el rebaño,
Si duerme El Señor, se dispersa el pueblo.




.