BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

sábado, 14 de abril de 2012

6663.- SALVADOR CARDENAL BARQUERO


Salvador Cardenal
Salvador de Jesús Cardenal Barquero, cantautor nicaragüense nacido en México (México DF, 6 de octubre de 1960 - Managua, 8 de marzo de 2010), fue uno de los compositores y cantautores contemporáneos más destacados de Nicaragua y Centroamérica, además de poeta, pintor y ecólogo.

Carrera Musical
Inició su ejecución de la guitarra a los 17 años cuando recibió una guitarra como regalo al iniciar sus estudios en Panamá, como novicio jesuita. Dejó el seminario por la guitarra y se dedicó a componer sus propias canciones en 1979. Regresó a Nicaragua con la Revolución en pleno y se integró tanto a los cortes de café, como a la cruzada de alfabetización impregnándose de la naturaleza y la realidad de un país en zozobra.
Fue reconocido como pionero del canto ecológico en Nicaragua. En 1980 conformó el Dúo Guardabarranco junto a su hermana Katia Cardenal.
Desde sus inicios fueron integrándose a la vida cultural de Nicaragua y al movimientos de cantautores de América Latina, participando en festivales de canciones folk y políticas, su canto de amor en todas las expresiones, los llevaron a más de 30 países del mundo.
Salvador editó nueve discos con el Dúo y tres como solista, además escribió poesía, fue pintor y se graduó como ecólogo. Ganó el festival OTI nacional en 1986 con su canción "Días de amar".
Ganó también el II lugar Internacional como compositor de la canción "Dame tu corazón" interpretada por su hermana Katia en Estados Unidos en 1990.
Actualmente ejecutaba el proyecto de un museo para desarrollar arte y conciencia, "El Indio Desnudo" que será un lugar para gozar de productos naturales y arte, música y ecología, el proyecto lo desarrollaba con su esposa Marta Mejía. En sus últimos años, realizó regularmente conciertos con el Dúo Guardabarranco y como solista y escribió canciones con la misma frecuencia que hace casi 30 años cuando le regalaron su primera guitarra.
Salvador Cardenal, falleció a los 49 años de edad en Managua, Nicaragua, el lunes 8 de marzo de 2010 a las 12:10 horas en el Hospital Militar Escuela Dr. "Alejandro Dávila Bolaños", donde estaba hospitalizado desde el 24 de febrero de ese mismo año, luego de sufrir una prolongada enfermedad denominada Crioglobulinemia, la cual produce complicaciones en el sistema circulatorio y renal, las cuales desencadenaron otra serie de padecimientos.

Discografía
Con el Dúo Guardabarranco
Un Trago de Horizonte (1982)
Si Buscabas (1985)
Días De Amar (1991)
Casa Abierta (1994)
Antología (1995)
Una Noche Con Guardabarranco (en vivo) (2001)
Verdadero Pan (2003)
Cancionero (2005) (incluye libro de acordes para guitarra)
Dale una luz (2007)
Transparente Nicaragua (2008)
Como Solista
Tuyo lo que soy (2000)
25 años de Salvador Cardenal B. (2005)
Canciones Compartidas (2007)




SIN ÁRBOLES

Sin árboles en la piel, la tierra se muere de frío, sin su verde abrigo
Sin árboles, no hay nidos, no hay aves, no hay trinos en la madrugada.

Sin árboles los huracanes, derrumban volcanes
Sin arboles, se acaba el aire, que nos da la vida

Sin arboles en la piel, la tierra se muere de frío sin su verde abrigo.
Sin árboles, no hay ríos, no hay lluvias, ni gota de rocío

Sin árboles, huracanes sepultan poblados sin adiós.
Huracanes derrumban volcanes, sin perdón
No hay violines guitarras no hay flauta no hay tambor
No hay semillas no hay néctar no hay polen no hay verdor
No hay raíces que amarren la tierra no hay frescor
Huracanes sepultan poblados sin adiós sin arboles






DEJA LA TIERRA EN PAZ

Quien a la tierra venga hoy no encontrará los pinos besándose en el cielo
Como hace treinta y cuatro octubres
El remolino de mariposas y los delfines que bailaban en la costa
No sé si los encontrarás

Parece poco y casi me vuelvo loco cuando cortaron la ceiba.
Mira, basta, deja la ceiba en paz, dejá la selva en paz.
Deja la ceiba en paz, deja la selva en paz.

La gran ciudad es un mal invento
Al suave va cambiando lo verde por cemento, en vez de árbol un poste de luz.
Siempre en el mar caminé en la playa, me revolqué en la arena
Mirando concha nácar, caracol, estrella de mar.

Parece poco y en vez de caracoles, plástico, vidrio y latas.
Mira, basta, ya deja la playa en paz, dejá la costa en paz.
Deja la playa en paz, deja la costa en paz.

Hay que vivir libre como el viento
Nada en el mundo debe atrapar tu pensamiento, poco para estar contento.
Un día más es un día menos, hay que vivirlo amando la naturaleza
Vivo es el mejor momento.

Traigo canciones, como los árboles que dan su fruto de gratis
Mira, basta deja la tierra en paz, dejá tu alma en paz.
Ya deja la tierra en paz, dejá tu cuerpo en paz.






DÍAS DE AMAR

Vienen ya días de amar la casa que habitás
Días de amar la tierra vegetal, flor y animal
Vienen ya ríos con agua sin envenenar
Agua que beben los que tienen sed igual que usted.

Vienen ya bosques pulmones de la gran ciudad
Selvas que aroman en la oscuridad
Noches de paz que hacía falta la humanidad.

No, no es natural que en el planeta tanto ande mal
Que el hombre agreda al hombre
Que el hombre agreda al animal, al vegetal.

Se oyen ya loras gritando a gran velocidad
Niños jugando con felicidad, vuelvo a su edad.
Pasan ya cosas que alegran a la humanidad
Aires que huelen como a navidad en igualdad
Que hacía falta la humanidad

No, no es natural que en el planeta tanto ande mal
Que el hombre agreda al hombre
Que el hombre agreda al animal, al vegetal.

Vienen ya días de amar el mundo que habitás
Días de amar la tierra vegetal, flor y animal.





SI BUSCABAS

Si buscabas,
Un cuerpo complaciente
Que soltara tus amarras,
Que en tus nudos, desnudara
A tu animal más inocente.

Si esperabas,
Un fuego tan ardiente
Que encendiera tus cenizas,
Que te hiciera sentir brisa
Donde ya no había fuente.

Si añorabas,
Un corazón de refugio
Donde huir de tanta gente,
Que te hería y te quería
Para ser feliz un día.

Si soñabas,
Con buscar la libertad
A través de otra persona,
Que librara tus palomas
De las ansias de volar.
Que luchara en tu trinchera
De traer la primavera,
La encontraste.





VERDE VERDAD

Quiero vivir el natural, como animal que aprendió a amar
Como una fiera que el amor le volvió un hombre,
Ser luna y sal, ser sol y pan

Quien me hizo a mí, desnudito nací
Fue llorando que sobreviví, no traía nada.
Pero el verde bosque me dio, todo el cielo azul me lo dio
Todo el amor de mis amores, todos los colores.

Porqué dañar la verde naturaleza, que Dios nos dio
Porqué secar la fuente de la belleza y el verde amor
Porqué dañar la verde naturaleza, que Dios nos dio
Porqué secar la fuente de la riqueza y el verde amor
Verde que te quiero, verde tierra
Verde es que te quiero ver de verdad, verde verdad

Quiero vivir de frente al mar, en la montaña, no en ciudad
Porque el cemento, no te miento es un tormento
Ser playa y luz, nube y volcán.

Verde que te quiero, verde tierra
El que tumbe la selva será mi enemigo
El que pudra los mares será mi enemigo
Quien sangre los pueblos será mi enemigo
El que tenga una canción en rebelión que cante.





TUYO LO QUE SOY

Tuyo lo que soy, loco como estoy, todo te lo doy a ti.
Toma mi vida, mi guitarra y mis canciones,
Toma mi corazón.

Sana mi herida, basta una palabra tuya,
Un poco de tu amor, magia de niños,
Medicina de cariño, bálsamo tu mirar.

Quien me puso a vivir, no,
No sé qué sienta al verme sufrir.
Quien me puso a vivir, no sé qué siente
Al verme morir.

Te amo tanto, canto tanto,
Llanto tanto aguanto, te amo tanto, tanto.

Te amo siempre así, pobre y tan feliz,
Con sólo pensar en ti,
Te adoro en coro, te hablan mi loro y mi tucán
Canta tu canción.

Amor sublime, déjame que me recline
Sobre tu corazón,
Piensa cabeza, sólo piensa que la besas,
Para soñar mejor.




CORAZÓN DE NIÑO

Juan decía que tenía un plan, de viejo ir a vivir al mar pero nunca fue viejo
Por que el mar vino a traerlo y en las Costas de San Juan del Sur
Pintando está Juan de la Cruz un cielo para los que amó
Y un ángel cruza el tragaluz y me besa un labio herido.

Hoy Raymundo y todo el mundo vamos a ir a ver el cine de los cielos
Hoy sabremos si el teléfono de Dios está desocupado, está desocupado.
Juan contanos cómo hacer para tener amor y corazón de niño
Juan, sabremos el teléfono de Dios, el corazón lo sabe, corazón de niño.

Ser un ave del amanecer cantando de amor y placer al ver la madrugada
Y sumarse a la batalla de la luz contra la oscuridad
Del bosque contra la ciudad, del arte por la libertad
Del hombre que nació a vivir y morir en paz con todos.





CASA ABIERTA

Quiero estar bien con mis hermanos
De Norte a Sur, al fin del mundo
Saber oír y dar mis manos
Sudar jugando algo bien sano.

Todos aquí somos humanos
Que más me da el color, la raza
Dentro tenemos sentimientos
Que necesitan de sustento
Si adentro hay buenos sentimientos
No se pueden quedar adentro.

Aquí está mi casa abierta
Hay un plato por ti en nuestra mesa
Sombra de árbol para tu cabeza
Libro abierto a tu vida, mi puerta.
Casa abierta
La amistad no cuestiona tu credo
A la tierra le gusta que amemos
Sin distingo de culto y bandera
Casa abierta.

Quisiera darte buena suerte
Y ser tu amigo hasta la muerte
Que la distancia no me entuma
Y la amistad no se consuma.




ARARÉ EL AIRE

Araré, araré, araré el aire y sembraré el viento, plantaré un sentimiento.
Araré, araré, araré el aire, yo sembraré un canto, plantaré la esperanza.
Araré, araré, araré el alba y sembraré auroras, plantaré el horizonte.

Ay! el sentir, el querer, el soñar no se tocan,
Lo mejor no se toca, lo más grande en la vida.
Cuando me pides tocar la canción, ¿como haría?
No hay canción que se toque, son invisibles, son intocables, son intangibles.
Como el amor que es música en el alma, como el querer, oxígeno al espíritu.

Araré, araré, araré el desierto, yo sembraré un bosque, le daré agua de llanto del mundo.
Ay! que alma tan infeliz la del que arranca selvas, los pulmones del mundo,
La guitarra y la quena, la alegría y la pena, mi querer más profundo.
Como el amor que es música en el alma, como el querer, oxígeno al espíritu.

Como el amor defiende sus derechos, como querer oxígeno en el pecho,
Como sentir aromas en la selva, quiero heredar lo mismo que me dieron,
Oye maderero, primero sé sincero, mirá a tus nietos, ellos dirán de viejos,
Cuando era niño pude conocer un árbol, habían tantos que mi abuelo los talaba
Cuando era niño pude conocer un árbol, habían tantos que mi abuelo los talaba
Por camionada, nada, nada, ahora no queda nada, loco, loco, loco, ni un árbol junto al otro,
Nada, nada, nada, loco, loco, loco ni un árbol junto al otro. Araré, araré, araré el aire.





LEYLA

Madre mía adorada
Leyla, paz y luz de mi vida
Solo tú me quieres siempre
Leyla, Leyla

Y se bien que no he caído
Porque tú rezas por mí
Rezas por mí, rezas por mí
Leyla, leyla

Tú eres la única tierra donde yo nací
Leyla, tu eres la única patria
Donde soy feliz
Leyla, mi Lela
Leyla, Leyla