BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

sábado, 14 de abril de 2012

6673.- IBRAHIM TUQÁN


IBRAHIM TUQÁN
Palestino, nacido en Nablús el año 1905, hermano de Fadwa y miembro por tanto de la misma distinguida, culta y tradicional familia árabe. Tuvo una educación primaria y secundaria muy cuidadas. Siguió estudios universitarios, asimismo, en la Universidad Americana de Beirut. Ejerció el magisterio, el periodismo y la radiodifusión en diversos países árabes. Fue un hombre de salud muy delicada, frágil y enfermizo. Murió el año 1941 en el Hospital Francés de Jerusalén. La primera edición de su Diván, como obra póstuma, es de 1955. Ibrahim Tuqán fue excelente conocedor de la literatura árabe clásica, y en especial de la poesía de época abbasí; ello se transparenta en la calidad, recursos y alto nivel lingüístico de su obra propia. Este clasicismo evidente, sin embargo, va acompañado de una absoluta claridad, tanto conceptual como sintáctica, que facilita su comprensión y la hace extraordinariamente directa; intencionadamente, Tuqán evita todo posible confusionismo. Aunque se trata de un poeta radicalmente palestino, testigo de su pueblo, es también hombre que vibra en el arabismo. Su poesía amorosa, de otra parte, brinda, asimismo, facetas de cierta originalidad, entroncadas, sin embargo, en la específica tradición sentimental árabe.


MIL

Hay un número negro que no es trece,
pero que le supera en fechorías:
Es el número mil. Nunca se ha golpeado
con tanta y tanta saña a Palestina.
Hay un millar que emigra... Otros mil que se escapan...
Y mil turistas que entran, sin retorno.
Hay mil salvoconductos, y también mil maneras
de aliviarles todos los obstáculos.
Y en la mar hay millares... Parece que sus olas
están todas cargadas de navíos.



¡Ay, hijos de mi pueblo!
¿Tal vez después del sueño se despierta?
¿En esta densa sombra habrá algún rayo?
¡Por Dios, que no lo sé!... Y así, desesperado,
¿clamaré por Amín o invoco a Rágueb?






¡VOSOTROS!...

Vosotros, los devotos patriotas.
Vosotros, los que cargáis con “la cuestión”.
Vosotros, los que obráis sin hablar...
¡Bendiga Dios vuestros potentes brazos!
¡Cuántas “declaraciones” vuestras valen por un ejército
potente, con sus pertrechos bélicos a rastras!
¡Cuántos “congresos” vuestros nos devuelven
un glorioso pasado de conquistas omeyas!
Con las floridas fiestas que se vienen,
el final del país está a la puerta.
Reconocemos – sí – vuestros “favores”,
pero un deseo en el alma aún nos late:
¡Ya que nos queda un trozo de país,
sentaos, no sea que vuele, como el resto!






OPTIMISMO Y ESPERANZA

Enjuaga tus lagrimas, pues no te beneficia llanto ni sollozo.
Levántate, no te quejes de la vida, solo se queja el perezoso.
Abre con tu voluntad el sendero, y no preguntes donde esta ? el
sendero
Un hombre esperanzado nunca se extravía si se afana y es juicioso
??No!!..., ni se frustra el hombre si su objetivo es honroso.

Consumaste tu vida entre quejas y tristezas, pobrecito de t?.
Te has sentado con los brazos cruzados clamando :la vida lucha
contra mi Si tu no asumes la carga ¿quien lo hará por ti ?.

Tanto que clamas:"las lacras de la patria", siendo tu una de ellas.
Su mal es el pesimismo: acaso indagaste sus síntomas?.
Tu eres quien llevas el pico para reducirla a escombros.
Siéntate, no eres tu el que se afana por levantarla.
Y mira bien los lobos saciándose en sus estanques.

El pesimismo ya forma parte de tus palabras como por instinto,
cual cuervo que anuncia la ruina de las moradas
haciendo que su graznido sea oído por el mundo.
Esta es la verdad, y los enfermos de espíritu les hiere la verdad.
Se vislumbra el destello de una esperanza, guíate por su destello.

Tu vivir no seria estrecho si te afanaras por el y si su estrechez
dejaras de lamentar.
Pero te figuraste la enfermedad,
hasta que la imaginación al cuerpo pudo enfermar.
Y creíste que ya eras débil,
hasta que la debilidad en tus huesos se pudo instalar.
Al hombre le aterroriza la muerte si a la mortaja no deja de mirar.





EL MÁRTIR

Sonría, cuando el infortunio encoleriza.
Irrumpió, cuando el horror se desbordo.
Templados el valor y el animo,
firmes el corazón y el pie,
hizo caso omiso del padecimiento,
y el súbito dolor no le doblega.
Su alma esta a merced de su voluntad
que a otras voluntades anonadadas deja,
y en cuya mixtura se encuentran
huracanes y lavas,
mas junta lo revuelto e inmenso
con lo salido y descollante,
esta hecha del elemento del sacrificio
y de la esencia de la generosidad,
y es de la Justicia su ascua
cuyo calor a naciones liberes.

Por la senda de la grandeza caminaba
su morada en la eternidad avistaba
conseguirlo esposado o aniquilado, no le importaba,
presto a cumplir su empeño estaba.

Quizás la muerte le sorprenda
en la cárcel prisionero,
sin familia,
sin haber sido despedido ni llorado por un amado.
Quizás sea metido en tierra
hasta de su mortaja despojado
sin que sepamos si lo ocultan
sus cuencas o sus cúspides.
No importa donde su cuerpo esta
pues su nombre la eternidad llenar?.
Es el, el lucero guía
que se vislumbra en las tinieblas del desastre,
proyectando su luz en los ojos
que ya no concilian el sueño,
y arrojando fuego en los corazones,
que ya no conocen el rencor.

Que rostro mas resplandeciente,
que con decisión aborda la muerte.
Expira? enviando su melodía
que ya canta la gente:
"Soy de Días y de la patria"






MI PATRIA


Mi Patria
Mi Patria
gloria y belleza
sublimidad y delicadeza
están en tus colinas
Vida y liberación
placer y esperanza
están en tu atmósfera
Los verás?
Segura y confortable
sonora y honorable
Los verás?
En tu eminencia
alcanzando las estrellas
Mi Patria
Mi Patria
La juventud no se cansará
Su objetivo es tu independencia
0 ellos morirán
Nosotros beberemos
de la muerte
pero no esclavizaremos
a nuestros enemigos
Nosotros no queremos
una eterna humillación
tampoco una miserable vida
Nosotros no queremos
Pero regresaremos
Nuestra gran gloria
Mi Patria
Mi Patria
La espada y la pluma
son nuestros símbolos
No reprendemos
tampoco reñimos
Nuestra gloria y acuerdo
y un deber a cumplir
nos agita
Nuestro honor
es una honorable causa
una bandera levantada
0, tu belleza
en tu eminencia
victoriosa sobre tus enemigos
Mi Patria
Mi Patria