BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

lunes, 16 de abril de 2012

6676.- IZZIDIN AL-MANASRA




IZZIDIN AL-MANASRA
Nació en Hebrón, PALESTINA en 1946 y obtuvo en 1981 la cátedra de literatura eslava de la Academia búlgara de Ciencas. Trabajó como editor y ha publicado muchos volúmenes de poesía. Está considerado uno de los primeros poetas palestinos de la protesta y la resistencia.


VISITANTES

Visitantes del Amanecer
En las entradas de las capitales,
yo le encontré distraído y triste,
un hombre con la figura tan
preocupada que se sobrecargó
como un ciprés,
inclinándose y silencioso,
a pesar de los vientos que lo
agitaron
cuchicheando por las noches,
pero él no responderá al viento.
En las puertas de las capitales
yo no puedo nombrarlas
pero canto sus nombres árabes
cuando los problemas reinan.
Llamo a las capitales cuando
las balas masacran
a los niños de mi gente.
Les llamo, grito, pero nadie
contesta.
Ellos han viajado por todo el
oeste, y el norte.
Deseo que vengan al Este. Deseo
que vengan los protagonistas del
exilio, sirvientes de extranjeros.
En el tiempo de cosecha ellos
cantaron bajo los pinos
pero ninguna cosecha fue para
ellos sino para aquellos hombres
de corazón duro que poseen la
tierra del exiliado.
No me sepultan en ninguna capital árabe,
todos ellos me han
torturado durante mucho tiempo,
no dándome más que muerte,
sufrimiento, pobreza
y martirio a los vecinos de mi
sepultura.
Aquellos nuevos compatriotas,
por siempre extranjeros es
compatriota en el extranjero.
No, no me entierran en ninguna
capital árabe
en el perdón de esta prueba!
En la puerta de las capitales le encontré
su cabeza se inclinó para siempre
inmortal como la tierra
de Hebrón,
orgulloso como las montañas
de Safad.
Él fue suave como el vino viejo
cuando está dentro del cuerpo.
Yo he tentado a las estrella,
a acompañar su bella salida.
una estrella le guarda, y una
doncella linda cuida de él para siempre