BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

sábado, 28 de abril de 2012

6746.- ALBERTO OSÓRIO DE CASTRO



ALBERTO OSÓRIO DE CASTRO
(1868-1946)
Nacido em Coimbra, PORTUGAL, allí se formó en Derecho, habiendo sido uno de los fundadores de la revista Bohemia Nova (1889), al lado de António Nobre y Alberto de Oliveira, colaborando en ella con poemas y artículos en el ámbito del Decadentismo- Simbolismo. Sus errancias por el Oriente como magistrado, iban a marcarlo profundamente, tal como a Camilo Pessanha, de quem era amigo íntimo. Las marcas de ese orientalismo son visibles en su poesia, desde Exiladas (1895) hasta A Cinxa dos Mirtos (1905), Flores de Coral (1908), oSinal da Sombra (1923). Su libro A Ilha Verde e Vermelha de Timor manifiesta su ligazón profunda con ese territorio, habiendo vivido también en la India y en Angola. Uma pulsión neurótica y febril recorre sus poemas, donde la obsesión de la muerte predomina. La visión sutil de los paisajes orientales les da una tonalidad extraña, a la que no son ajenas la incorporación de elementos bebidos en la poesia china.


TEXTO EN ESPAÑOL
Traducción de Rodolfo Alonso



ORACIÓN DEL FIN

Sol poniente – de espadas corazón traspasado...
¡Luz del atardecer, Señora de Dolores!
Escóndenos, ¡oh madre! el corazón golpeado
En manto virginal de muertos esplendores.

¡Salve-Reina, madre de infinitra dulzura!
Del cielo en que agoniza nuestra alma sin norte
Lanza tu mirar místico de luz y de amargura
A la eterna Injusticia, y al hedor de la muerte.

¡A tí clamamos, nos, desterrados del mundo!
Envuélvenos, ¡Señora! en tu manto sereno...
Triste es la tierra, el azul tan distante y profundo
Es rubio y dorado como el dulce Nazareno.

¡Toda en sangre resurge la tragédia divina!...
¡Oh Jesús, oh Jesús! Vagan ya por los cielos
Sobre tu desnudez purpurada y cenceña
Sombra y tinieblas – dolor y maldición de Dios.

La noche está cayendo, y sus vagos terrores...
Escóndenos, ¡oh luz! en manto de oro y rosa,
¡Oh luz de atardecer, Señora de Dolores,
Oh clemente, oh piadosa, oh dulce, oh dolorosa!






CRISANTEMOS

Tan lejos del Fúsi-no-Yama,
En nuestro otoño, los exilados
Crisantemos de tierra en llama,
Florecen en días helados.

De su canto de flama
Aun mal desacostumbrados,
Florecen en días helados,
¡Tan lejos del Fúsi-no-Yama!

Y una noche negra de lama,
Los que vieron cielos dorados.
Caen en las charcas, dehojados...
¡Lejos de todo lo que se ama,
Tan lejos del Fúsi-no-Yama!



Textos extraídos de la obra POETAS PORTUGUESES Y BRASILEÑOS DE LOS SIMBOLISTAS A LOS MODERNISTAS; organización y estúdio introductorio: José Augusto Seabra.  Buenos Aires: Instituto Camões; Editora Thesaurus, 2002.  472 p. ISBN 85-7062-323-2




TEXTO EM PORTUGUÊS



ORAÇÃO DO FIM

Sol poente – coração de gládios trespassado...
Ó luz do entardecer, ó Senhora das Dores!
Esconde-nos, ó mãe! O coração magoado
N´um manto virginal de mortos esplendores.

Salve-Rainha, mãe d´infinita doçura!
Do azul onde agoniza a nossa alma sem norte
Lança o místico olhar de luz e d´amargura
Sobre a eterna Injustiça, e a prodridão da morte.

A ti brindamos,nós, degradados do mundo
Envolve-nos, Senhora! em teu manto sereno...
A terra é trist, e o céu tão distante e profundo
É ruivo e flavo como o doce Nazareno.

Toda em sangue ressurge a tragédia divina!...
Ó Jesus, ó Jesus! Erram já pelos céus
Sobre a tua nudez purpurada e franzina
Trevas e sombra – a dor e a maldição de Deus.

A noite vem descendo, e os seus vagos terrores...
Esconde-nos, ó luz! n´um manto d´oiro e rosa,
Ó luz de entardecer, ó Senhora das Dores,
Ó clemente, ó piedosa, ó dolorosa!


                            (O Intermezzo, n. 4, 1890)






CRISANTEMAS

Tão longe do Fúsi-no-Yama,
No nosso outono, as exiladas
Crisantemas da terra em chama,
Florescem em tardes geladas.

Do seu canto natal de flama
Ainda mal desacostumadas,
Florescem em tardes geladas,
Tão longe do Fúsi-no-Yama!

E uma noite negra de lama,
As que viam noites doiradas,
Caem nas charcas, desfolhadas...
Longe de tudo o que se chama,
Tão longe do Fúsi-no-Yama!


                            (Exiladas, 1895)


http://www.antoniomiranda.com.br/iberoamerica/portugal/alberto_osorio.html