BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 29 de abril de 2012

6755.- CARLOS DE OLIVEIRA



Carlos de Oliveira, (1921, Belém, Brasil - 1981, Lisboa, Portugal), fue un poeta y novelista portugués.
Su familia, de origen portugués, vivía en Brasil, y se traladó a Portugal en 1923. Se licenció en Filosofía e Historia en la Universidad de Coímbra.
Aunque de familia de origen portugués, Carlos Alberto Serra de Oliveira nació en Brasil, en Belem, en el estado de Pará, en 1921. Con sólo dos años de edad, se desplazó a Portugal, al municipio de Cantanhede, distrito de Coimbra, en cuya parroquia de Febres su padre ejerció como médico. Se licenció en Historia y Filosofía en Coimbra y participó en las revistas Seara Nova y Vértice. Llevó una vida retirada, alejado de la fama, y aunque vivió siempre en Lisboa, se desplazó con frecuencia a la región norteña de A Gandara, que convirtió en escenario de sus obras. Murió en Lisboa, en 1981, dejando una obra compuesta por cinco novelas y varios libros de poesía, recogidos en el volumen Trabalho poético, publicado en 1978.
Ligado desde sus comienzos al neorrealismo literario portugués, publicó su primer libro de poemas, Turismo, en 1942. Reunió toda su obra de casi treinta y cinco años bajo el título de Trabalho Poético. En palabras de Ángel Campos Pámpano, «el trabajo creativo de Carlos de Oliveira, sin olvidar nunca el carácter social e histórico de la escritura, procura siempre modular con rigor las palabras, depurando al máximo la materia verbal, condensando espléndidamente el verso o el párrafo». Entre dos memorias (Entre duas Memórias), 1971, se traduce por primera vez íntegramente al español. Anteriormente, también Ángel Campos Pámpano había traducido Micropaisaje, en 1987, y la primera sección de Entre dos memorias, «Cristal en Soria» (Espacio/Espaço Escrito, 8, 1992), un homenaje a la Soria de Machado y al Guernica de Pablo Picasso. Su precisa estructura y su exigencia formal hacen de este libro uno de los más significativos de la trayectoria de su autor.

Obra publicada

Poesía
Turismo (1942)
Mãe Pobre (1945)
Descida aos Infernos (1949)
Terra de Harmonia (1950)
Cantata (1960)
Sobre o Lado Esquerdo (1968)
Micropaisagem (1969). Publicado en España como Micropaisaje por la editorial Pretextos, con traducción de Ángel Campos Pámpano.
Entre Duas Memórias (1971) Publicado en castelano (Entre Dos Memoria) en 2009, por Calambur (www.calambureditorial.com) O. Díaz Aldret
Pastoral (1977)
Trabalho Poético (1977-78)

Ficción
Casa na Duna (1943)
Alcateia (1944)
Pequenos Burgueses (1948)
Uma Abelha na Chuva (1953). Publicada en España en 2009 con el título Una abeja en la lluvia por KRK Ediciones [www.krkediciones.com] con traducción de Xavier Rodríguez Baixeras.
Finisterra (1978). Publicada en castellano en 2010, por KRK Ediciones (www.krkediciones.com) Dato: O. Díaz Aldret

Crónica
O Aprendiz de Feiticeiro (1971)




INFANCIA

I

Tierra
sin una gota
de cielo.


II

Tan pequeñas
la infancia, la tierra
Con tan poco
misterio.

Llamo a las estrellas
rosas.

Y la tierra, la infancia,
crecen
en su jardín
aéreo.



III

Transmutación
del sol en oro.

Cae en gotas,
de las hojas,
la mañana deslumbrada.




IV

Llamo
a cada rama
de árbol
un ala.

Y los árboles vuelan.

Pero se hacen más hondas
las raíces de la casa,
más densa
la tierra sobre la infancia.

Es el otro lado
de la magia.




V

Y la nube
en el cielo hace rato,
agua suspendida porque quise,
se desmorona y cae.

Caen con ella
los árboles voladores.





VI

Cielo
sin una gota
de tierra.

(De Turismo, 1942)





EL TRANSEÚNTE

Traigo noticias del hambre
que corre en los campos tristes:
soltó sus furias el viento
y tú, miseria, persistes.

Tristes noticias os doy:
han caído espigas del tallo,
se fue el galope del viento
y tú, miseria, quedaste.

Ya se fue la noche, el día,
huyó el color de los astros:
y, estrella en los campos tristes,
sólo tú, miseria, velas.





ELEGÍA DE COIMBRA

Ve la luna de marzo en los tejados
y a la luz adormecida
lloran las casas y los hombres
en las colinas de la vida.

Corren las lágrimas al río,
a ese valle de dolores pasados,
pero lloran las paredes y las almas
otros dolores que no fueron perdonados.

A los que vendrán después de mí
caiga en suerte otra herencia:
el oro depositado
en las orillas del recuerdo.

(De Mae pobre, 1954)





CAPRICHO

Un pájaro de otoño
en el jardín;
un ave para deshojar,
como se hace a las rosas,
pluma a pluma;
o algo por el estilo.

(De Colheita perdida, 1948)






CAL

La cal,
el amor guardado
para los muertos,
disolvente perfecto
de tu soledad
descarnada
en mi pecho,
la cal,
el corazón.





OTOÑO

¿Si eras la flor de Octubre, en oro viejo,
que Antônio Nobre fue a arrancar del tallo,
de donde te vino este fulgor bermejo
que a sus ojos tristísimos negaste?






ELEGÍA EN LLAMAS

Arde en el hogar el fuego antiguo
del amor irreparable
y de súbito tu rostro me aparece
entre llamas y llanto, vulnerable:

Cual si los sueños otra vez muriesen
en la luz del recuerdo
y fuese de tus ojos sin esperanza
que corriesen mis lágrimas.





VIENTO

Las palabras
centellean
en la selva del sueño
y su rumor de corzas perseguidas
ágil y esquivo
como el viento
habla de amor
y soledad:
el que os hiera
no hiere en vano,
palabras.





IMAGEN

Cardos
en tu loor
pisados
por cuantos ya vinieron
de pies desnudos
lacerados
a cantarte antes que yo
cardos
a tu imagen patria
de tojo.





INFANCIA

Sueños
enormes como cedros
que es preciso
traer de lejos
en hombros
para encontrar
en el invierno de la memoria
este rumor de luz:
tu perfume,
leña
de la melancolía.





ORO

El día enciende
tu mirada
y no te deja
adormecer
sin que esa luz
sea clavada por el puñal
del sol
en la eternidad,
halo breve
y dorado
como el poema.