BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

viernes, 4 de mayo de 2012

6795.- JORGE CANESE



JORGE CANESE (Asunción, PARAGUAY 1947) : Poeta y narrador. Médico de profesión y profesor de la Facultad de Ciencias Médicas de Asunción, Canese integra la denominada «promoción del 70» y ha estado vinculado a la segunda época de la Revista Criterio (1976-77).
De sus numerosos poemarios publicados se destacan los siguientes títulos:
MÁS POESÍA (1977),
ESPERANDO EL VIENTO (1981),
PALOMA BLANCA, PALOMA NEGRA (1982) -uno de los pocos libros censurados y secuestrados (durante la dictadura de Stroessner) el mismo año d su publicación-,
AHÁTA AJU (1984),
DE GUA'U (LA GENTE NO CAMBIA) (1986),
KANTOS DEL AKANTILADO (1987),
ALEGRÍAS DEL PURGATORIO (1989),
INDIOS-GO-HOME/ACCIDENTES EN LA VÍA HÚMEDA (1994) -breve edición con dos textos que lleva, apropiadamente, doble título
AMORPURO Y SINCERO (1995).

En narrativa es autor de
¿ASÍ-NO-VALE?(cuentos; 1987),
STROESSNER ROTO(novela; 1989),
PAPELES DE LUCY-FER(género mixto: novela-poesía-ensayo; 1992),
EN EL PAÍS DE LAS MUJERES(cuentos; 1995),
APOLOGÍA A UNA SILLA DE RUEDAS(1995), librito que reúne cuatro breves ensayos satírico-paródicos sobre la problemática nacional,
LOS HALCONES ROSADOS (novela; 1998).

Canese es también iniciador y editor de «Ediciones de entrecasa», editorial fundada en 1993 pero presentada públicamente -con sus primeros tres lanzamientos- en febrero de 1997.


CONFIESO QUE HE PECADO

PADRE: he pecado,
he pecado gravemente
contra las leyes de Dios y de los hombres,
he robado a mis vecinos,
les he sacado sus tierras,
les he quitado el pan de la boca
a sus hijos y a sus mujeres encinta.

PADRE: he pecado,
he asesinado a los horneros,
he destruido sus nidos,
he bombardeado canchas de fútbol
y matado innecesariamente
a sus hinchas indefensos.

PADRE: he jugado a tantos
que ya no llevo cuenta,
los he enloquecido poco a poco,
con mucho oficio;
he manchado a sus mujeres
por orden -padre-,
todo ha sido por orden superior.

Bien,
vete en paz, hijo de puta,
ego te absolvo
in nomine patris,
et filii
et spiritus sancti
amen.

(De: Paloma blanca, paloma negra, 1982)






MENTIRAS CONVENCIONALES

Esperaba escribirte mentiras convencionales,
pero me engaño
y mis monolíticos embustes
casi parecen verdades.
Tanto engaño mentiroso,
tantas dudosas mentiras me fueron dando
cierta solidez,
cierto mentiroso oficio.
Y ante este ficticio tribunal imaginario
contemplo la ristra,
la larga serie de collares y caracoles,
mis sólidos bodoques acomodados,
esa mentirosa ruleta en la que siempre
salimos perdedores.
Mis mentiras iniciar el juego de la muerte
y la primera bola es un engaño más
y ya no sé si soy yo mismo o quién es
el que sigue distribuyendo pelotas engañosas
me repienso retrocediendo en la escalera
y son los pasos ciegos: uno, dos
nunca se sabe
quién tiene la pelota,
quién dice las mentiras,
quién se engaña escribiendo cosas.
Alícuota de vino helado en el suburbio,
un cangrejo inerte asoma
entre el pirí de unos recuerdos mal paridos.

(De: Aháta aju, 1984)






PALOMA BLANCA...

PALOMA BLANCA PALOMA NEGRA:
nadie podrá decir que no eres igualmente bella,
igualmente blanca en las alturas,
igualmente negra en los combates.

Las gotas calzarán en el agujero preciso
y un néctar reinventado rebrotará de la hermosura.
Peregrino caminante llego a tu mundo.
Profano ignorante quiero emplear tu lenguaje.

Es otra mano la que empuña mis dedos.

Y conste que no te culpo
porque no supiste ver ni prever las consecuencias:
la desnudez ridícula del primer beso,
el día claro aquel que amaneció lloviendo.

La negra empezó a moverse. A sacudirse suavemente. A temblar. Empezó a correrle la baba por los cuatro costados. Ku-añá. ¡Oh musa de las desviaciones! Repito: yo soy el que soy. El que es. El que siempre fue. El boludo que aunque a veces no es, sigue siendo.

Vellos de serpiente y corazón de buey:
una economía salvaje.

Tanto teatro me confunde. Ya no soy yo -o casi-
y entre sacudidas, turgencias tangenciales y apretones apretados, remonto el infinito una vez más y ya casi es de día-mediodía (medio-zombi), es tiempo de mujer que dice ¡ya! o basta-exagerado: es suficiente.

¿También después?

Casi como decir
que sin quilombo no hay alegría.

(De: Amor puro y sincero, 1995)





DICEN
QUE EXISTE
EL CIELO



UN VICIO MAS

Hoy he descubierto
un vicio nuevo,
uno más entre tantos
que uno al final adquiere
en este mundo de imperfecciones memorables.

No me lo he podido callar,
porque me duele
como todo buen vicio auténtico
desde el fondo del alma.

Así te llamo y te grito sin pausa
hasta elespasmo del aliento.
          ¡Ay dios,
         qué podré hacer para olvidarte!





¡AY TELÉFONO!

Sonará el teléfono
y escucharé tu voz.

Te sentiré tan lejos y tan cerca,
y queriendo alcanzarte
te diré palabras cariñosas,
inútiles y perdidas
en la imposibilidad de tocarte,
de sentirte cerca mío,

para que me digas que existo
y para que me cuentes
que no me devorarán
     el tiempo
     y el olvido.






PORQUE ESTABAS A MI LADO

En medio de una hermosa noche clara,
plagada de monstruos y luceros
sentí tu cuerpo
junto al mío.

Un caramelo,
un cigarrillo,
el gusto a infinito de tus pechos
y tus ojos siempre negros
escrutándome desde lejos,
mirándome desde tan cerca.

Tus caricias y tus besos
me alzaron en andas,
y reconozco
que estuve al borde de la locura,
muy cerca de la felicidad.

Soñé entonces
con el paraíso perdido de los incas,
con todo tipo de dioses tutelares
malignos y benéficos,
y me quedé contigo
porque estabas a mi lado
y porque me estabas mirando.






MARIPOSA TRISTE

Desenredé extasiado
los botones de tu cuerpo,
buscando el amor, la locura,
o yo qué sé qué cosas.

Y en medio de mi búsqueda encendida
encontré una mariposa triste
mirándome hacia adentro,
esperándome en el fondo de las cosas.

Te sentí pequeña,
acurrucada y cómplice
y te quise besar una vez más,
pero ya no estabas.






CON MI ALMANAQUE A CUESTAS

Como todos los años
llegará setiembre
y te extrañaré más que nunca,
          más que ahora.

Recordaré nuestras horas felices,
y mi mente buscará en vano
           tu presencia,
tu perfume de mujer hasta el alba.

Viejo y solo
me caerá la muerte pensando en setiembre,
en nuestro setiembre eterno
      y en ese amor
      que nunca pudo ser verano,
       y que siempre estuvo
más allá de las cosas simples.






DICEN QUE EXISTE EL CIELO

No sé
si te veré en el más allá.

Dicen que existe el cielo
y que allá las mariposas
nos ayudan a vivir
y a encontrarnos.

No sé
si nos veremos más
a lo largo del camino.

No sé si te veré mañana
cuando levante el sol
y seamos
nada más que dos seres
en la rutina del universo.

Esperaré a que llueva
y recordaré tus ojos.







DESPUÉS DEL DILUVIO

Una lágrima,
                       casi una lágrima.

Un suspiro.
Un sollozo,
                    casi un sollozo,
                    casi una lágrima
era yo
después del adiós,
                                   casi después del diluvio.






ESPERANDO EL VIENTO


SEGUIRE BUSCANDO

          Busco
detrás de cada flor
            un pétalo,

detrás de cada pétalo
             un aroma diferente,

detrás de cada beso
              una pasión,

detrás de una caricia
un tiempo distinto y más hermoso,

detrás del tiempo
              una respuesta

y más allá de todas las respuestas
               algo que me ayude a vivir,
               algo que me ayude a soñar,
               algo que me ayude a estar presente.







EL TIEMPO DE LAS FLORES

Me gustan los horneros
con sus nidos redondos
     porque no se parecen
a los de ametralladoras.

Me gustan las carretas,
los cometas y la música,
     porque no se parecen
a los tanques
ni al ruido infernal de las batallas.

Me gustas tú,
con tus bikinis y tus sonrisas,
     porque no parecen
uniformes de campaña,

     y porque te quiero
más allá del odio cotidiano,
de las escaramuzas
y de los tiroteos suburbanos.






DESDE EL CAMPO DE BATALLA

Combatiremos en la guerra
como buenos enemigos,
y nos daremos un beso
después de la batalla,
después de cada escaramuza.

Pelearemos con amor
por nuestro amor, por nuestra búsqueda,
y en medio de tantas confusiones
nos tiraremos con platos
y con flores.

Escucharemos música.
La dulce melodía de los tiroteos
y el silbido de las balas
impactándonos el alma,
agujereando lo que más queremos,
nos hará pensar
en los hijos, en la vida
y en ese amor que tanto nos duele
y que tanto cuesta.

No sé
quién saldrá ganador
después de tanto despelote,
pero lo seguro y cierto
es que quedaremos extenuados,
con muchos tiros en el cuerpo,
y en el fondo de las cosas
quedará un cariño infinito,
ese que nunca tuvo comienzo
y que siempre estuvo presente
entre nosotros.