BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 6 de mayo de 2012

6879.- LUIS REYNALDO PÉREZ



Luis Reynaldo Pérez. (Santo Domingo, REPÚBLICA DOMINICANA 1980). Poeta, narrador, editor, gestor cultural, antólogo. Edita la revista online Luna Insomne. Fue miembro fundador y coordinador del Taller Literario Litervolución (20102011). Miembro del Taller de Narradores de Santo Domingo, del colectivo multidisciplinar Coleactivo y miembro fundador y coordinador editorial de El Arañazo, Colectivo Literario. Temblor de lunas, con el cual ganó el Premio Único del I Concurso Nacional de Haiku, será presentado en el marco de la XV Feria Internacional del Libro de Santo Domingo en abril de 2012.





insomnia

tengo tu nombre reventando mis sienes
y el temblor de tus manos
me sube por el pecho
y se hunde como un pájaro muerto
en mi boca




Escrito hace tres minutos

A veces sucede que tengo ganas de morder el horizonte

como un perro hambriento de cielo
y me conformo apenas
con ver desde estas cuatro paredes
sin tiempo
la esquinita de mar que se cuela por la ventana
y en la que se mira el cielo
como una muchacha vanidosa
que se alista para salir de fiesta con los soles.





poestar

soñé que era un poestar
un rockstar de la poesía
y que las grupies me enseñaban las tetas
y los muchachos vestían camisetas con mi rostro
moviendo la cabeza
drogados con las palabras que salen de mi boca como cucarachas
se meten por sus oídos
volviéndolos
mecánicos zombie borregos
poestar
llenando teatros estadios discotecas
las luces brillando sobre el escenario
y yo allí sintiéndome Bono o Dylan
cegado por el flash de los paparazzi
alabado por peluqueros
ministros
putas
colmaderos
taxistas
diputados
plataneros
homosexuales
tecatos
megadivas
los versos retumbando en las bocinas de los colmadones
los versos regándose como una humareda sobre santo domingo
los versos ardiendo en café atlántico, en las kermeses, en la Guácara Taína
los versos rodando en la boca de los buhoneros de la duarteconparís
los versos inundando las avenidas llenas de hoyos y basura
mi nombre en grandes letras de neón sobre la azotea de Plaza Central
despierto
y sólo soy un montón de huesos
que escribe poesía

que gasta la vida
entre carros de concho y esquinas llenas de desperdicios
entre vendedores ambulantes y árboles antiguos heridos por historias de amor
entre sueños que corren hacia la oficina y este cielo áspero que cubre la ciudad
albañil que construye casas de palabras
en las que se esconde
de un sombrío futuro
en el que los poestars dominan al mundo
y la poesía yace muerta sobre las paredes de los museos.






La montra

yo soy la montra
la que camina por la calle del conde
como si estuviera en una pasarela de oscar de la renta
a los hombres se les sale la baba cuando me ven
y yo de reojo veo cómo entre sus pantalones
crece un animal siniestro que quiere morderme
el cuero más cotizado de la zona
la que bebe romo a pico e botella en el colonial
y cuando está borracha se sube en el mostrador a hacer striptease a ritmo de
    dembow
la emperatriz celeste del parque duarte
la que enrola cigarrillos de luna sentada en la placita billini
la golosa la que se come un hombre de desayuno
otro de comida y todos los que aparezcan de cena

la montra la que tiene el culo más grande que un vagón del metro
la de las tetas de mango
presidenta advitam de asodopica

ando con una navaja en la cartera para picotear a las putas que me hacen
    competencia
ahí la llevo junto al perico y el romo entre los libros de poesía y un cidi de omega

yo soy la montra la que planchando sábanas con la espalda
compró un apartamento en naco
la amiga de sobeida y de los poetas de los ochenta
a la que el Terror le cantaba “mi amada es una perdida”
la que se sienta a hablar sobre Cioran en el palacio de la esquizofrenia y para
    matar
las tardes juega ajedrez con Roque
la que escribe poemas de amor
y anhela reencarnar en una megadiva o en un diputado que es casi lo mismo
la montra la degraciá
la que llora escondida en el baño el maldito vacío que la carcome

ese bulto amoratado
sembrado de gusanos soy yo

ese terreno preñado de puñaladas
que Cavada muestra en el noticiero
es todo lo que queda de mí.

¿Qué más quieres que te cuente?







Punto final

La sangre como un torrente de luz
recorre los túneles que reptan bajo mi piel
y se apila en mis ojos plagados de asfalto

sale a recorrer certera
pasea sigilosa los muros de las ciudades
y se pinta en los rostros de los transeúntes

regresa la sangre a mí
como una canción desplumada por el viento
recorre mis dedos
se vierte quieta sobre el teclado
caracteres dibujados en una pantalla luminosa

la sangre se va haciendo poema
y yo
casi dormido
coloco el punto final




danza

los cuerpos se mueven
como ciegos tocándose en su oscuridad

los cuerpos se enlazan
como ángeles de luz deslumbrantes en la noche

los cuerpos se enfrentan
como espadas de fuego radiantes y eternas

los cuerpos se tocan
y una lluvia de estrellas golpea la tierra

los cuerpos bailan
se detiene el mundo.




efectos secundarios

mientras escribo
las paredes se pintarrajean de peces y flores
y un mar de estrellas golpea estrepitosamente el techo

mientras dibujo sobre el papel las palabras
miles de duendes invaden la habitación
desparramando por el suelo sus historias

mientras trazo sueños sobre el papel
un hada vestida de luz
susurra milagros en mis oídos

mientras esparzo sobre el papel
trazos de mi andar
afuera se detiene el tiempo
y sólo aquí
entre estas cuatro paredes
llenas de peces y flores
continúa indetenible la vida





sazón

por sus caderas va bajando
raza antigua que la mueve

por sus poros cae
la sal que emerge de sus adentros

por su piel quemada por siglos y soles
van descendiendo chispas que encienden
las miradas carnales que la devoran

en sus pies se mete el tres y la maraca
agitándola hasta que se rinde la noche
al ataque del nuevo día

se mueven rítmicas sus formas
dominadas
por tambores y sudores
por bríos y arrebatos

la música la envuelve
en su ropaje de fuego
arde su cuerpo
y ella baila
mientras a su alrededor
sigue rodando indiferente
la ciudad
—animal vivo que avanza en la oscuridad—

ella baila
solitaria
no importa más
que el contoneo agresivo
de su ser contra el mundo
no importa que la vida continúe serena
ella baila.