BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

viernes, 11 de mayo de 2012

6915.- IVÁN EGÜEZ



IVÁN EGÜEZ Nació en Quito, ECUADOR en 1944. Novelista, poeta y ensayista. Fue parte del Consejo de redacción de la revista literaria la Bufanda del sol. Textos suyos se han publicado en importantes medios nacionales y extranjeros. Con respecto a su narrativa, el crítico Raúl Vallejo, destaca: "(...) utiliza en sus cuentos un lenguaje poético con ciertas características barrocas, recurre al humor como una posibilidad de recuperar una picaresca para nuestra literatura, presenta personajes que llevan su sentimiento al límite de la entrega, al punto trágico donde las palabras y los gestos se consuman en actos significativos; el cuerpo social es implacable con los individuos que lo conforman y Egüez no se fija en localismos y ubica sus historias en lugares que puedan ser cualquier lugar." En lo tocante a su poesía, Hernán Rodríguez Castelo, expresa: "En Calibre catapulta su poesía fue directa y simple como la piedra que el niño lanza con la honda de fabricación casera. La retórica se puso al servicio de la voluntad de herir, zaherir y denunciar: hipérbole ('Aunque Ud. no lo crea'), ironía, caricatura, sarcasmo, grotesco."


BIBLIOGRAFÍA


     Novela: La Linares -Premio Nacional "Aurelio Espinosa Pólit" (Quito, 1975); Pájara la memoria (Quito, 1985); El poder del gran señor (Quito, 1985); Lorena y Bobby (Quito, 1999); Sonata para sordos (Quito, 1999). Cuento: El triple salto (Quito, 1981); Anima pávora (Quito, 1990); Historias leves (Quito, 1995); Cuentos inocentes (Quito, 1996); Cuentos fantásticos (Quito, 1997); Cuentos gitanos (Quito, 1997). Poesía: Calibre catapulta (Quito, 1969); La arena pública y lo que era es lo-que-era (Quito, 1972); buscavida rifamuerte (Quito, 1975); Poemar (Quito, 1981); El olvidador (Quito, 1992); Libre amor (Quito, 1999). Consta en las antologías: Nuevos cuentistas del Ecuador (Guayaquil, 1975); Lírica ecuatoriana contemporánea (Bogotá, 1979); Bajo la carpa (Guayaquil, 1981); Narrativa hispanoamericana 1816-1981 (México, 1983); Quito: del arrabal a la paradoja (Quito, 1985); Poesía viva del Ecuador -Siglo XX-(Quito, 1990); Así en la tierra como en los sueños (Quito, 1991); Cuentos hispanoamericanos, Ecuador (1992); Cuento contigo (Guayaquil, 1993); Diez cuentistas ecuatorianos (Quito, 1993); Doce cuentistas ecuatorianos (Quito, 1995); Veintiún cuentistas ecuatorianos (Quito, 1996); Antología básica del cuento ecuatoriano (Quito, 1998); Cuento ecuatoriano de finales del siglo XX (Quito, 1999); Cuento ecuatoriano contemporáneo (México, 2001).









CALIBRE CATAPULTA

Un grupo de pelotones
de la policía,
con lanzagases,
fusiles fal
y ametralladoras,
se situaron como gatos
a la salida de un colegio,

Al verse rodeados,
los estudiantes,
los cuadernos,
y las catapultas
también formaron otro grupo.
Entonces se suscitó
un terrible
y sangriento combate
con el resultado de
cuatro muertos
y diecinueve heridos,

El ministro de Gobierno
al referirse a estos hechos
a través de una cadena nacional
de radio y televisión
indicó
que según las autopsias
se ha comprobado
que la policía no mató
a los colegiales
pues las balas corresponden
al calibre catapulta.






SEÑORA DE HERACLITO

Señora de Heráclito: duélase
de su matriz; aun debe correr
el riachuelo de sangre por el que
su marido la puso en movimiento

no sabe cómo la quiero y la reclamo
me parece imposible detenida ante
ese ineluctable semáforo. De todos modos
su túnica
estoy seguro

sólo un asunto quiero abonar
a mi costado; nuestras relaciones
-me luce-
podrían ser algo que paralice al mundo
a los campeonatos al calendario en
de esta suerte restaríamos en mudo,
la petulancia que acompaña a su
"Heraclo" (cuando está enfadada
desde esa vez que dio en el clavo
con aquello de nadie de dos de veces las aguas, etc.

al despedirme no me queda
sino una venia ceremonial para
disimular justo en el momento en que
su esposo y mi orgasmo ya llegaban

chao. La besa con fruición desde
la otra orilla del río
el botero de todas las mañanas
el que piensa en sus cosas
y al que persigue su marido como fantasma