BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

sábado, 12 de mayo de 2012

6923.- VONA GROARKE




Vona Groarke, Irlanda, 1964

Libros:

1994: Ardezargilo, The Gallery Press, Oldcastle
1999: Other People's Houses, The Gallery Press, Oldcastle
2002: Flugo, The Gallery Press, Oldcastle
2004: Flugo kaj Earlier Poemoj, Wake Forest University Press, Winston-Salem, Norda Karolino, Usono
2006: Juniper Street, The Gallery Press, Oldcastle; Wake Forest University Press, Winston-Salem, NC
2009: Ŝpruco, The Gallery Press, Oldcastle; Wake Forest University Press, Winston-Salem, NC, 2010





Amuleto

Si una bandada de cuervos pasara por tu ventana
lo verías como un augurio de mala suerte.
En un cuarto donde conoces todo de memoria,
lo familiar es tu escudo contra la oscuridad.
Por eso, cuando escribes que estás cansado de mi vida —
las amantes, la falta de trabajo, el dar vueltas —
supongo que quieres que vuelva.
Lo que yo llamo suerte, tú lo llamas un plan hábil.
Lo que tú llamas suerte, yo lo llamo un hombre desesperado.


Versión © Gerardo Gambolini



Lucky Charm

If a brood of crows should cross your windows
you would take it as a portent of bad luck.
In a room where everything is known by heart
the familiar is your guard against the dark.
So when you write that you’re bored by my life —
the lovers, lack of work, the moving round —
I figure that you want me to come home.
What I call luck, you call a well-made plan.
What you call luck, I call a desperate man.





La historia de la casa de mi padre

¿Fue el año en que el agua se congeló en la jarra
en la pila de la cocina? ¿O fue
el año en que el viento se llevó la puerta del granero de atrás?
Dijiste que la encontraron en un terreno cercano,

sin un rasguño, sólo perdida.
Estoy tratando de calcular el año en que esta casa
—la casa de mi padre—  fue construida.
Tú haces memoria no por año,

sino por recuerdos y hechos.
Me dices que hay una foto de él
en el cochecito, en el camino de entrada.
Pero esta casa no tiene camino de entrada

y sólo es tan vieja como tú decides que sea.
Fueron años vividos aquí:
tormentas, zorros, una discusión por la tierra,
un brazalete que él te obsequió una noche.

Es tarde. La historia es vieja.
Me dices esto: que quieres que sepa
que tienes un recuerdo de tu madre
respondiendo también tus preguntas.

Que, aún hoy, luego de todos estos años,
lo que recuerdas es que ella estaba
parada junto a la ventana,
preocupada por lo tarde de la hora.

Su mano deja caer la cortina.
Enciende la lámpara y se pregunta
si el fuego se mantendrá hasta que vengan.
Con todo eso, tus preguntas son una molestia.

Tú lo sabes, pero sigues, porque
sus respuestas (breves y al grano)
ahuyentan la oscuridad y le recuerdan
que tú estás y estarás allí.


Versión © Gerardo Gambolini





The History of My Father’s House

Was that the year the water froze
in the jug on the kitchen sink? Or was that
the year the wind took the back barn door?
You said it was found a townland away,

not a scratch on it, just lost.
I am trying to find out the year this house —
my father’s house — was built.
You are remembering not by year,

but by keepsake and event.
You tell me there is a photograph
of him in the pram on the avenue.
But this house has no avenue

and is only as old as you decide it to be.
There have been years lived here:
storms, foxes, an argument over land,
a bracelet that he gave to you one night.

It is late. The story is an old one.
You tell me this: that you want me to know
you have a memory of your mother
when she answered your questions too.

That, even now, after all these years,
what you remember is how she
was standing close by the window,
concerned about the lateness of the hour.

Her hand lets fall the curtain.
She lights the lamp and wonders
if the fire will keep in until they come.
With all this, your questions are a nuisance.

You know, but continue, because
her answers (spare and to the point)
keep off the dark and remind her
that you are and will be there.