BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

sábado, 12 de mayo de 2012

6937.- ZULEMA DE ARTOLA



Zulema De Artola nació en Buenos Aires. Publicó en poesía: “Flores secas” (Ed. Último Reino, “Del otro lado de los cristales” (Ed. Dunken) y “Cuerpo de ausencia” (Ed. La Luna Que). Como narradora, ha publicado cuentos en varias antologías de San Pablo, Brasil. Colaboró en la Revista Hispanoamericana de San Pablo. Algunos premios obtenidos son:  Arcano – publicación – (1994); el correspondiente al Certamen Nacional de Poesía “Ramón Plaza” (1994); el de la Societa Italiana (1996); ha sido seleccionada por el Concurso Nacional de Poesía “SADE 2000” para conformar una selección antológica; y en el Concurso Nacional de Poesía “La Luna Que” (2000). Poemas suyos son habitualmente publicados en revistas de nuestro país y del exterior.




Todo lo que no quise decir y dije
Todo lo que quise decir y no dije.

¿Por qué?
El porqué es un ave de espuma
sobre las manos de la respuesta.







“Otrora yo era de aquí
y hoy regreso extranjero,
forastero de lo que veo y oigo
viejo de mí”
                   Fernando Pessoa

Mi árbol tiene dos raíces distantes.
Algunos lo riegan
otros lo desnudan con navajas oxidadas.
Ellas –las raíces—se buscan en la profundidad
de la tierra
                            sin encontrarse.
Frutos maduros o agrios
alcanzan mi boca
                            y se disuelven.

La armonía estalla
como una música que matiza mis venas
en este partir y regresar
                            por siempre extranjera.









Deja que se abracen nuestras serpientes
con toda la furia del veneno.      
De las constelaciones
ha de fluir
         agua bendita.
En la Abadía del bosque
los árboles arrodillados
entregan sus ramas de olivo.








En cautiverio de máscaras
se asfixia el corazón.
Convertido en flor de agua
                            rocía
                                      las rejas del  tiempo.







No estaba previsto tanto amor.
No estaba prevista tanta altura
ni la caída de las flores en el pozo
y verlas morir
         ausentes de historia.