BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

lunes, 14 de mayo de 2012

6952.- BLANCA URIARTE


BLANCA URIARTE
Nació en Vitoria-Gasteiz.  (País Vasco)


Poemarios:
-De humo y nada “Poesía Eres Tú”
-Deja que el silencio hable, “Poesía Eres Tú, 2011”
-En el saco roto de los días, (Arte Activo, 2012)




Blanca Uriarte - 9788493757175 - DE HUMO Y NADA




De humo y nada


Fiesta verde


No cayó una gota
en todo el verano,
y los árboles viejos,
en sus tertulias,
se movían mustios,
cantando plegarias
al dios de la lluvia.
Hoy, del bosque me llegan
gritos de alegría.
El roble, la encina,
el pino, la acacia
ríen contentos,
por las suaves caricias
de las gotas que avisan,
de la lluvia intensa
que amenaza viva
sobre sus cabezas.
 Cuando no quede
un alma en la calle,
empezará
la fiesta verde,
en el parque grande
de alguna ciudad,
donde llegarán cantos de brisa
del roble, la encina,
del pino, la acacia
desde la euforia de la inmensidad.










Mi malecón


El malecón espera
a que la mar le vea,
a que el viento le toque,
mientras las olas llegan.
El malecón vive esperando
espumas blancas
de arena y sal,
desde la eternidad.
Mi corazón se asoma
al cansado malecón,
cuando te quiere esperar,
aun sabiendo que llegas
de calles oscuras, con humedad,
en la otra parte de la ciudad,
y que hemos quedado en otro lugar.
Mi corazón se asoma,
para que la mar y el viento
le presten cierto
espumas blancas de arena y sal,
para poder perfumar
la otra parte de la ciudad.
Mi malecón espera
a que la mar le vea,
a que el viento le toque,
mientras las olas llegan.








La noche es


La noche oscura ha caído
sobre mi cansada almohada,
regalándome silencios
para el descanso del alma.
Otras noches,
lobos huraños,
se apresuran prestos
sobre la misma almohada,
para aullar con rabia,
letanías bravas
de desconsuelos lentos.
La noche es muy corta
cuando el alma canta,
pero demasiado larga,
para entretener fantasmas
que arrastran,
grilletes con saña,
hasta el despertar del alba.







Deja que el silencio hable




Bajo el cálido frio


Nos gustaba viajar al sol y con mochila,
pero la eterna casualidad nos trajo
maletas de frío, y palabras diferentes,
con lejanos problemas en los bolsillos.
Santa Claus nos prestó desde las tierras
del norte dos inteligentes bicicletas,
y sábanas de inusitada ternura.
Y, sin darnos cuenta aprendimos a volar
sobre los bosques y lagos, a respirar
serenidad en blanco y negro, a reír
arco iris enredados; a abrir los ojos
a respuestas de signos diferentes.
No hubo lucha contra el tiempo,
ni ansiedad de otros retos, todo fue
sólo armonía bajo el frío cálido.
Luego llegó el calor frío.










Días de vino y rosas


Conocimos días de vino y rosas.
Luego vinieron otros, reticentes
e indisciplinados, que enturbiaron el vino
y dejaron mustias las hojas rojas
de nuestras atemporales rosas.
Más tarde, agonizantes, se marcharon
nuestros días, a vivir sus lágrimas
en la penumbra del tiempo.
No queda vino, no quedan rosas,
no queda vida, sólo el olvido.












El reloj de arena


El reloj de arena marcó
el comienzo de partida.
No sé de cuál.
Los  granos de arena
siguen cayendo,
en metódico compás,
mientras los funambulistas
rodamos penas.
Sólo el último grano dirá
cuál fue el juego
y cuáles eran las reglas.
Sólo el último grano hablará
de la historia que inventamos
al llorar las risas
y reír los lloros,
de los sueños que tal vez,
sólo soñamos.










¿Quién me ha robado mis 24 horas?


¿Quién me ha robado las 24 horas
que guardé anoche en el último rincón
del viejo armario del sótano, bajo llave
y dos candados?  Fui a recogerlas
después de mi agotadora jornada,
y sólo encontré cuatro réditos opacos
y desgastados. ¡Ya no queda nada!
¡Ya no hay vida, ni lluvia, ni fuego…!
¿Quién me ha robado la llave?
¿Quién me ha robado los sueños?








Primavera del 61


Primavera en el invierno del 61.
Junto a tu pecho, rebosante
de anhelos, de vida nueva,
las lámparas del alma quedan,
eternamente encendidas,
escuchando los susurros tiernos
de mi madrugada.
En los anchos campos
y en las luminosas praderas,
miles de margaritas, cual tapiz irisado,
crean ramilletes de lluvia,
frente a la cristalera resplandeciente,
de mi amanecer.
Al pasar los años, aprendí a vivir
más allá de tu vientre, haciendo mía
la irrepetible poesía que nació
aquella primavera del invierno del 61