BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

lunes, 14 de mayo de 2012

6959.- DANIEL BARREDO


Daniel Barredo Ibáñez (Bilbao, 1981), conocido como "Daniel Barredo", es un poeta y novelista español, reside en Granada desde los 15 años. Ha vivido en Bilbao, en Londres, en Leeds, en Budapest, en Málaga, en Cenes de la Vega (Granada). Ha cruzado Europa tres veces en autocaravana. Ha trabajado como periodista, camarero, cocinero y como profesor, licenciado en Filología Hispánica y licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Granada. En la actualidad termina un doctorado en Periodismo por la Universidad de Málaga con una tesis centrada en la caracterización informativa del rey Juan Carlos en la prensa digital.

Prosa
En diciembre de 2011 se anunció a Barredo como ganador del certamen Andalucía Joven de Narrativa con la obra "El viaje a Budapest". Esta novela ha sido publicada en marzo de 2012 por la editorial Berenice dentro de su colección Nova y está cosechando un importante éxito de público y crítica.
En enero de 2012 un jurado formado por la Academia de Buenas Letras de Granada concedió a Daniel Barredo el III Premio Plan Joven del Ayuntamiento de Granada por la novela "La rebelión de las tortugas".

Poesía
En "Oda a la miseria" (Editorial Point de Lunettes, Sevilla, 2009), su segundo poemario, el poeta bilbaíno fija sus ojos en todo aquello que pasa desapercibido habitualmente, y que no por ello deja de tener un papel relevante en el mundo: una farola, un faro, una papelera, las cenizas en la muerte de su padre. Siguiendo la tradición de Pablo Neruda en sus "Odas Elementales", Barredo propone un desplazamiento del sujeto poético desde el "yo" tradicional hasta la poesía minimalista -o contemplativa-, característica de los países orientales. El poeta se esconde tras el poema inaugural y borra sus vestigios hasta configurar una poesía de formas clásicas y de espíritu panteísta en la cual todos los seres que conforman el Universo -si bien el libro recoge sólo poemas urbanos-, tienen un apunte, una vida propia, una declaración que resaltar. "Oda a la miseria", ganador del premio Federico García Lorca de poesía (2008), ha sido puntuado con un 10 sobre 10 por el crítico especialista de la FNAC, para quien el libro "<...> hace una descripción de ese espacio común que todos compartimos, la calle, y que a veces se convierte en nuestra propia miseria".

Premios
III Premio Plan Joven de Narrativa del Ayuntamiento de Granada (2012)
Mención especial del III Premio Plan Joven de Poesía del Ayuntamiento de Granada (2012)
Premio Desencaja (Andalucía Joven) de Narrativa (2011)
Finalista del I Premio "Óscar Wilde" de Novela Breve (2011)
Premio "Federico García Lorca" de Poesía (2008)




Editorial Point de Lunettes
Año de edición: 2008

Oda a la miseria recoge unos poemas escritos durante la estancia del autor en Holbeck, uno de los barrios deprimidos de Leeds (Reino Unido), así como durante un viaje en autocaravana por toda Europa. Por sus cualidades literarias, este libro ha sido merecedor del Premio Federico García Lorca para estudiantes de universidades españolas en su modalidad de Poesía. Es un libro de bellas imágenes sacadas de lo cotidiano que se solidariza con los humildes, con poemas directos, a veces impactantes y siempre llenos de emoción.



Texto (pág. 18).

Lamento del faro de finisterre

En un rincón de niebla
el faro –vaca grande milagrosa–,
con la pasión enferma
de una sirena enamorada y loca
muge un dolor antiguo,
sobre el tambor nervioso de las olas.

La esperanza tan gris, el cielo ausente,
el músculo del mar, la pena honda.
Los peces saltan para oír su llanto,
y afinan un limón las caracolas.

Ubre de luz, desesperadamente,
busca al barco anhelado en la mar toda,
y como nada encuentra entre la espuma
desesperada llora.

La esperanza tan gris, el cielo ausente,
el músculo del mar, la pena honda.