BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

lunes, 14 de mayo de 2012

6983.- SONIA SCARABELLI


Sonia Scarabelli nació en Rosario en 1968. Publicó los siguientes libros de poemas: La memoria del árbol (2000), Celebración de lo invisible (2003, premio Municipal de Poesía Felipe Aldana de Rosario) y Flores que prefieren abrirse sobre aguas oscuras (2008). En 2009 publicó La orilla más lejana en la Colección de crónicas de la EMR.





anczel / celan


"El seudónimo del poeta Paul Celan
es un anagrama de su apellido cuya
pronunciación es Anczel"


I

Inversión de sí mismo
que perfección exhala,
el poeta suicida
juega con su nombre:
de hombre vivo a hombre muerto.
Cambian los rastros, las palabras:
vocales y consonantes
se invierten a derrota:
espejea en el juego
el horror de volverse Otro,
para siempre extranjero
entre ellos,
los humanos.


II

Yo he sido una cosa
y luego otra:
un pasajero,
el más insomne
de los esclavos.
Saltando entre los dedos
de los muertos
alcancé la cima de mis días,
puse de cabeza
la cumbre del monte
que corona mi vida:
sima, entonces,
lo alcanzado.
¿No es mi historia un poco
la de todos los hombres?
Un episodio sin explicación,
una sombra que cae
desde lo alto de un puente.


III

En los ojos de mi madre
siempre soy
el niño más bueno,
el joven más lozano,
el hombre más noble:
espejo misterioso aquel
de la mujer amada
cuyo ser
cobija nuestra imagen.

En los ojos de mi madre,
ahora ausente,
la verdad sobre mí
estaba escrita
de un solo trazo.

En qué verbo
de una lengua extraña
vino la noche a completarse,
para ser
noche interminable.

Un río corre
bajo mis pies:
ya deriva en él
hacia atrás
la forma abandonada
de mi cuerpo.


IV

Entonces me entregué
al idioma
sin significados:
en corte de muertos
fui príncipe.

Había vuelto al hogar,
pero la casa
estaba vacía:
desde entonces
se fueron mis señas,
aquí y allá
me dejé ir.

También en el hijo
y en el delirio
anterior a las palabras
había depositado
su larva
el maestro de la destrucción.

Velé cada día
por lo perdido
y ya sólo por lo perdido:
¿no es mi historia un poco
la de todos los hombres?
Un episodio
inexplicable.


V

Mi destino fue otro
que el de aquel
de cuya muerte
no se sabe nada,
a lo sumo una lista
de horrores probables.

Mi destino fue
un destino capital
dado para mí
de mano propia.

Me hice ajeno
para vaciarme de culpa
y me entregué al hermetismo
de lo abierto ilimitado.

Del monumento que levanté
en una lengua enemiga
me quedó una cicatriz
a la altura del corazón,
una marca real
en una carne irreal.

Un envoltorio fue
el que dio el último paso
hacia el vacío único:
el verdadero poema.






flores que prefieren abrirse sobre aguas oscuras

¿Será cierto
que hay flores que prefieren
abrirse sobre aguas oscuras,
serán ciertos
los fugitivos actos de memoria
que descubren,
apenas entrevisto,
el amoroso borde
de una forma completa?

Cuando del denso espejo,
de la superficie azogada
que prospera
en toda vida,
emerge un ciego
resplandor de plata

¿qué pez será
moviéndose en lo hondo
el que así vuelve?

¿Qué nota breve
ofrecida por relámpago,
sesgo
de otra inaudible
pero más vasta música?

¿Rémora en leviatán
o apenas dócil
cardumen ondulando
en danza
bajo el sueño?

¿Hacia qué móvil mar,
hacia qué mayor
misterio quieren ir
de ese modo tan frágil,
si es cierto

que hay flores que prefieren
abrirse sobre aguas oscuras?

(De flores que prefieren abrirse sobre aguas oscuras, Bajo la luna, 2008)






Los comedores de papas

Yo no recuerdo estar
frente a la lámpara
ni tampoco la mesa de madera,
pero los rostros sí, los ojos
con aquel paño de tristeza enormes

y el olor a la leña
llenando todo de un humo que apenaba,

no el humo celebrante
de las fogatas de San Juan, no el humo
de las hojas ardiendo en la vereda

sino más bien un humo
en el que parecía fueran a quemarse
todos los sueños de la vida

¿En qué pensó mi padre ante ese único
alimento rodando entero
el mediodía?

Sólo un plato de papas y todo
el tiempo por delante,
el largo día entre los hijos

Lujosas me parecían a mí
que aún sin dolor miraba
el vaso medio lleno
y no la pérdida
el hondo plato de la pérdida

servido
tan blanca, blandamente

(De Flores que prefieren abrirse sobre aguas oscuras, Bajo la luna, 2008)






Stapelias *

Piel de lagarto,
estrella de mar,
carroña

stapelia
orbea variegata

a mi madre y a mí
nos recordaba
la piel de los escuerzos

tu flor brillante abierta
con puntos grietas de oro
sobre el pardo rugoso
de los pétalos

Animalito
de desolación
cuánta belleza
fragilidad detrás
de la máscara
de diosa,

alma escondida
humilde
hablando de la carne
que perece

Fascinadas te vimos
soltar las cinco puntas
de tu estrella
por años
sin saberte
el nombre cierto

¿qué es aprender
un nombre?

temor y reverencia
nos daba
tu flor
de cielo inverso

carita de la vida
de la muerte
hermosura
nuestra

corrupción
que se anuncia
deslumbrando

*Las Stapelias son unas extrañas plantas suculentas cuyas extremadamente grandes y bellas flores con forma de estrella sueltan un olor pestilente que atrae a las moscas. Su velluda,  áspera textura imita la carne podrida de un animal muerto.

(De flores que prefieren abrirse sobre aguas oscuras, Bajo la luna, 2008)