BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

lunes, 14 de mayo de 2012

6991.- FERNANDA LAGUNA


FERNANDA LAGUNA
Nació en Buenos Aires, ARGENTINA el 13 de junio de 1972.
Es artista plástica y editora y fue una de las fundadoras del proyecto Eloísa Cartonera.

Durante una década dirigió la galería de arte Belleza y felicidad la editorial del mismo nombre que sigue vigente en la actualidad. Publicó libros de poemas, novelas y relatos, entre otros: Poesías, 1995; Triste, 1998, La ama de casa, 1999; Samantha, 2000; Algo que hacer, 2003; No quiero manipularte con este cuento, 2005; Los celos no ayudan, la culpa tampoco, 2006 y Poesía geométrica, 2007.

Bajo el heterónimo Dalia Rosetti (una de sus personalidades literarias) publicó Me encantaría que gustes de mí, Mansalva, 2006 y Dame Pelota, Mansalva, 2009. Y próximamente saldrá su poesía reunida con el título Los días cuando era yo misma.




Veo una moto
deslizándose por el viento.

Escucho su canto.

Allí vienen...
en sus motos
trayendo la alegría
Japonesa.

(DE TRISTE)




Mamá

Este año cumplo 29
Es más, dentro de 20 días
El 13 de junio.
Nací a las 16:45
Y mi mamá me cuenta que me escupió y que vio estrellas.

No sé dónde estoy,
a veces por la noche grito
¡mamá, mamá!
Y nadie me responde
porque mi mamá vive a 27 kilómetros de mi casa
o más, no los conté.
Eso dicen o eso me dijeron a mí.
Igual aunque viviera en la otra cuadra tampoco me escucharía
porque lo grito muy bajito
...Mamá, mamá.







Casi

Casi arruino la remera
–me pregunto–
¿Por qué lo hice?

¿Por qué lo hice?
Me pregunto... Y si no ¿Qué?
¡Qué!
Me preguntas ¿qué?
¿Qué quieres decir con qué?
No comprendo...
repite la pregunta,
amiga.






¡Vamos nena!

Vamos nena.
No va a pasar nada.
Andá a disfrutar.
Claro…
Pero si.
Obvio.

Vamos nena!
Igual no pierdas la fe
Dios te cuida desde lo alto
Un beso grande
Te quiero mucho
Mucho.

Estás re bien vestida
Y sos muy capaz
Así que
ahora
a salir.
Un beso.





El gato

El gato es lindo
se lo ve a través de la ventana
sentado en la pared
que divide una casa de la otra.
El gato es negro
pero se lo ve porque sus ojos son amarillos
y la noche no es tan negra como él.
El pelo del gato es brillante y corto
y él se llama a sí mismo.
¿Grita?
No, no grita está callado.
No está cantando tampoco.
El gato no se sabe si es macho o hembra
porque está quieto
y un poco lejos.
No  importa saber qué es
porque nadie precisa ponerle nombre.
El gato tiene su nombre propio
y sabe llamarse por éste.
La pared es fina y alta
pero el gato no parece tener miedo.
Ha movido la cabeza una vez
y la dejó ahora hacia la izquierda
apuntando ala casa de uno de los vecinos.
A la casa del que tiene parrilla.
Al lado del gato se ve aparecer un florero
y el gato no se ha dado cuenta
aún.
El gato es bello
y todos lo perciben en los ojos.
Es un poco loco también
porque no se mueve ni un poquito.
No se ha corrido desde que llegaron los demás,
pero no parece que resulte aburrido mirarlo
porque todos lo miran.
¿Es la belleza del gato o es su negrura lo que atrae?
¿O son las dos cosas?





Poesía proletaria

Hoy he trabajado
desde las 9.00 a las 16.15.
Llegué al taller
levanté los mensajes,
hice llamados:
con una proveedora
y tres clientas
Susana,
Marta,
Silvia de parte de Fernando.

Luego a las 10:25
salí para lo de Rosita
llevé en la moto
5 bastidores,
el bolso con acrílicos y pinceles
y en la guantera 3 potes de 250 cc.

En lo de Rosita vendí
varios bastidores,
algunos pinceles,
acrílicos.

Luego charlamos un ratito,
me ofrecieron un café
que dije que no.
Hablamos hacerca de Nueva York
que allí hay mucha plata,
que es sucio
pero que no les dá vergüenza
que escribí, pinté y descancé.

Luego fuí hacia lo de Ana
que vive
en la calle Ortiz de Ocampo
Palermo Chico.
Bajé por Aráoz / que luego se une / con Salguero,
doblé en Libertador
hasta Ortiz de Ocampo.

Llegué y me atendió
la empleada
y me dijo:
-La señora ya viene.

Mientras esperaba
pensaba en que podía
vender mi cuerpo
(hacer sexo)
para ganar más dinero
y no tener que cargar
tanto peso.
De todas formas
pensé,
ahora también lo estoy vendiendo.





Una mujer como yo, por ejemplo.

Una mujer
no merece
su tiempo
para dedicarse
a las cosas que le interesan.

Porque…
¿Es que las cosas que le interesan a una mujer
no son interesantes?
O que…
¿Una mujer no demuestra el suficiente interés
en lo que le interesa como para que a los demás
le resulte interesante y le den su tiempo?
O es que…
¿Lo interesante que ella haga es lo que al otro no le resulta 
interesante hacer?

Todas estas preguntas
se las hace una mujer…
Una mujer como yo, por ejemplo
cuando tiene un tiempo breve
para hacer algo que le interesa.

Y mientras transcurre su tiempo
se pregunta
¿Era esto lo que quería hacer?
¿Preguntarme acerca de estos temas?
¿Desperdiciar esta hora que me han permitido tener
en pensar en esto que ni siquiera sé si es en lo que quiero pensar?
¿En realidad merece una mujer
ese tiempo para hacer lo que ella quiere hacer
si en realidad ella no sabe lo que quiere hacer?
¿Ella merece tiempo para creer
que quiere hacer algo?
¿Tiene sentido seguir pensando en esto?
No importa,
ese tiempo perdido es ser una mujer.
Una mujer como yo,
por ejemplo.

Así es y así debe y no debe ser.

Cuando una ser humano mujer se piensa
piensa
si realmente es un ser humano o no.
Una mujer cree que es tan lista
que por eso no sabe lo que quiere.
Una mujer cree que tiene que ser tan lista
que los demás se tienen que convencer de que es una estúpida
porque en el fondo cree que cuanto mas dejada de lado sea
mas libre y feliz será,
en el lado de la vida dejado de lado por la productividad.
El fabuloso lado donde se haya todo lo ingobernable,
todo lo inaprensible,
como la vida y la muerte,
el tiempo, el amor, lo misterioso,
la belleza, lo intuitivo,
el universo (con todo lo contenido en él),
lo simple, lo sin importancia…
entre otras “cosas”.

O algo así… Creo.
Bueno…es muy difícil terminar un poema
y darle un sentido determinado.
Pero venía bien ¿No?
Una mujer es alguien como yo, por ejemplo.