BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

miércoles, 16 de mayo de 2012

7018.- VALERY LARBAUD



Valery Larbaud (Vichy, 29 de agosto de 1881 - Vichy, 2 de febrero de 1957) fue un escritor, poeta, ensayista, crítico literario y traductor francés.
Hijo único del farmacéutico Nicolas Larbaud, que tenía cincuenta y nueve años al nacer él, y que dio su nombre a un famoso manantial termal llamado Larbaud-Saint Yorre, y de Isabelle Bureau des Etivaux (38 años). No tenía más que ocho años cuando murió su padre en 1889, y fue educado férreamente por su madre y su tía. Consiguió emanciparse de su madre en 1902 y en esta fecha inició una serie de intermitentes viajes por Europa. Estuvo primeramente en el colegio de Sainte-Barbe-des-Champs, en Fontenay-aux-Roses, "antigua escuela más cosmopolita que una exposición internacional". Allí figuraron entre sus condiscipulos varios jóvenes sudamericanos; y así, pudo afirmar más tarde que el mundo hispánico era su segunda patria. Terminada la enseñanza secundaria en el liceo parisiense Henri IV frecuentó la Sorbona. En 1908 publica, junto con un cuento, sus Poèmes d'un riche amateur, que atribuye a su heterónimo Archibald Olson Barnabooth, poeta sin patria nacido en Arequipa y ciudadano de Nueva York. Ese mismo año obtuvo una licenciatura en letras y gracias a la fortuna familiar (su padre era propetario de la fuente de agua de Vichy Saint-Yorre) gozó (al principio) de una vida sin malestares económicos que le permitió viajar por toda Europa con todo tipo de lujos; llevó además una vida de dandy a través de numerosas estaciones termales ya que se resentía de una precaria salud. Entonces, dividió su tiempo entre París, Argelia y el Borbounnais nativo. Su novela Fermina Márquez, consagrada a los amores de la adolescencia y a menudo comparada al Grand Meaulnes de Alain-Fournier, obtuvo algunos votos para el premio Goncourt en 1911. Escribió también los cuentos de De la tierna edad (Enfantines) y los relatos de Amantes, felices amantes. Como ensayista destacó y no poco gracias a sus dotes de excelente y culto lector; en este terreno su mayor colaboración es Ce vice impuni, la lecture. Hablaba a la perfección y traducía alemán, inglés, italiano y español, y en cada uno de estos idiomas propició la recuperación de escritores olvidados y fomentó el intercambio entre los distintos dominios; dio a conocer las grandes obras extranjeras a través de su pericia como traductor de, por ejemplo, Samuel Butler, James Joyce, Shakespeare, Coleridge, Hopkins, Walt Whitman, G. K. Chesterton o Bennet del ámbito anglosajón, o de José Asunción Silva, Gabriel Miró, Ramón Gómez de la Serna, Ricardo Güiraldes, Alfonso Reyes y Mariano Azuela en el ámbito hispánico. Fue amigo de Charles-Louis Philippe, André Gide, Léon-Paul Fargue y Jean Aubry, que fue su biógrafo. Aquejado de hemiplejia y afasia en noviembre de 1935, terminó sus últimos veintidós años de vida recluido después de haber dilapidado toda su fortuna (vendió sus propìedades y su biblioteca de quince mil volúmenes en 1948). Murió en 1957 y no dejó descendencia. Sus obras han sido publicadas en la colección la Pléyade en Gallimard entre 1957 y 1984.

Obra
Poèmes par un riche amateur (1908)
Fermina Márquez (1911)
A.O. Barnabooth (1913)
Enfantines (1918)
Amants, heureux amants (1923)
Beauté, mon beau souci (1920)
Ce Vice impuni la lecture (1925)
Jaune bleu blanc (1927)
Aux couleurs de Rome (1938)
Sous l'invocation de Saint Jerome (1946)

Edición en español
Larbaud, Valery (2002). Amantes, felices amantes. Ediciones Igitur. ISBN 978-84-95142-22-1.
Larbaud, Valery (2000). De la tierna edad. Ediciones Igitur. ISBN 978-84-95142-06-1.
Larbaud, Valery (1984). Diario íntimo (1917-1920). Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert. ISBN 978-84-505-0359-3.
Larbaud, Valery. Fermina Márquez. Espasa-Calpe. ISBN 978-84-239-0040-4.
Larbaud, Valery (2005). Obra completa de A.D. Barnabooth: el pobre camisero; Poesías; Diario íntimo. Ediciones Igitur. ISBN 978-84-95142-34-4.
Larbaud, Valery (1988). Obra completa de A.O. Barnabooth. Trieste. ISBN 978-84-85762-68-2.
Larbaud, Valery (2001). Las poesías de A.O. Barnabooth. Editorial Pre-Textos. ISBN 978-84-8191-374-3.




Prête-moi ton grand bruit

Oda

Préstame tu gran ruido, tu gran andar tan dulce,
Tu deslizamiento nocturno a través de la Europa iluminada
¡Oh tren de lujo! y la angustiosa música
Que se enreda a lo largo de tus pasillos de cuero dorado,
Mientras que tras las puertas laqueadas, de picaportes de cobre pesado,
Duermen los millonarios.

Recorro canturreando tus pasillos
Y sigo tu carrera hacia Viena y Budapesth,
Mezclando mi voz a tus cien mil voces,
¡Oh Tren-Acordeón!

He sentido por vez primera toda la dulzura de vivir,
En un camarote del Nord-Express, entre Wirballen y Pskow.
Resbalábase a través de las praderas donde pastores,
Al pie de grupos de grandes árboles semejantes a colinas,
Estaban vestidos de pieles de corderos crudas y sucias…
(Ocho de la mañana de otoño, la bella cantatriz
De ojos violetas cantaba en la cabina de al lado).

¡Y vosotros, grandes vidrios a través de los cuales he visto pasar la Siberia y los montes del Sammiun,
La Castilla áspera y sin flores, y la mar de Mármara bajo una lluvia tibia!

Prestadme, oh Orient-Express, Sud-Brenner-Bahn, prestadme
Vuestros milagrosos ruidos sordos y
Vuestras vibrantes voces de reclamo;
Prestadme la respiración ligera y fácil
De las locomotoras altas y delgadas, de movimientos
Tan cómodos, las locomotoras de los rápidos,
Precediendo sin esfuerzo cuatro vagones amarillos con letras de oro
En las soledades montañesas de la Serbia,
Y, más lejos, a través de la Bulgaria llena de rosas…

¡Ah! es necesario que esos ruidos y que ese movimiento
Entren en mis poemas y digan
Por mí una vida indecible, mi vida
De niño que nada quiere saber, sino
Esperar eternamente cosas vagas.

[Poésies de A.O. Barnabooth, 1913]


Traducido por Evar Méndez y Francisco Luis Bernárdez (Martín Fierro, 2ª época, N° 16, Buenos Aires, mayo 5 de 1925)





A M. Valery Larbaud

Para la amiga que vivía en la rue Trois Madones.
Todo esto, amigo Valerio, es muy bonito,
sobre todo la inmovilidad palpitante bajo el lento pasar de los cielos /
y este viaje estival a la sombra del vapor del barco...
O bien, esas mañanas soleadas de enero en la sala del primer
piso del casino, /
en la despierta ciudad de porcelana con su centro de mesa de palmeras
al borde del mar, /
cuando estás solo y sientes rugir dentro de ti
al Francés, como el tronar de un órgano.
¡Ojalá conmigo, tu compañero de tantos años, hubiese
un modo de saltar fuera de estos tiempos, de este fin de Edad Media, de estas pobres últimas modas París Londres Viena, /
hacia el sol y el aire tibio del Imperio!
¿Como esos peces rojos de Valbois en los días tórridos,
fuera de lo que aquel hombre, en tu casa materna, llamaba:
"El Acuarium"?

A.O. Barnabooth