BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

miércoles, 23 de mayo de 2012

7022.- LUIS WONG VEGA




Luis Wong Vega
Nació en Colón, PANAMÁ en 1958.
títulos académicos: Tiene Licenciatura en Bioquímica, por la Universidad de La Habana; Maestría en Bioquímica, por la Universidad de California, en Riverside, Califomia; y Doctorado en Biología Molecular, por la Universidad Tecnológica de Texas.

Experiencia profesional o trabajo actual: Ha sido investigador Postdoctoral en el Smithsonian Tropical Research Institute, en Panamá. Actualmente es profesor de Bioquímica y Biología Molecular y Director del Departamento de Biociencias, en la Universidad Santa María La Antigua.

Libros, cuadernillos y folletos publicados: Ha publicado los poemarios: En la esquina del corazón (Colón, 1979); Letters and Flowers (edición bilingüe inglés-español, Louise Sinclair Publisher; Riverside, California, 1989); Sueños cóncavos (INAC, Panamá, 1990)- y Por los campos rojos de Marte (Editorial Perro Negro, Panamá, 1994),  Calle Habana, 2006,  Eroticario: 14 estaciones, Ediciones Virtuales del Atlántico,
2010

Incluido en varias antologías de poesía panameña, ha publicado artículos en el diario "La Prensa"' y poemas en la revista "Maga".

Descripción temática de algunos libros: Por los Campos Rojos de Marte (poesía, 1994). En realidad, son dos libros distintos presentados en un solo volumen. Es poesía difícil, muy metafórica, rica en símbolos personales y, a veces, un tanto críptica. El autor nos dice que eso es deliberado. Lo que sí es evidente es que esta poesía no tiene nada que ver con lo que mucha gente entiende como Poesía hoy en Panamá. Wong busca nuevas formas de concebir sus versos y estrofas y de reasociarlos a la dicción y el ritmo declamativo. Busca una poesía conceptualmente más sana y vigorosa, lejos de lo que el llama "la escuálida estética literaria vigente en Panamá". Así, desde Colón ha estado saliendo durante los últimos años una propuesta poética realmente distinta, odiada por los críticos, ignorada por la masa y bendecida por los dioses.

Letters and Flowers (poesía, 1989). Edición bilingue en inglés y español, contiene 14 poemas. El traductor es Leonardo Buonomo.





DE: Calle Habana, 
Panamá-La Habana-Santo Domingo, 2006



Tengo la lengua seca

Trágame tierra y sacia tu sed de carne y sangre
Trágame

Tiembla como gelatinas un sueño

Una esperanza arremolinada en un libro en un puño en una enana paloma
en un tenis en una y otra cosa que me recuerda ese olor de tu pelo

O aquello que me retrotrae a la visión lenta de lo insípido e impotente
como el olvido el peor y mejor de los crímenes

O eso que me recuerda el tacto de tu piel de tus huesos de la línea fina
de tu boca y de la frente en la que tantas tardes recosté mi corazón
sin saber cuánto faltaba para que fuese demasiado tarde

Y es así especialmente cuando sé que
si no olvido pronto estas cosas
seguramente moriré
con la visión de tu martirio
de tu lejanía y de tu silencio

con tu nombre enzarzado en mi lengua
tanto y demasiado seca


quiero ajenjo y un simple trago de ron







qué es lo que acalla esa vibración

ese extraño susurro

ese sentido de extranjería por las tardes
o ese sueño pesado y recurrente como el aerosol del malecón y la canícula
o ese cuadro
en donde el corazón se deja caer por las laderas de las colinas
y se quiebra cuando alguien te menciona eso
otra vez eso

hurgando con el dedo debajo de tu epidermis
levantarle la falda al arte y mirar para la condenación
es algo tan natural y necesario
es algo así como un grito
como algo poseído

como ese poema yoruba y ese rostro y esa mirada y esa necesidad de morir
en sus brazos o en uno de sus abrazos dentro o entre sus cejas y su mirada
en sus ojos tan demasiado profundos y castaños

mirar
mirar de lejos una foto
con las piernas cruzadas y el cansancio
sepultado debajo del frío silencio de una tarde
mientras mi corazón vaga por Infanta o por Jesús del Monte
vacío
por las calles vacías de mi Habana





en los bosques de Pinar

un rayo púrpura en el cielo una tarde plomíza una templada suave excepción

decían que aquello era un divertimento
un divertimento cubano

que era solo arena soltada a la brisa sobre las marcas
sobre las cicatrices de la vida

ah que cosa más grande es el dolor
que cosa más grande son sus espejismos sus enonnes aretes
sus ojos negros tan llenos de soledad

todo lo nuevo y 1o malo queda en una decisión
todo en una impostura más de la vida

olvidemos

lo demás caerá como la fruta






Esta es mi caída libre

Esto es lo que pasa a través de mi pecho
Lo que toca mi frente y mueve mis dedos sobre el teclado

Lo que de ti me dejó con varias noches insomnes

Esto es
La fiebre la ignorancia la muerte melancólica la furia
La amistad que tengo con las parcas y con la vida
Oh tanta rancia fatalidad

Habiendo tanta vida o pasión en este mar que nos traga en estas calles
que caminamos juntos detrás de estas puertas en donde fomicamos
y lloramos juntos
No

No es así como deseo terminar

¿Cómo así? ¿siendo tu tanto de lo que soy?
de aquello que encontré y que perdí de eso que de mí no deseo devolver
de 1o que no puedo reconocer o penetrar
como el reflejo desdibujado como el soplo exacto en el corazón

Porque somos tanto y demasiado
tan iguales

somos ese temporal que se revienta     somos su explicación

somos esa promesa pendiente          en medio de la calma

somos esa sensación anterior al derrame de la semilla sobre la came
o la entraña

somos una razón para no morir hoy          somos
y ya no tenemos vuelta atrás

Adiós

Hasta siempre








DE: Eroticario: 14 estaciones, 
Ediciones Virtuales del Atlántico



Siete/

me gusta mucho masturbarme junto a alguien
cuando olvido
me gusta que me dejen que yo les perturbe sus carnes
mientras me masturban el pasado hasta borrarlo o mezclarlo
con recuerdos falsos
o mejor aún, partir labios y juntar nuestros cuerpos y nuestros silencios
y frotarlos a la vez, uno al lado del otro
o frotar mis palabras frontalmente contra sus palabras,
enjugados en nuestros fluídos personales
deshaciéndonos con la brisa
camo sal en la arena
como la sibilancia del tísico
en la más oscura y solitaria noche del universo




Doce/

los demonios voyeuristas metidos en mi alcoba
me pidieron ternura

me pidieron un grito de respuesta sobre el muelle
en un cinco de septiembre a la una de la tarde

y yo solo pude relatar
cómo me gusta derramarme afuera, sobre el pecho, el vientre
o las nalgas de mi ángel

me pidieron que
al dormir
cortara las cabezas de ese ángel
y que durmiera bien bajo la lluvia
arrojando muy lejos su cabeza

solo pude confesar que
cuando estoy dentro del ángel,
cinco segundos antes de derramar mi semilla caliente
solo acierto a sacar mi arco mandibular,
y ciego de tanto frenesí me quito el condón y me esparzo encima
lanzando jarchas ardientes, dulces y ardientes,
mudo
en la callada transición del verso narcoléptico

amapola flotante, amapola sangrante... nombres que nunca conoceré
demonios que desde el anfiteatro
me pidieron sostener la respiración
y prolongarme

a lo cual
les dije: no es problema el apostar a caer,
no me evaporo violentamente ante el amor
que llama sin lengua
pero mis orgasmos son prolongados e intensos como el terciopelo
y reparto mucho de mí, caliente, denso y con un olor agradable
por los cuatro costados de su cuerpo

así que no me pidieron más aquellos ángeles
y me dejaron proseguir

(no es cierto: me dijeron que les gusta que mi joven víctima haga eso mismo
también: derramar sus entrañas de títere en mí, luego de chuparme la sangre
cual sanguijuela, pedestre, disuelta en una sola y simple pregunta)
no pude apelar a tal sentencia
no pude aducir nada
y solo me dejé llevar
por los olores de aquello que lamía y lamía
con demasiado gusto