BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

miércoles, 23 de mayo de 2012

7023.- JACQUES DUPIN




Jacques Dupin (1927) es un poeta francés. Nace en Privas, Ardèche, y vive en París desde 1944. Conoce a René Char en 1947. Ha publicado numerosos volúmenes de poesía y varios libros sobre artistas contemporáneos, es uno de los fundadores de la revista L’éphemère. Paul Auster tradujo su poesía al inglés. Presentamos aquí una muestra de tres de sus poemas, que forman parte del libro El sendero frugal (Antología poética 1963-2000), prólogo de Paul Auster, selección, traducción y epílogo de Iván Salinas, ilustración de Pierre Alechinsky, Chancacazo – colección Satura, 2010.
Jacques Dupin ha dedicado media vida a Joan Miró, a cultivar su amistad y, como crítico de arte, a difundir su pintura. La otra media, a la poesía. Alguien que pone su tiempo e inteligencia al servicio de la obra mironiana parece destinado a escribir con la misma carga de simbolismo y hermetismo con la que el catalán se construyó su genio. Y, en efecto, así es.

Existen muy pocos poemas de Dupin vertidos al castellano (aquí, además del publicado hoy, se pueden leer algunos más). Su nombre en nuestro país ha gozado de menos difusión que los de otros escritores franceses de su generación, como el gran Ives Bonnefoy, del que ya trajimos un ejemplo de su poesía hace meses.

Dupin empezó escribiendo poesía en el “desierto” de los años cincuenta (por los mismos años conoció a Miró) y ha seguido haciéndolo, de manera paciente y labrada, durante décadas, pues, como dice parafraseando a Cioran, el éxito es un malentendido. Según su mirada, la ausencia es el sitio de la poesía… que “se planta lo más cerca posible del corazón”.


Traducido del francés por François-Michel Durazzo.



Tirones

Lengua de pan negro y agua pura,
cuando una azada te revuelve
el cielo entra en actividad.
Nuestros brazos enamorados ennegrecen,
nuestros brazos obreros se anudan.
Sólo la fuerza
de volcarse en el barranco
nuestro cadáver sucesivo
y mi biblioteca de piedras.
Tu nuca, más abajo que la piedra,
tu cuerpo más desnudo
que esta mesa de granito…
Sin el trueno de una sola de tus pestañas,
¿te habrías vuelto la misma
lisa e imperceptible enemiga
en el polvo de la carretera
y la memoria del glaciar?
Amores anfractuosos, volved,
rasgad el cuerpo clarividente.
Con la inmovilidad convertida en
un viaje puro y afilado,
tú esperas tu degollación
por el hacha de las tinieblas
de este cielo monótono y loco.
Ah, que brote y vuelva a caer,
tu sangre ciclópea
sobre las labranzas exhaustas,
¡y nuestros labios muertos.



Poema originale

Saccades // Langue de pain noir et d’eau pure, / Lorsqu’une bêche te retourne / Le ciel entre
en activité. // Nos bras amoureux noircissent, / Nos bras ouvriers se nouent. // Juste la force
/ De basculer dans le ravin / Notre cadavre successif // Et ma bibliothèque de cailloux.  // Ta
nuque, plus bas que la pierre, / Ton corps plus nu / Que cette table de granit... //
Sans le tonnerre d’un seul de tes cils, / Serais-tu devenue la même / Lisse et insaisissable ennemie /
Dans la poussière de la route / Et la mémoire du glacier? // Amours anfractueuses, revenez, /
Déchirez le corps clairvoyant. // L’immobilité devenue / Un voyage pur et tranchant, // Tu
attends ta décollation / Par la hache des ténèbres / De ce ciel monotone et fou. //
Ah, qu’il jaillisse et retombe, / Ton sang cyclopéen, / Sur les labours harassés, / Et nos lèvres mortes! (©
Le corps clairvoyant, Gallimard, 1999)





El prisionero

Tierra mal abrazada, tierra yerma,
contigo comparto el agua helada de la jarra,
el aire de la reja y el camastro.
Sólo el canto insumiso
se vuelve más pesado aún con tus gavillas,
el canto que es guadaña de sí mismo.

Por una grieta en la pared,
el rocío de una sola rama
nos devolverá todo el espacio vivo,

estrellas,
si tiráis de la otra punta





La alianza

¡Este lodo se secará!
Viendo la grieta de la tinaja, el estremecimiento de mi dolor en su ganga, sé
que vuelve el viento.

¡El viento que se dispersa y el viento que reúne, el incomprensible, el vivo! Ya
no dormiremos. Ya no dejaremos de ver. De alimentar el fuego.

¡Oscuro horizonte! Sólo arde el canto de un libro– cuando me aparto.






La inicial

Polvo fino y seco en el viento,
te llamo, te pertenezco.
Polvo, rasgo por rasgo,
que tu rostro sea el mío,
inescrutable en el viento.





Poemas originales

Le Prisonnier // Terre mal étreinte, terre aride, / Je partage avec toi l’eau glacée de la jarre,
/ L’air de la grille et le grabat. / Seul le chant insurgé / S´alourdit encore de tes gerbes, / Le
chant qui est à soi-même sa faux. // Par une brèche dans le mur, / La rosée d’une seule branche
/ Nous rendra tout l’espace vivant, // Etoiles, / Si vous tirez à l’autre bout.

L’alliance // Cette boue séchera! / A la fêlure de la jarre, au tressaillement de ma douleur dans
sa gangue, je sais que revient le vent. // Le vent qui se disperse et le vent qui rassemble, l’inintelligible, le vivant! Nous ne dormirons plus. Nous ne cesserons plus de voir. De pourvoir le feu.
// Obscur horizon! Seule brûle la tranche d’un livre– quand je me détourne.

L’initiale // Poussière fine et sèche dans le vent, / Je t’appelle, je t’appartiens. / Poussière,
trait pour trait, / Que ton visage soit le mien, / Inscrutable dans le vent.




Retrato de Dupin por Francis Bacon.





En el cuarto sumerge la noche
una hoja fresca y poderosa
como una aleta de tiburón
la noche separada de las constelaciones




Dans la chambre la nuit plonge
une lame fraîche et puissante
comme un aileron de requin
la nuit séparée des constellations









La ola calcárea y la blancura del viento
Atraviesan el pecho del durmiente
cuyos nervios inundados palpitan abajo
y sostienen los jardines espaciados
y apartan las espinas y prolongan
los acordes de los instrumentos nocturnos
hacia la comprensión de la luz
y de su destrucción.

su pasión bifurcada en el yunque
respira
como el trueno
sin alimento ni vino entre los enebros
de la pendiente y el desbarrancadero le insufla
un aire oscuro
para compensar la violencia del lazo