BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

sábado, 2 de junio de 2012

7082.- SILVIA ETHEL MATUS




SILVIA ETHEL MATUS
Nació en Nejapa, San Salvador, El Salvador 12 de marzo de 1950, Escritora y Socióloga. Ha participado en recitales individuales y colectivos. Su obra ha sido publicada en periódicos,(Suplemento Cultural Tres mil del Colatino) revistas y libros antológicos : Conozcamos nuestra tierra,(El Salvador)Paisajes Poéticos”(UTEC, El Salvador,1997),Palabras de la siempre Mujer(El Salvador,1977),Mujeres en la literatura Salvadoreña(El Salvador,1977), Guayampopo (El Salvador,1997)La Boletina y ANIDE (Nicaragua) La Jornada (Morelos, México)  y Deriva(México)Poesía de mujeres en la resistencia , El Salvador -Sudáfrica (Michigan, USA, 1994).

Publicaciones: En la dimensión del Tránsito (El Salvador, 1996).Insumisa Primavera, Colección “Juntas llegamos a la palabra” (UTEC, El Salvador ,2002).

En el año 2000, la COM y Las Dignas, otorgan el reconocimiento de “Mujeres del Siglo”, a mujeres destacadas  en el quehacer nacional, entre ellas Silvia Matus  por su aporte a la poesía.



CUERPO QUE FLORECE

Terquedad de siglos
negación de sus antojos
deseo perseguido
condenado al exilio
ahora contigo
vivo y desbordado.

Cuerpo que florece
en arrebatos de ternura
miradas que se cruzan
silencios que recuerdan otras heridas
pero va y se abandona
a la epifanía
del encuentro.

De poemario "PARTISANA DEL AMOR"






Éxodo

He huido de sus territorios y
rituales circunscitorios,
me indigna su exactitud
al decretar la muerte,
me rio de sus cálculos
bancarios,
de sus miedos a perder
lo siempre mal habido.
De sus máscaras
de papel carcomido por la orina.
Si, ustedes,
banqueros
leguleyos
politiqueros
pastores,
y obispos condenatorios.
El poder me es ajeno…
¡Excepto cuando mi cuerpo estalla en un orgasmo!





Que te quedes.

                                                A mi amiga inmigrante
                                                                                           

Pido un deseo
a la fugaz y rutilante estrella…
¡Que te quedes!
con los peces solares
y las mariposas acuáticas
con los cafetos florecidos
y las lagunas volcánicas.

Aquí donde la historia
nos tatuó
muslos y senos
con pólvora y tortura.
En este “asco” de país
donde el milagro es que exista
                           la poesía,
y gente enamorada en los cines
y en los parques
después del cataclismo.

No hay raíces
quizás necesidades,
y mujeres fuertes
tejiendo la esperanza juntas,
y prisioneros condenados
a la soledad suicida,
y corruptos al lado del poder
riéndose de todos,
y multitudes con banderas de dignidad
marchando por las calles.

Así que pido un deseo
a la fugaz y rutilante estrella
…¡Que te quedes!





Tus huellas.

Busco tus huellas
en la lluvia florecida
en el bar de tus amigas
en el cerro vigilante
en todos los almendros
que habitan la ciudad.
En un abrazo tímido
y en un beso de prisa
quemándome el deseo.





¿Serías?

Soy la ostra
a merced de  tormentas marinas
entre sargazos
y amores derrotados.
Animal desorientado
confundiendo
un orgasmo
con el éxtasis místico.
(La divinidad
existe también entre las piernas)
Y vos mujer
¿Serías la luz
en la neblina?
¿y la neblina misma?
¿y la voz que llama a otra voz?





Otra vez

Otra vez sentir
y otra vez morir
Otra vez decir
y otra vez ser negada
otra vez atreverse
y dejar la ostra
y otra vez
y otra vez.




Naufragio.

Flotan en el tiempo
tus sonrisas,
la caricia
en la oscuridad de un cine,
la esperanza
de unas manos
remontando mi cuerpo
en la penumbra de la madrugada.
Una noche en vigilia
abrazos
conjuro de soledades.
Pero no es suficiente…
Testimonio que la perfección
no existe
en mi esencia impura de poeta.





El caminante
                                               A mi papá Flaviano Matus
                                                                               

12/03/2006
Un día el caminante detiene
su peregrino ritmo
y se aleja…
de los afanes cotidianos
de los sueños
y empolvadas angustias.
los demás quedamos
con la intensidad de su vacío
de sus palabras resonantes
su figura y su mirada.

Padre y madre nuestra…
murmullos
doloridos
contristados.
velas solidarias
pasan entre manos
que se juntan.
Cristos redimiendo
los humanos errores.
Al centro el ausente
su seriedad es de otro reino,
Santa María
ruega por él
virgen bendita
ruega por nosotros…

Los olores se prenden de la tarde
panecillos, tamales y sonrisas
y el caminante se aleja
en el rito de el agua y el mirto
y nos mira
desde sus soledad desamparada,
el naranja del ocaso
irrumpe la oscuridad del día
y arropa la silueta del ausente.







Infectos de desamor

Infectos de desamor,
dejando rastro
de mutilados cuerpos
papagayos desplumados en las esquinas de la ciudad.
Máquinas tragamonedas
bolsas de supermercado
y el verdor del follaje.

¿Qué importa quien era esa mujer que
esperaba el autobús para llegar a casa y no llegó?
¿O el nombre de quien delira
el rostro de su amante ante la daga en la orilla de la noche?
¿O de la suicida adolescente con azucenas en el vientre?
¿O el loco sucio que sonríe con hologramas
y visiones?.
Infectos de desamor estamos
¿Quién podrá salvarnos de nosotros mismos?