BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

viernes, 22 de junio de 2012

7172.- BERNAT ARTOLA TOMÁS


Bernat Artola Tomás (Castellón de la Plana, 20 de diciembre de 1904 - Madrid, 8 de mayo de 1958) fue un poeta valenciano.
Nació en la calle Cavallers de Castellón de la Plana, hijo de Bernat, delineante del Ayuntamiento de la ciudad y profesor de dibujo, y de Carmen. Les pusieron los nombres de Bernat, Manuel, Francesc y Vicent. Desde niño vivió envuelto por un ambiente de amor a la cultura; su padre, aparte de las artes plásticas cultivaba la música como aficionado. Pronto, Artola destaca por su destreza en el dibujo que se le afianzaría a partir del ingreso en el Instituto General y Técnico de Castellón. En el Instituto tuvo la oportunidad de disfrutar de destacados profesores, muy influyentes en el ambiente cultural del Castellón de las primerías del Siglo XX, como Eduardo Juliá Martínez, Salvador Guinot Vilar y Lluís Revest i Corzo. La pasión por el dibujo y la pintura fue anterior a su carrera literaria; el año 1914 fundó en compañía de Joan Baptista Porcar la Agrupació Ribalta, una asociación de jóvenes artistas. Estas actividades le permitieron establecer lazos con los más destacados representantes de la cultura local, muchos de los cuales serían con el paso del tiempo imprescindibles intelectuales de la importante generación cultural castellonense de preguerra, como Enric Soler i Godes, Vicent Sos Baynat o los ya referenciados Julià, Guinot y Revest.
En los primeros años de los años 1920 se trasladó a Barcelona para iniciar los estudios de arquitectura, empujado por su familia. No obstante, no tardará en descubrir su verdadera vocación en las letras, cambiando de estudios a pesar de las preferencias familiares. En Barcelona empezó a escribir sus primeros poemas, obteniendo el año 1925 su primer éxito, al ganar la Viola de Oro en los Juegos Florales de Valencia con su poema L'Ermità, que le proyectó como una promesa de la poesía más allá de sua ciudad natal. El año siguiente (1926) ganó la Flor Natural de los Juegos Florales de Lo Rat Penat con las doce Cançons d'Amor.
El año 1929 publica el que puede calificarse como su primera colección de madurez: Elegies, obra que fue alabada por Miguel de Unamuno, con quien Artola mantuvo una amistad epistolar, y Eduard Martínez Ferrando, y que hizo aumentar más aún la estima de su ciudad por su poeta. También participó en las Mesas de Poesía, organizadas en Valencia por la revista Taula de Lletres Valencianes los años 1928 y 1929.
Al volver de Barcelona y hasta el año 1936 en que empezó su actividad profesor (en realidad en Barcelona no había conseguido el título de licenciado, que obtendría el año 1936 por la Universidad de Salamanca) Artola se dedicó de lleno a la creación, llevando una vida de bon vivant libre de preocupaciones económicas. Son años de una gran actividad, con viajes a Barcelona, Valencia, Madrid y Salamanca, en que produjo una gran cantidad de obra en valenciano y en castellano y en que también se dedicó al diseño industrial, menester que Artola se tomaba más como afición que como oficio. El año 1930 dibujó la portada y las cabeceras de la edición del Tombatossals de Josep Pasqual Tirado hecha por la editorial Armengot, trabajo que fue galardonado con el premio anual de la Cámara Oficial del Libro de Madrid. El 1931 publica L'art novell, un estudio de estética donde manifiesta su pensamiento artístico. El 1935, publica una sus obras más importantes, el poemario Terra, mientras concluye sus estudios en Salamanca.
El año 1936 hace los cursos para convertirse en profesor encargado de cursos en el Instituto donde trabajaba su padre. En 1937, a pesar de no gustarle mucho las manifestaciones de carácter colectivo, disfrutar de un espíritu independiente y no estar muy interesado por la política, participa en el Congreso Internacional de Escritores Antifascistas, celebrado en Valencia, formando parte de la delegación valenciana junto con Carles Salvador, Enric Borrás, Adolf Pizcueta y Ricard Blasco.
Al acabar la guerra fue depurado e incluso estuvo encarcelado durante una noche, siendo puesto en libertad por las gestiones que rápidamente hizo su hermano. Inicia entonces un periodo marcado por las dificultades económicas, provocadas en parte por el no reconocimiento del nuevo gobierno de su rango de profesor ganado mediante los cursos de 1936 y en parte por su personalidad libre e inconstante. A partir de 1940 se implica en la vida social de Castellón de la Plana, como asiduo miembro de diversas tertulias y como organizador de acontecimientos festivos, como será el establecimiento de las Fiestas de la Magdalena que comenzaban a adquirir la fisonomía y el carácter actual. Su obra toma dos vías divergentes: por una parte se dedica a la poesía popular (por ejemplo libros de gayatas y de fallas); y por otra a la producción más introspectiva. La última quedará prácticamente inédita hasta su publicación a finales del Siglo XX. Así mismo colabora con diversos diarios y mantiene su actividad juegofloralista. El año 1943 colabora en el estreno en Castellón de la ópera La filla del rei Barbut, de Matilde Salvador. La compositora castellonense musicaría también alguna de sus poesías.
El año 1952 y desencantado del ambiente provinciano que percibía en Castellón y con la necesidad de encontrar una ocupación estable, se traslada a Barcelona donde esperaba contar con el apoyo de Juan Iglesias, compañero de Salamanca y vicerector de la Universidad de Barcelona. Después de unos meses se traslada a Madrid. Su periodo madrileño se caracterizó por una creciente desconexión del mundo literario valenciano y las dificultades económicas, al tener que ganarse la vida con colaboraciones puntuales en revistas, radios y alguna aventura editorial. Disfrutó de algunas ocupaciones temporales gracias al soporte de Joan Iglesias y de José Camón Aznar, con quien desarrolló una gran amistad. El 1955, con 51 años, se casa con Enriqueta Castellets Folch y el año siguiente nace su único hijo en Valencia, a donde se trasladó su mujer para la ocasión.
En 1956, un decreto del gobierno que reconocía los profesores cursillistas le hizo percibir la posibilidad de obtener una plaza de profesor y conseguir una situación económica más estable. La deseada plaza, no llegó antes de su muerte la tarde del 8 de mayo de 1958 a causa de una afección cardíaca. Las muestras de homenaje al poeta se sucedieron en su ciudad natal, donde la Societat Castellonenca de Cultura le dedicó un estudio en su boletín de abril-junio de 1959. En Valencia se le rindió homenaje póstumo en la Universidad y en Lo Rat Penat.

Poesía
En su poesía Artola trata los temas eternos del amor, el paisaje, el ser humano, la soledad y el conflicto entre el mundo exterior y el mundo interior. Su obra destaca por su riquísimo conocimiento del léxico de la Plana, que no duda en incorporar a su producción más intimista; por la incorporación de elementos de otras tradiciones literarias, principalmente de la castellana, pero también de Rabindranath Tagore y Schopenhauer y por su sincretismo expresivo mediante el cual intenta maridar la poesía culta y la popular.
Según Joan Fuster1 « [Bernat Artola] con un dominio preciso del cabal idiomático trabaja una poesía de aspiración intelectual, y trata de conseguir y reemprender el pálpito que iluminó la de Ausiàs March. En sus versos, de todas formas, vence el esplendo expresivo, muy por encima de la preocupación conceptual. La obra de Artola tiene una alta calidad dentro del marco de la poesía valenciana, y responde a un mundo sentimental complejo, matizado y fino, que en todo momento encuentra una versión exacta de las palabras espesas del léxico terral ».

Obras
1828 Elegies
1933 Santoral, en castellano
1935 Terra
1941 Festívoles
1945 A l'ombra del Campanar
1947 Poble
1947 Llàntia viva
1950 Tornaveu
1950 Raons i paraules
1950 El delme del temps
1950 Miratges
1951 Lledons
1951-1952 Recès de solituds
1952 Veus i cançons
1953 Fulles del temps
1954-1956 Collita





FRONDA  a.1925-1928

III

EN SILENCIO

Bajo la noche que gime
en los chopos plañideros,
quiero alejar mi tristeza
para vivir tu recuerdo.
No sé que tienen las auras
que vienen del pensamiento,
que todas traen memoria
del perfume de tu cuerpo.
La noche es clara y florida
de temblorosos luceros;
cuando más clara es la noche
más encubre su misterio.
Yo estoy solo. Soledades
amenguan los sufrimientos,
que no hay dolor que perdure
cuando el amor anda lejos.
La noche es clara. La noche,
desolada de silencio,
espera que tu suspires
para vibrar en el eco.
Todo es claro y transparente
como el vidrio de un espejo,
pero la luz y la imagen
están temblando en mi pecho.
Misterio de pesadilla,
que surcas el firmamento
buscando una dulce madre
que te recoja en su seno.



CANCIÓN PUERIL  a.1925-1933


XVIII

 A ORILLAS DEL AGUA VERDE

A orillas del agua verde
soñaba despierta un día.
El cielo verde azulado
también agua parecía.
Pero una nube que lenta
por el cielo transcurría
era roja como sangre,
no blanca como solía.
A orillas del agua verde
soñaba despierta un día.
Vi venir sobre las aguas
una sombra que crecía
hasta llegar a la nube
que de sangre se teñía.
A orillas del agua verde
soñaba que me moría....


XXXI

CANCIÓN DE CUNA

(Poema musicalizado por Josep Falomir en 1995)

Llueve.
Hace frío.
Las montañas se cubren de nieve
y se desborda el río.
¡Duerme, hijo mío!....
El Sol ya se durmió
bajo el manto nevado.
A ti te canto yo;
a él nadie le ha cantado.
Llueve.
Hace frío.
Las montañas se cubren de nieve
y se desborda el río.
¡Duerme, hijo mío!....



XXXVII

SIN VOZ

(Poema musicalizado por Josep Falomir en 1995
letra conjunta con el poema PUERIL)

Canción sin eco,
                                     canción sin voz.
Canción del viento,
                               falsa canción
¡Ay, corazones
                            sin corazón!
¡Canción si voces,
                                  canción de amor!




XXXVIII

PUERIL

(Poema musicalizado por Matilde Salvador)

Cantaba la niña
llorando su amor.
Vibraba en el aire
su triste canción.
Subió hasta la nube
temblando la voz,
contó su tristeza
y el cielo lloró...






FRONDA LÍRICA  a.1933

VII

TORMENTA

La tormenta sobre el mar.
El mar sobre mi deseo,
mis ojos sobre tus labios
y el corazón bajo el cielo
como un coral encendido
por submarinos espejos,
El mar palpita, parece
que también esté muriendo.
Mañana el Sol será Sol
y mi canción será un eco;
toda mi alma será el mar
y aún continuaré sediento.....





(Del libro SANTORAL  a.1930)

(Premio Nacional de Literatura año 1933)
(

I

DINTEL

La imagen inesperada
te acecha en la sombra esquiva
para clavar tu mirada
con su daga sensitiva.



II

SAN PEDRO

Orilla del negro mar
en impaciente atalaya,
un festón de marineras
llora esperando las barcas.
Argos de leve dormir
disuelto en el agua amarga,
vuelven el rostro a la rosa
de los vientos de esperanza.
La brisa loca de gozo,
hace que brote por magia
la ondulación permanente
en la lisura del agua;
los gallos, siempre al acecho,
velando la madrugada,
con sus cantos de diamante
rayan el vidrio del alba.
El mar se puebla de peces
despilfarrando la plata,
y cuando los horizontes
transparentan su esmeralda,
navío de sólo un palo
varado junto a la playa,
el pueblo saluda al día
con pañuelo de campanas.
Velas cándidas salieron
y vuelven ruborizadas
a dar a la vida estéril
la ofrenda de sus entrañas.
San Pedro viene con ellas
y cuando a la orilla salta,
se acuerda que es marinero
y echa las llaves por ancla.



V

SAN CRISTÓBAL

San Cristóbal ve con pena
que le aprieta la hornacina
y riñe a los carpinteros
que no tomaron medidas.
Su corpulencia gloriosa
rompe la monotonía
con miedo que los querubes
que temerosos se arriman.
Firme su musculatura
de atleta que no se indigna,
para que pase Jesús
acerca la opuesta orilla.
En el cielo de su gloria
los fuertes músculos hincha
en infantiles alardes
que a los ángeles admiran
y corre, semidesnudo,
con el agua a las rodillas,
riachuelos que persiguen
ondulaciones de anguila.
transbordador incansable,
enciende luces de envidia
en las voraces serranas
del Arcipreste de Hita
y ardiendo en divino amor
su hoguera de carne viva,
olvida que le nombraron
Patrón de automovilistas.
Salvador de los caminos
que en el polvo se despistan,
su báculo de palmera
barre nubes enemigas.
A pesar de su buen genio
a veces se encoleriza
porque quieren que se ponga
su fina túnica limpia;
por eso cuando en su fiesta
los chofers pagan la misa
el órgano le parece
lleno de roncas bocinas.



XXV

SANTA TERESA

Parejas de enamorados
miran con ojos en blanco
rectos caminos que surcan,
invisible, el espacio.
Querubines les acechan
entre nubes de resguardo
para que al cielo no lleven
pecados de contrabando.
Santa Teresa los mira
con amor desde lo alto,
contenta porque no sabe
curar los enamorados.
Con suspiros de recuerdo
de su andariego descanso,
éxtasis de claridades
con luces de solitario,
proyecta sobre la tierra
luminaria de sus faros
para que todas las naves
en peligro de naufragio,
vean el puerto de amor
que se remansa en sus brazos.
Santa Teresa en la gloria,
no ha olvidado su trabajo,
y aunque para escribir tiene
reposo, tiempo y espacio,
como los Santos no leen
no quiere escribir en vano.
Andariega como siempre,
con vivo y menudo paso
los celestiales caminos
recorre de cabo a rabo
y con dolor en los ojos
mira el mundo que, extasiado,
quiere encender sus hogueras
con lumbre de desengaño.



XXVII

LA VIRGEN DEL CARMEN

La Virgen del Carmen cose
en la nieve de las velas
su Escapulario de fuego
que disuelven las tormentas.
Oriente de los marinos
cuando la noche se cierra
abre su manto de rumbos
acribillado de estrellas.
Desde su gloria de nubes
la Virgen ve con tristeza
pecadores que se ahogan
en oleajes de hoguera,
y llorando su tortura
trenza cabellos de seda
con oraciones votivas
para rosario de quejas.
Cuando nubes de Bernini
transmiten telefonemas
por alegóricos rayos
presagios de la galerna,
velas de dientes agudos
desgarran las nubes negras
en mordiscos de socorro
delirantes de impaciencia.
Pasada ya la borrasca,
 izan las redes de pesca
ondulaciones de azogue
con perfiles de sirena
y suspiros de la Virgen,
sufriendo por los que rezan,
soplan la brisa tangente
que los hogares acerca.
Tartamudeces de morse
anuncian la buena nueva
a las gavinas agudas
que agujerean la niebla
y el Sol se quiebra en la lluvia
con siete gritos de fiesta
para que rían los ojos
tristes de las marineras.



POESÍA SOLTA

XVII

EL TORO NEGRO

(Alegoría a la muerte de "Manolete")

¡Maldito sea mil veces
aquel toro de azabache
que mató a Manuel Rodríguez
en la plaza de Linares!
¡De rosa y oro el torero,
parecía que la tarde
vestía también con luces
por milagro de su arte!
¡Qué nubes de negro luto,
qué nubes de roja sangre
atormentaron el cielo
con agoreros mensajes?
"Islero" trajo la noche,
la negra noche implacable
como el cuervo de la Muerte
devorador de la carne.
Pero la carne no es nada.
Tan sólo sirve de cárcel
al alma, viva y eterna,
que pugna por libertarse.
Aquel toro de crespones,
con rabia y baba en las fauces,
llevaba en las astas duelo
para enlutar el romance.
Cruel, derribar quisiera
la gloria que no es en balde.
Su crimen abrió la noche
con cirios que lloran y arden.
En el dramático ruedo,
frente al publico que aplaude
la gracia maravillosa
que da perfiles al aire.
"Manolete" abre las alas
de su arrogancia y empaque,
y va mostrando, gozoso,
la sal y el garbo del trance.
¡Qué frisos de antología!
¡Qué indescriptibles imágenes
señeras de señorío
y de majeza sin fraude!
¡"Islero" le está mirando,
y está mirando con hambre,
con la rabia del vencido,
humillado y sin arranque.
¡Y el claro sol de la Fiesta,
el sol que en los alamares
destella sus luces de oro
parece de más quilates!
¡Negro toro; negra sombra!
¡Y el Sol en el negro engaste
como un rubí que presagia
la tragedia y el desastre!
El más criminal cuchillo
se hunde en el diestro que cae
manando rojos claveles
para el clamor de los ayes.
¡Qué pena la tarde llena
de pañuelos y ademanes,
temblorosos cuando temen,
angustiados cuando saben!
¡Adiós, el talle y el brío!
¡Adiós, continente grave!
¡Más que indeleble el recuerdo
vaciado en moldes de nadie!
¡Que el recuerdo no perece,
se hace más vivo y más grande
cuando es dolor quien lo engendra
con hálitos inmortales!
Acabó Manuel Rodríguez
 (¡qué lagrimas en su madre!)
más no murió "Manolete",
que escondido en su carácter
supo dar leyes al viento
para forjar tempestades
de arrebatado entusiasmo
y de fervores unánimes.
Como un ángel misionero
redentor de miserables,
"Manolete" era la luz;
el toro, símbolo infame
de la tiniebla terrible
del mal, que en la tierra plaña.
Ni San Miguel, ni San Jorge,
ni Sigfrido han de olvidarle.
En los pueblos y en los campos,
en los montes y en los valles,
no hay ojos que no lo lloren
ni boca que no le alabe.
¡Negro toro! ¡Negra sombra!
¡Negrura por todas partes!
¡Noche sola, estremecida
por los sollozos del cante!
¡Qué sólo el silencio se oiga!
¡Qué hasta los pájaros callen!
La Muerte ha enlutado el cielo:
¡LA BESTIA MATÓ AL ARCANGEL!



I N É D I T O S

SONETOS

Cuaderno con 16 sonetos del año 1948

DANZARINA

¿Qué afortunada conjunción de estrellas
llena de luz, preside tu destino,
que así, feliz, tu corazón previno
contra el hechizo de las sombras bellas?

¿Qué blanca nube demandó tus huellas?
¿Quién orientó tu paso peregrino
rumbo al amor del celestial camino
sonrisa clara de once mil doncellas?

El vuelo puro de tus pies alados
quiebra las leyes de la tierra grave
que, loca, envidia los celestes prados.

Y con tu danza que la ruta sabe
del viento azul de velos desvelados,
surcas el cielo, pajarillo  nave.



DESVELO

Tu dulce sueño, gravitando leve
sobre mi pecho que tu ritmo sigue,
por frondas negras y sin luz, persigue
la blanca paz que a clarear se atreve.

¿Por qué inconsciente vericueto aleve
vendrá la voz que a despertar te obligue?
Silencio, al vuelo de tu amor, consigue
alas de pluma entre vellón de nieve.

¡Duerme feliz en tanto que te vela
mi guarda fiel con cuidadoso celo!
Que si es la vida pasional procela,

¡sea tu sueño, triunfador anhelo,
flecha y neblí del ideal que vuela
por la serena placidez del cielo!





(Del libro TERRA  a.1935)

V

POLS

(Poema musicalizado por Paco Puig en 1985
y por Mª Teresa Barrachina en 2006)

La terra de ma terra
és pols del meu camí
que a mon dolor s'aferra
i mai no fuig de mi.
Si vaig cap a la vida
pel frau de mon voler
temorejant em crida
al somni de son pler.
I és pler d'empresonada
que veu un raig de llum
per on la flor que es bada
augura son perfum.
Pols mística i eterna
llaor de l'infinit
que abota en la lluerna
la dèria de la nit.
Ma terra és un deliri
de somnis i de sang
on ritmen llur martiri
les llàgrimes i el fang.
Ai quina dolorosa
batalla irreverent!
La mare sense nosa,
i el Fill, ple de turment!
Quan ella es torna flama
ma vida es torna foc.
En mi tot es fa drama
i en Ella tot és joc...



XV

CANÇÓ

(Poema musicalizado por Josep Falomir en 1993)

Amor de ma vida.
Somni que no véns.
Besada fugida
devora les dents.
Quan ve Primavera,
foguera de flor,
a encendre la quera
dormida en el cor,
tos llavis ofeguen
un bes de sospir
d'amors que bateguen
i es volen morir.
L'amor de les roses
no es pot morir mai
car juny a les lloses
xiprer i desmai.
Amor de ma vida!
Somni de perfum!
Imatge fugida
per un raig de llum.






XLVII

RECANÇA

Quan era un monyicotet
les xiques m'enamoraven
i totes em festejaven
la gràcia del cor distret.
Ara que sóc ja major
i puc dir coses boniques
vull festejar a les xiques
i tenen distret el cor.



(Del libro ELEGIES  a.1928)



IV

Jo sóc aquell adalerat garbi
qui brama i bat dins de l'esquerpa timba
car si quan parle mon dolor no minva
si deixe de parlar no fuig de mi.
Assoles vaig per la foscor que em porta
la llum d'atzur i adoloridament
veig passar revolant damunt del vent
l'estol de fulles de l'alzina morta.
Fulles de fel, margda de l'amor,
fermes s'enclaven en lo fat contrari;
quan bat l'alé de la cruel tardor.
Fréstec garbi lo meu desig combat
dins lo barranc amb tremolins de febra
i en l'aspra timba plena de tenebra
la pau tremola sobre un toll minvant.
Jo sóc aquell trit vianant perdut
que vol cercar en lo barranc dolçura
i adolorit de sols trobar paüra
esguarda la claror d'on fon vingut...



VII

Los meus record dins de mi fan sa via
fins que voran la claror amb los anys;
llavors seran los meus únics companys
i em será dolça la veu d'altre dia.
Ara m'és dolç esperar l'esperança
qui amargament no vol vindre a mon pit.
Ara no vull més record que l'oblit
de lo passat que vol dur-me recança.
Però aquell temps que la joia és tenebra
i nostre cap és un cim ple de neu,
voldré gaudir lo consol de la veu
d'aquell record més esquerp que la llebra.
I com la neu qui anyorant la planura
vol fer-se terra quan lo dia mor
i a l'argent de son cos dóna un bany d'or
que ompli son cor de joia que poc dura,
aixís mirant la nit que s'endevina
des de lo cim on la blavor es perd,
miraré avall i sols voré un desert
ple de records de flama ponentina....



XXIV

Quan l'abril es mor
i lo maig comença
s'amaga l'amor
endins de la pensa,
i en lo mort foguer
que lo foc espera
s'encén la foguera
sense jo voler.



XXXIV

(Poema musicalizado por Mª Teresa Barrachina en 2006)

Jo tinc una joia clara
d'un amor que no es mor mai.
Tinc una esperança encara
triomfadora de l'esglai.
Una esperança florida
al recer de lo meu cor
que pos ser siga mentida
car és joia de l'amor.
Si es falsa o és vertadera
jo sols sé una veritat:
l'aspra soletat austera
de mon cor iluminat.



(Del libro FESTÍVOLES  a.1941)



III

EL CAMPANAR

El campanar de la Vila
és fadrí de veritat.
Té la consciència tranquil-la
i el cervell destarifat,
perquè diu que l'experiència
de la vida li ha mostrat
que la millor conveniència
és... viure sense veïnat!
      Quin motiló
                        el campanar de Castelló!
Conten i diuen les xiques
que està tocat del bolet
perquè ni pobres ni riques
li donen calor ni fred.
Ell ho sap i no protesta
perquè malicia, pel dret,
que volen fer-li la festa
i a eixes festes no estè fet.
            Massa que ho sap
                            que sempre té pardals al cap!
Té la mare i les germanes
que el comboien de fadrí;
té l'esglèsia i les campanes
que festejen son destí.
I a sos peus la xerradisa
del mercat en remolí
que puja la paret llisa
per un sisó de sagí.
            Quin Patxorrut!
                            Tan ben plantat i tan sabut!
Sols de vegades s'acalora
i trau la veu de capiscol
pagant al poble la penyora
enfervorida del seu vol.
Votiva i lírica "gaiata"
sense mineta ni farol,
quan ve la festa s'arrevata
i s'avorreix de viure sol.
            Quin pensament,
                    enamorar l'Ajuntament!
Com una fita ciutadana
ple de serena joventut
el campanar guaita la Plana
somniant camins de plenitud.
I a son batall inapel-lable
pel goig i el plany de tots mogut,
brunz la campana venerable
pel Cel pairal i conegut.
Tot és camí....
I el Poble, baix, com un cofí!