BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 18 de marzo de 2012

6364.- ELIZABETH JENNINGS

Elizabeth Jennings (20 de julio de 1926 – 25 de octubre de 2001) fue una poeta inglesa.
Jennings nació en Boston (INGLATERRA, Lincolnshire). Cuando tenía seis años de edad, su familia se mudó a Oxford, donde residiría durante el resto de su vida.1 Cursó sus estudios universitarios en el St Anne's College de Oxford. Después de graduarse, comenzó a trabajar como bibliotecaria.2
Los primeros poemas de Jennings fueron publicados en periódicos tales como Oxford Poetry, New English Weekly, The Spectator, Outposts y Poetry Review, pero su primer libro no se publicó hasta que cumplió veintisiete años de edad. Los poetas líricos que, según ella, la influenciaron son Hopkins, Auden, Graves y Muir.1 Su segundo libro, A Way of Looking, ganó el premio Somerset Maugham y marcó un punto de inflexión, ya que el dinero que obtuvo como parte del premio le permitió pasar casi tres meses en Roma, en lo que fue una revelación. Llevó sus creencias religiosas a una nueva dimensión e inspiró su imaginación.1
Considerada una tradicionalista más que una innovadora, Jennings es reconocida por su poesía lírica y por mastery of form.1 Sus obras presentan una simplicidad de métrica y ritmo compartidos con Philip Larkin, Kingsley Amis y Thom Gunn, todos miembros del grupo de poetas ingleses conocido como The Movement.1 Siempre dejó claro que aunque las experiencias de su vida, (durante la cual sufrió de severas enfermedades mentales) contribuyeron a crear las temáticas de sus obras, no escribía poesía autobiográfica de manera explícita. Su catolicismo profundo influenció gran parte de su trabajo.1
Falleció en un asilo de ancianos en Bampton (Oxfordshire) y está sepultada en el cementerio de Wolvercote (Oxford).

Premios y honores selectos

1953: Premio del Arts Council of Great Britain al mejor libro de poemas por Poems
1955: Premio Somerset Maugham por A Way of Looking. 1
1987: Premio Literario W.H. Smith por Collected Poems 1953–1985
1992: Commander of the Order of the British Empire (CBE)
2001: Doctorate of Divinity Honorario, de la Universidad de Durham

LIBROS de poemas
Poems. Oxford: Fantasy Press, 1953
A Way of Looking. Londres: André Deutsch, 1955
A Sense of the World. Londres: André Deutsch, 1958
Song For a Birth or a Death. Londres: André Deutsch, 1961
The Sonnets of Michelangelo (traducido por Jennings). Londres: Folio Society, 1961
Recoveries. Londres: André Deutsch, 1964
The Mind has Mountains. Londres: Macmillan, 1966
The Secret Brother and Other Poems for Children. Londres: Macmillan, 1966
Collected Poems 1967. Londres: Macmillan, 1967
The Animals' Arrival. Londres: Macmillan, 1969
Lucidities. Londres: Macmillan, 1970
Relationships. Londres: Macmillan, 1972
Growing Points. Cheadle: Carcanet, 1975
Consequently I Rejoice. Cheadle: Carcanet, 1977
After the Ark. Oxford University Press, 1978
Selected Poems. Cheadle: Carcanet, 1979
Moments of Grace. Manchester: Carcanet, 1980
Celebrations and Elegies. Manchester: Carcanet, 1982
Extending the Territory. Manchester: Carcanet, 1985
Collected Poems 1953-1985. Manchester: Carcanet, 1986
Tributes. Manchester: Carcanet, 1989
Times and Seasons. Manchester: Carcanet, 1992
Familiar Spirits. Manchester: Carcanet, 1994
In the Meantime. Manchester: Carcanet, 1996
A Spell of Words: Selected Poems for Children. Londres: Macmillan, 1997
Praises. Manchester: Carcanet, 1998
Timely Issues. Manchester: Carcanet, 2001
New Collected Poems. Manchester: Carcanet, 2001




Una sola carne


Y ahora yacen separados, cada uno en su cama,
él con su libro, la luz que lo acompaña hasta
el amanecer,
ella, como una niña, durmiendo con placidez,
soñando su infancia;
y todos los hombres en otro sitio, atentos,
como si esperaran una revelación:
el libro no leído que él sostiene,
los estáticos ojos de ella bajo las sombras.
A la intemperie, como los desechos anegados de una
pasión olvidada,
ambos se tienden lánguidos e impasibles.
Difícilmente volverán a tocarse
y si lo hacen es apenas como una confesión
de sentimientos que ya no tienen, o que poseen
en demasía.
La castidad los reclama, un porvenir
para el cual la totalidad de sus vidas fue sólo
una preparación.
Extrañamente solos, aunque también extrañamente
próximos,
el silencio es apenas una hebra
que sostienen sin tejer, y el tiempo,
liviano como una pluma, los acaricia con dulzura.
¿No lo han advertido?
Estoy hablando de mi padre y de mi madre,
cuyo fuego, ese que antaño me engendró, hoy yace enfriado.


Armando Roa, Covers, 36 poetas en lengua inglesa, 
Uqbar Editores, Santiago de Chile, 2010






One Flesh


Lying apart now, each in a separate bed,
He with a book, keeping the light on late,
She like a girl dreaming of childhood,
All men elsewhere - it is as if they wait
Some new event: the book he holds unread,
Her eyes fixed on the shadows overhead.


Tossed up like flotsam from a former passion,
How cool they lie. They hardly ever touch,
Or if they do, it is like a confession
Of having little feeling - or too much.
Chastity faces them, a destination
For which their whole lives were a preparation.


Strangely apart, yet strangely close together,
Silence between them like a thread to hold
And not wind in. And time itself's a feather
Touching them gently. Do they know they're old,
These two who are my father and my mother
Whose fire from which I came, has now grown cold?








MUDANZA


Pronto estará de nuevo la casa llena,
Se habrán llevado nuestras cajas,
Desnudos están los muros, dejamos
Apenas rectángulos donde los cuadros.
Se asienta el polvo y campa ahora
Por los lugares en que nos movíamos.


Y aunque nos alegra marcharnos
Queremos dejar un rastro tras nosotros,
Algo no tan poderoso como un fantasma
Pero que cierta parte de nosotros les recuerde
A los nuevos inquilinos a los que no conocemos
Que no se resigna la vieja casa


Ni al viento ni al polvo ni al espacio
Vacío donde estaban los muebles.
Queremos embellecer viejos estantes
Y asustar a los nuevos propietarios
Y olvidamos que se alegrarán,
Al encontrar en los estantes rastros
De nuestro propio pasado, ya que temen,
Como nosotros, un espacio sin inquilino.




Traducción José Luis Justes Amador