BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 25 de marzo de 2012

6479.- ESTHER PRIETO

CARMEN RUIZ TILVE, ESTHER PRIETO, SUSANA PÉREZ ALONSO



Esther Prieto nació en la villa de Arenas (capital del concejo o municipio asturiano de Cabrales) en el año 1960.
Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Oviedo, se estrenó como autora en lengua asturiana con una narración infantil, escrita en colaboración con Eva García Vázquez: El curiador d'estrelles (1987).

En 1991 realizó la edición de las obras completas del escritor Llorienzu Novo Mier por encargo de la Consejería de Cultura del Principado de Asturias. Dos años más tarde, en 1993, se encargó de la edición de los versos del poeta popular Cuno Corquera.

Fue fundadora y codirectora, junto al poeta Xuan Bello, de la revista Zimbru.

Como autora de poesía --por la que se la conoce principalmente--, publicó en 1992 su primer libro, Edá de la memoria. El crítico José Ángel Cilleruelo --que escogió a Prieto entre los siete autores aparecidos en Nórdica (1994)-- valora con estas palabras a la autora cabraliega: «A pesar de su aspecto fragmentario y la aparente presentación coloquial de los textos, los poemas del libro forman un sólido corpus: las referencias transitan de un poema a otro, la voz lírica va desarrollándose en el curso del libro, desde la inicial conciencia de la temporalidad hasta ese desconcertante final: "No os diré nada"». Leopoldo Sánchez Torre valora la obra de esta autora observando que desde una perspectiva estilista «una sobria melanconía señoria esti mundu poéticu (...), nun hai un solu esbordamientu, arroya'l llinguaxe con un paradóxicu axetigu que se tresforma mesmamente, n'ocasiones, nuna cierta sequedá estilística. El versu tiende a allargase p'articular un ritmu lentu y cansu, correlatu eficaz de la esperiencia poetizada». Otro crítico, José Luis García Martín, ahonda en esta observación a propósito de la poesía de Esther Prieto: «los suyos son poemas con tiempo dentro, poemas muy vividos antes de escritos». No muy abundante, los escasos versos de la poeta de Arenas recuerdan a los de un autor poco difundido de la generación española de los años 50 del pasado siglo XX, Alfonso Costafreda. Prieto parece compartir la peculiar poética de este autor cuando escribía: «Las pequeñas palabras, / otras no he de decir. / Durarán como rocas».
Esther Prieto (Arenas de Cabrales, 1960) ties espublizaos dos llibros de poemes: Edá de la memoria (1992) y La mala suerte (2000).

En 1998 ganó el Premio «Teodoro Cuesta» de Poesía con Mala suerte, un poemario en el que Esther Prieto se interroga sobra vida y la muerte, y en 2001 el Premio «Xosefa Xovellanos» de Novela con la obra titulada Güelu Ismail, en la que relata la vida del pueblo palestino.

Dos relatos suyos figuran en el libro Muyeres que cuenten.


Esther Prieto, poetisa y directora de Ediciones Trabe 








ANTOLOXÍA


EDÁ


Agora, nena que fuisti cuantayá,
adolescente de mañanes blanques
y otra vez,
nena na ciudá,
trémente les manes del aire,
el tiempu por venir
y abúltate la vida otra vuelta
cadena erma de pareyes y relós,
suañu metálicu y de coche
cruzando rápidu la cai y la to casa.
Agora, que yá nun yes a cuntar
colos deos la edá de la memoria,
dices namái tardes de plata,
esti escozor d’home estremecíu
y la hestoria qu’has d’interpretar.
A la to edá,
abriesti yá les puertes al dolor;
el tiempu, igual que los recuerdos,
foi prendiendo en ti,
y lo mesmo que los cuentos, foi la risa
arena de los llares espardío pela tierra






INFANCIA I


Agora que yá nun somos nenos
ye triste otra vuelta deprender
el mieu, el silenciu vieyu
y aquella zrezal onde esguilemos tantes veces.
Depués vinieron díes d’escuela,
del pupitre y la pizarra. Tardes d’avientu
na efímera memoria d’aquellos años
cásique nunca primaveres.
Agora, nel portalón salobre d’esti branu,
canten al suañu les muyeres:
runxir amargu d’árbol triste,
figal torcida a la vera la casona.






INFANCIA II


Xubes la escalera
temiendo morrer ente pasos
de piedra. Fendío, la madera
ta áspero y un migayu fríu
ye’l tocar a la to mano.
Na casa vieya
llingües de xelu espérente, tan fríes,
nel últimu descansu.








NOME


Cuasimente resten de la infancia
el nome y les miseries,
la piel agrio en tardes de setiembre
y unos güeyos que vieron
la muerte delles veces.
Pan de la mesa foi
odiar l’aire torbu d’agostu,
l’agua non tan puro que bebiemos
y los díes de sábadu y domingu.
Cásique torno de la infancia
col alma prendida de les manes
y un tastu a mesa y a renunciu
de la tierra. Cuasimente de nena
namái’l nome y l’orde de la muerte.






VENTANOS DE LA IRA


Xorrecerá la so voz y, a eso de les diez,
vendrá dicime otra vez que foi la hestoria
quien construyó los monstruos
qu’agora s’adientren peles puertes pesllaes,
pelos ventanos ciegos de la ira.
Diráme la so voz frayada, non de la edá, de los desaciertos,
que nun hai yá qué facer:
serás tú nenu ciegu en Xericó,
col silenciu ciertu les trompetes,
y yo, nena perdida nel territoriu xabaz
de l’alcordanza, deprendiendo los dos la hestoria de corrío:
l’agrín que dexemos tres de nós,
la muerte que vien xugando xuegos decadentes
pela vía de tren que nunca nun esistió.






CIUDÁ PERDIDA


Perfecta arquitectura de la pena
argamasa de memoria,
y nel aire
olor a olvidu y a xazmín.


Catedral asaetada,
orbayu en París
y, otra vez, ciudá perdida.






BERLÍN OESTE


Llovía en París. Tamién Berlín Oeste, dices,
yera orbayu y naipes nes cais.
Opacu y gris será New York, tú yá sabes,
en lloviendo...
Nun espiertes, memoria,
nun espiertes
comu amante despechada.
Xorreció’l vómitu azul nes aceres, dices
nun queriendo, y les tilares
yo nun sé qué raigones descubrieron tan tristes,
tan fondes nel asfaltu.
Onde tarás, olvidu,
ónde tarás parapetáu.
Sí, repites, Berlín yera orbayu y naipes nes cais,
y en Belgrado, dixeron,
nevaba blanco y frío cuantayá.
Dolida na mio piel pequeñino y torpe,
yo, memoria intacta,
ciudá la más triste de toles ciudaes.






PEL CAMÍN DEL ALBA


Milenta veces, tantes veces
dixístisme lo mesmo: que’l deséu va pel camín del alba,
pel llau de la borrina y la rosada.
Y tú, tanto dicime que nun quies
esti deseyu, el de mio, tan incompletu,
tan perdíu, tan de tierra adientru
y non de mar.
Si naguo pola to figura, y pel día
voi namás escontra ti.
Si me sobren les hores nes que nun soi suañate
y me quemen les manes amburaes del aire
que ta ellí..., onde tú nun tas.






AYENA


Ayena la sonrisa na mesa del domingu,
d’otru la escuela, los mapes de colores
y les tices.
Ayenu’l mundu. Montes, ríos, el verbu conxugáu,
la desinencia d’otru.
Pa ti la muerte, l’olvidu valeru y fríu
de domingu
y esi tantiguar ente la broza la bonanza del aire
y la salitre.






CERTIDUME


Entá nun sabes de mio más que los llabios
y la risa que pongo nos minutos cimeros de l’angustia.
Entá. Y tú duermes mientres too pasa, y nada queda de min,
y yo soi otra.
Nun tengo yá dioses, nin llibros que m’abeyen,
nin aquellos semeyos de cuandu nenes
que tantes vegaes nos fixeron rir cola risa los tontos.
Nun tengo yá nesti día más que’l besu que me deas.






COMU L’ASFALTU


Esisto, sí, si me miro nel espeyu:
los güeyos ciertos, ciertu’l cazu, el llombu ciertu.
Soi. Esisto. Sobrevivo contra’l mundu,
pese al suañu.
Contra too sobrevivo. Mañana soi, hoi tomé
café con lleche: atacáu d’agrín, prietu, peor día
nun ye posible.


Agora claridá serena; yá nun soi aquélla
de rostru sele y de piel.
Nací. Espoxigué callada,
comu qu’equí nun pasa nada, y too bien gracies,
pero nun creas, últimamente duelme’l camín
y sangra, no fonder, la mio catedral–granitu.


Deprendí de la ciudá esta querencia
d’animal y d’alfabetu: miro y suaño; tan llarga soi
comu l’asfaltu,
y asina, comu nun cuentu, desfáigome n’orbayu,
llevo cais nel costáu y nel pelo, aveníes.








LES VOCES DEL OLVIDU


Nun vos diré cómu yeren les voces qu’enxamás oyera,
aquelles qu’un día picaron nel gargüelu
siendo nena saya rosa
y un gazapu de tristura.
Nun vos diré cómu yeren los regueros,
aquel camín pel qu’anduvi, pequeñina.
Nun vos diré nada. Nacerá’l silenciu
llanzáu al vientu, vueltu bocarriba,
fechu carne, fechu ná comu’l camín,
comu les voces qu’enxamás oyera.
Non, nun vos diré nada. Voi cayer al suañu
d’esta nueche fecha olvidu,
con tol pasáu perdíu,
comu si aquel camín nun lu pisare,
y naciera ayer, ayer talamente.


(De Edá de la memoria)