BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 25 de marzo de 2012

6481.- IGNACIU LLOPE



Ignaciu Llope
Xuan Ignaciu Llope Fernande (Cudillero, 1962) es un político, escritor en lengua asturiana y médico psiquiatra asturiano.
Ha destacado especialmente, por un lado, como poeta, ensayista y columnista (en medios como Les Noticies); y por otro, como miembro activo de organizaciones como el Conceyu d'Estudiantes Nacionalistes, la Fundación Belenos o la plataforma ciudadana SOS Cuideiru; además de su militancia política en el partido Izquierda Asturiana, en el cual ha desempeñado el cargo de portavoz nacional durante varios años.
En abril de 2007, fue presentado como candidato principal a la Junta General del Principado de Asturias en las elecciones autonómicas de mayo por la coalición Unidá.
Ignaciu Llope tien espublizaos tres llibros: Xeografía del agua (1992), El llugar del sol (1999) y Una casa tendida al océano (2003).



OTRA LLUZ


Yo conozo otra lluz.
Conozo la so memoria inútil.
Yo soi quien abre les ventanes
nos setiembres al aire de la infancia.
Yo soi quien refuga del llabiu
na fontana del serréu.


Yo soi quien espera a los pardales
na ambigua esperanza del branu.


Yo soi quien rescata d’otru tiempu
el cristal que ye la paz de los barcos vieyos.


Porque otra lluz s’abanga
nos iguales díes que son
la fatiga del deseyu.






TRES VERSOS


Y quedanon quietes les gaviluetes
naquel estru estranxeru
comu una silenciosa muerte inútil.






MADRID


Esta lluz estranxera, xenerosa
que recuerre los nomes oblicuos
de les coses y de la ciudá
tien la canalla precisión
d’un revólver


comu esti cielu altísimu d’España
presintiendo al branu
na llarga solombra de los árboles


comu esti cielu altísimu d’España
tarazando l’aire
cola elegante crueldá de los cristales


y baxo esti sol tardíu
nun supe que nel norte
les gaviluetes descifraben yá
los ácedos signos de la seronda


y baxo esti sol altísimu
nun vi que nos díes de revuelta
onde habitaba yá la derrota
el deseyu yera una nube
nuna desdexada playa del sur.


(Xeografía del augua)





Andreu Nin mira pasar l’augua del rigu Moskva


L’home mira pela ventana
cómo la ciudá vei diliéndose na nueche
nuna armonía repetida


y mira un rigu puercu
que nesti iviernu yá tardíu
dexa baxo les pontes
cachos de xelu gris.


Una vieya y escrita
metáfora de la vida,
piensa,
como l’augua fendiendo la tierra
o una metáfora de la revolución
como l’augua enchendo
siempre’l mesmu rigu.


Ye una ventana
d’un cuartu d’hotel
-Hotel Lux, Avenida Tuerskaia-
inhóspita, desarmada
como tolos cuartos d’hotel
d’una Europa rota
onde se repiten homes convocando
les pallabres ingrientes de la revuelta.


Y pela ventana
l’home ve una tabierna del Vendrell
travesada pel aire del monte
travesada peles voces de los compañeros
cuando nes meses esperen pan y vino
y ayena al mundu
una rapaza regala la so risa
ayena tamién a les banderes
qu’abandonen les Places de Moscú
y pasen pela Avenida Tuerskaia
baxo la ventana pela qu’un home
mira l’aire llimpio del Vendrell
más alló de les augües puerques
del rigu Moskva.









USA country Blues


Vese una casa sola
al final de la carretera
y una playa abriéndose
na llinia alba de la sablera.


Un home solu ve venir
dende l’estragal de la casa
el cansu pasu de los convictos
ente la herba alta de los praos.


Dicen qu’al final de la ciudá
nacen carreteres que van
al otru llau del mundu
a llugares
onde homes derrotaos
paguen dalguna delda abangándose
ente la herba alto de los praos
al ritmu d’órdenes que tayen el silenciu
col aceru opacu de la fuercia.


Y una playa muerre na sablera
y hai un home solu
descifrando la bóveda del cielu
cuando nos cantiles s’anuncia
llonxana la galerna.








El run de la mar


¡Hai ánxeles cayíos ellí onde tu mires!
Fernando Pessoa


I
Tien la casa l’aire quieto
cuando la soledá inmensa d’agostu
abre los díes como si foren
les manes asustaes d’un neñu.


Y cuando a les coses conocíes
s’allegue estraña la derrota
esa hora erma darámi la certeza
del run de la mar venciendo
l’arena estranxero de la to cintura.


II
Sé que vienes de llugares que nun conozo
ellí onde les tardes son altes y pacetibles
onde los homes llevanten mansos la mirada
per sobre la lentitú de les coses.
Ellí, onde una lluz fatigada vien d’anunciar
la fin de los díes de gloria.


Y yo que nun fui quien
a pósate nos güeyos el páxaru
cansáu de la mio mirada
nun sabré yá d’esi territoriu qu’habita
nel fondu temible de la to ausencia.