BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 25 de marzo de 2012

6484.- MANUEL ASUR



Manuel Asur
Manuel Asur González García (La Huerta (Cocañín), San Martín del Rey Aurelio, Asturias, 1947) es un poeta español en asturiano y castellano. Considerado como el iniciador, en poesía, del Surdimientu (renacimiento de la poética moderna en asturiano), es uno de los más importantes en la actualidad en esta lengua. Doctor en filosofía. Columnista del diario La Nueva España y ensayista. Actualmente trabaja en la Consejería de Medio Rural y Pesca del Principado de Asturias.

Obras
Cancios y poemes pa un riscar (1977) Poesía en lengua asturiana
Camín del cumal fonderu (1978) Poesía en lengua asturiana.
Vívese d'oyíes: Poemes bilingües (1979) Asturiano/castellano
Congoxa que ye amor (1982) Poesía en lengua asturiana.
Destruición del poeta (1984) Poesía en lengua asturiana
Hai una llinia trazada (1987) Prosa en lengua asturiana
Poesía 1976-1996 (1996). Antología poética.
Orbayos (2002)Poesía en lengua asturiana
El libro de las visitas (2003) Poesía en lengua castellana
Lo que dice la caracola (2007). Poesía en lengua castellana.
El solitario de Avilés / Vida y obra del filósofo Estanislao Sánchez Calvo (2008).
En lengua castellana.
Balada del balagar (2011) / Libro de poemas en asturiano
Prólogo: Filosofía de lo maravilloso positivo, de Estanislao Sánchez Calvo. (Llibros del Pexe-Gijón,1997)







El libro de las visitas


Yo buscaba escapar de una emboscada
de oficinas y risas de cemento,
cuando de ti me hablaron, Novellana,
con tu pequeña Playa del Silencio.
Por ti abandoné mi propia casa,
para ir a donde estabas en secreto
y preguntando quedeme sin palabras
y medida no puse a mis desvelos.
Las piedras levanté todas del alma,
para poder marchar algo ligero,
con sigilo, que nadie me notara,
ni se oyera cómo iba de contento.
Mi sigilo explotó como una salva
disparada al centro del sosiego,
pues cuanto más mi cuita yo cuidaba,
tornábase el estrépito más ciego.
¿En dónde te ocultas serena cala,
en qué orillas de susurros y anhelos,
ondula tu paz como una barca
libre ya del timón y de los remos?
¡Quién tuviera una mar que socavara
las costas de la risa de cemento
y unos ojos con luz de Novellana
para ver, la Playa del Silencio!


(La visita de la playa del silencio)














Si algun día pudiera en tu valor
mojar mi pobre pluma, capitán,
prisiones no tendría el corazón,
desnivel la balanza judicial.
No pueden tribunales ni condenas
persuadir ni vencer la religión,
donde Dios es terror de la inocencia
y el suicidio una santa salvación;
¡pero sí!, doblegarla con estrellas,
con el fulgor que alborea en tu galón,
disciplina de luz y resistencia,
Sefarad sin felón, pueblo español.
Si perdimos el viento en la bandera,
la dulzura de Patria secular,
en la mar ondeen lágrimas de guerra
y tu llanto sea nuestro, capitán.










Camín del cumal fonderu


Nes parés del mio cuartu
una murnia volcánica
pinga penes amarielles
y parda indiferencia.


Hai un bermeyu llamparón trespasáu
por quince mil anfileres multicollores
qu'esfelpéyense en frebes de borrina.


Borrina que frañuca,
qu'avienta,
que tracamúndiase nuna congoxa de muerte infinita.








Destruición del poeta


Perlloñe del to llugar viaxes,
yes nome nidiu, fola
vagorienta baxu la horma del día.
Penriba qué ardor d'escuridaes,
baxu qué velenu de quexumes
dexasti'l xacíu, qué volontá
xuntu al ásperu vacíu,
y ónde, ónde te sobreviviríes,
en qué ciega alcordanza del olvidu.












Árbol


Desprecian cuanto ignoran
Antonio Machado


Nel conceyu de Casu tolos díes muerre un árbol.
Los guardamontes nun son a evitalo
porque l’orpín que los mantién
siempre queda entalláu nel cielu avaru.
Ansí, l’arboricida fa de la vida, tucón espantible, lluz restorcía.
Tucón, lluz deslucía’l cuerpu de to.
Hachu, llegre llimaz, l’orbayu güarión.
Y árbol casín, namái árbol de muerte, yo.










Atiendi, Asturies


Un pueblu ensin acordanza nun tien futuru


Atiendi, Asturies, atiendi
lo que falo na to fala
anque nos oyíos tengas
muncha llingua castellana.


Sé que sofristi abondu
que fusti más nueche qu’alba
que fixisti too dafechu
lo que sentíes pel alma.


Sélo bien, pero’l dolor
golviósete una mordaza
dexándote a fuerza sombra
una llaceria na fala.


Esa llaceria espardióse
como una postiella gafa
fendió to llingua llariega
fasta torgate falala.


Y la hestoria que pulsiasti
cola pallabra bien alta
quedando fo callandina
como ensin acordanza.


Y ensin acordanza un pueblu
nun tien futuru a la llarga.


Atiendi, Asturies, atiendi
lo que falo na to fala.