BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 25 de marzo de 2012

6490.- XUAN SANTORI



Xuan Santori nació n'Uviéu, ASTURIAS  en 1968. Llicenciáu en Filoxía Inglesa, diose a conocer col poemariu Zunes.
En 1999 ganó'l Premiu “Teodoro Cuesta” de Poesía col llibru Los inconvenientes de la especie, obra na que s'aprecien les influencies de la llírica europea de güei.
El so tercer poemariu foi Bis a bis, onde fala d'amor, d'alcuentros y desalcuentros.
Del 2006 ye la so primera obra narrativa, La heredá. Tamién tien publicada la traducción de Poesía épica anglosaxona (1999) y el llibru Milenta voces (2006) nel que l'autor fai un repás de la construcción del estándar normativu del asturianu al traviés de les voces mas importantes de la lliteratura asturiana del Surdimientu.
Anguaño ye collaborador de Les Noticies y trabaya como filólogu na Oficina de Política Llingüística del Principáu d'Asturies.





XEITU


Vaya un xeitu de vida,
que llevo, mira tu
tolo que tengo esprecetao
contra caduna de les familiares
zunes, y güei que marcho
coles camises, les ilusiones
y petites plegaos bien curiosinos
na maleta
llega esti puñeteru
abril a despedise
ximielgándome impúdicu
bien delantre los güeyos
tola vida que ye a güañar
en cada fueya y en cada
freba y /seguramente
de rebisgu)
a meteme en fatu
un bon tanto
d'inconveniente y puñona
señaldá.








Consuelu


Se qu’agora nun quies ascuchar, que
les palabres paecente ruíos inarticulaos,
pero créeme
que los díes pasiquín pasen,
y qu’a la vuelta de na
vas tastiar el fervolar de la risa
percorriéndote entera y
tamién, sí
otra vuelta; el descubrimiento vieyu y
maravillosu del amor. Entós,
yá te veremos entainando a apinar
los sentires,
les fondísimes
voces qu’agora entierres, la lluz
descubridora y escaleciente del albanciar
too a xeitu enriba d’esta muerte,
d’esta solitú
qu’asemeya inasumible y ves
cásique definitiva, -que va ser,
y tovía nun sabes-
preñez d’esi mañana.








Receta (arte poética)


Invítese a los fados, y de mano
que nun falte un buen tanto
de maña de buen añu a la qu’añediremos
dellos plizcos de creador desenfrenu,
una cuyaradina d’ironía destilada, too ello
coronao por una puntillina de verbu vieyu,
(anque esto simpre al gustu de caún). Bien.
Búsquese ente la cacía’l pote más afayadizu:
que podrá ser cuando d’anchu clásicu
cuando llibre y experimentador, eso sí,
dafechamente sometío a l’atenta autoridá del ritmu,
(valen tamién cualisquier otres tensiones
que tengamos a mano). Amiéstese, pero atención:
si hai que lo engordar, siempre, siempre
con buena polisemia casera.
Déxese reposar.
Pruebe y corrixa’l tastu.
Recuerde:
ye’l matiz suxerente lo que se busca,
les viandes son les de siempre,
la forma de tresnales
non.
A la hora de sirvir, atentos a la presentación
qu’ha dar el toque esplandeciente; convendrá
acompañalo con fresca y abondosa
autocrítica y quiciás
un daqué de salvadora humildá.
Una vez iguao pase a tastialo.
Si siguió lo pautao, el tiempu
-y aportará’l preste.








Un instante


Bien sé qu’estos enfotos míos,
guapamente, van quedar n’intentos
futiles, que les hores
anden alielles,
más que correr, vuelen,
pero anque asina sía
quiero quedar un instante nesta
delicadeza, nada superflua,
nesti sol comiendo la xelada
tres del ventanu y tu, al empar inocente
y pexiguera, de pies
a mediu vistir,
la to mano escorriendo les cortines,
pintando los caminos de la mañana nel cristal,
unes fronteres onde m’invites a asitiar los mios sentíos,
a velos consumaos nel to tiempu,
el mio llugar.






Rempuestes


El neñu que nel ablugu del castigu
constrúi versos.
Couñago


Hemos aceptar que nada
permanez, que quiciás
habemos morrer solo por cuenta
d’haber nacío.
Que les coses –aceptamos-
medren, gasten, abanguen,
funden
y que nun pasa nada
porque elles mesmes son
l’escaniellu pa otres vistes, veyures
remocicaes.
Too acepto,
ensin embargu, y anque de mano
sepa que nun vais ufrime nenguna, dala rempuesta cabal,
lo mesmo qu’esto acepto, propongo
esta retafila de dudes y preguntes ticaes
col dolorosu preciu de les nuestres renuncies:
¿Con cuántes monedes,
a qué preciu se robló?,
¿Cuála ye la mercancía,
cuálos los horizontes que merezan o compensen
mínimamente anque sía,
esti permanente echar en falta,
esta firme y vagarienta acabación?