BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 25 de marzo de 2012

6491.- XOSÉ MANUEL VALDÉS COSTALES



Xosé Manuel Valdés Costales nace en Quintueles (Villaviciosa - Asturias), en 1948.
Se diploma en Magisterio y cursa estudios de Filología.

Regenta desde hace años en Oviedo, junto al Campillín, la mejor librería de viejo de Asturias.
Su vida entre libros, sedentaria y rutinaria, no oculta un pasado interesante: en 1974, con veinte años cumplidos, se fue en moto desde Asturias a Portugal para saludar la esperanza que significó la Revolución de los Claveles; ya de vuelta, descubrió su auténtica vocación que lo llevaría a ser uno de los libreros anticuarios más reconocidos de España: sus viajes por Castilla y Portugal buscando libros y papeles viejos alcanzan, en sus recuerdos, los matices de la leyenda.

En el terreno investigador tiene publicado el trabajo Datos para una bibliografía de Villaviciosa y su Concejo.

Como poeta y narrador en castellano obtuvo diversos premios por todo el Estado.

En 1989 publica su libro en lengua asturiana Memoria encesa, un conjunto de poemas que sorprende gratamente a críticos y lectores por la madurez de la voz poética en ellos expresada, que se reeditó, ampliado, en 1998. Xosé Manuel Valdés es uno de los autores seleccionados para la Muestra corregida y aumentada de la poesía en Asturias (1989), de Ricardo Labra. En la poética que acompaña la selección de sus versos, Valdés Costales compara su dedicación a la poesía con el cultivo de un vicio privado: «Mantengo con la poesía un vínculo de análoga naturaleza al que me une al tabaco: con alguna frecuencia hago promesa de dejarlo, pero acabo volviendo siempre, aunque sé que ambas cosas son perjudiciales». Practicante de un tipo de poética que lo vincula a la llamada «poesía figurativa» o «poesía de la experiencia», en esas mismas líneas afirma que cada poema es «un fragmento más de ese único poema que (el poeta) parece condenado a escribir toda su vida», una reflexión que podían suscribir perfectamente Eliot o Borges.

Valdés Costales es también autor de varios relatos en lengua asturiana, algunos de ellos publicado en la revista Lliteratura.



VOCES


Na primavera tamién retueyen voces.
Son comu caparines que furen la ventana
fuxentes,
verdes,
cabántenes salir
d’un iviernu perfondu.


Per un istante, esperes
qu’una diga’l to nome.
Dempués nun te da más:
naide ye l’amu
de lo qu’ufierta a toos la primavera.






MUYER ASOLEYÁNDOSE


Daqué tendrá’l to cuerpu
pa qu’avezare dir
tan callandino
comu’l páxaru al árbole de marzu,
muyer qu’agora tas coyendo’l frutu
de la vidaya roxa
d’esti branu.




(De Memoria encesa)








Comu palombes lloques


Hay demasiada primavera en el aire…
J. E. Pacheco


Comu palombes lloques
van les ñubes
acarriando la nuechi.
Aereu ye’l ruxir d’esta marea
que s’allonga d’abril a l’alcordanza.


Abonda primavera hai nel aire,
demasiáu de pelligru tres de la lluna enllena
que comu un incensariu
esparde los arumes
y fura a los furacos de les hores escures.


¿Ónde guardar la sangre hasta qu’aparen
eses venes que cuerren tiempu abaxu?,
¿ónde dexar a salvu la mirada
d’esti verdor que guaña
comu una llingua dulce na memoria?


Nun volties la cabeza: demasiaes
estatues tienen yá dellos xardines.
Abástete’l rellumu
que ye l’ecu
de les aguyes con que bordaa nomes
sobre la muerte, güei, la primavera.












Llugar


Has facelo dacuandu. Emborráchate güei
y llevanta ensin mieu, oscenamente,
el párpagu mariellu que los años
entornaron enriba’l to paisaxe.
Bebi otru tragu entá, si nun t’atreves
a dexar la to casa…
Tan los árboles
despesllando’l caxón de los arumes,
el fumu va marcando la páxina que l’aire
acaba de voltiar. Too ta intauto
comu entós, tovía hai mores
roxes comu’l tizón de la seronda
y fueyes de castañu
pa coronar la tiesta d’una neña
de verde orfebrería
y la tribu xabaz
qu’adivinasti siempres al otru llau la cárcoba
quiciabis quedrá güei declarate la guerra.


Anque munchos pisaren esi prau, nun t’importe:
entovía ye tuyu. Ensin sabelo naide,
sali de casa y veti,
dempués de tantos años,
a facer posesión del to dominiu.