BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

lunes, 9 de abril de 2012

6593.- PEDRO PABLO ESPINOZA MONTERREY



Pedro Pablo Espinoza Monterrey (El Poeta Carpintero)
Homenaje al Poeta Carpintero, Pedro Pablo Espinoza Monterrey, escritor y periodista nicaraguense, beat, asesinado durante la insurreción de 1979, en Managua, Nicaragua.

Pedro Pablo Espinoza Monterrey (Diriamba, Nicaragua, 1929-Managua, Nicaragua, 1979), poeta y periodista nicaragüense, bautizado como el “Poeta Carpintero” por el poeta Ernesto Cardenal(Granada, Nicaragua, 1925), perteneció a la prole literaria nicaragüense denominada “generación de los 60”. Sus poemas aparecieron publicados por primera vez en La Prensa Literaria, dirigida por el poeta y escritor nicaragüense Pablo Antonio Cuadra (Managua, Nicaragua, 1912-Managua, Nicaragua, 2002). Luego publica su obra en la revista de poesía mexicana “El Corno Emplumado” (The Plumed Horn, 1963) editada por el poeta mexicano Sergio Mondragón mediante presentación de Ernesto Cardenal y en la revista alemana “Der Spiegel” (El Espejo, 1966?) por instancias de Stefen BaciuBaciu (Brasov, Rumania, 1918-Hawái, USA, 1993). Combina sus actividades literarias con el oficio periodístico que desarrolla en el Diario Novedades, y el periodismo radiofónico inicialmente en Radio Mundial y posteriormente en otras emisoras con su programa “Punto y Coma” hasta su asesinato el 13 de junio de 1979 por orientación del comité político del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)Frente Sandinista de Liberación Nacional integrado por: Moisés Hassan Morales, Julio López Campos, Marcos Valle, Lea Guido y Glenda Monterrey, durante el inicio de la operación táctica de retirada “El Repliegue”, según relata el periodista Ignacio Briones Torres.

Biografía
Pedro Pablo Espinoza Monterrey nació el 29 de junio de 1929 en la Ciudad de Diriamba, Departamento de Carazo, Nicaragua. Su padre fue Juan Román Espinoza Romero, de oficio Maestro de Obras, y su madre Josefa Monterrey Solórzano, ama de casa. Fue el mayor de cinco hermanos: René (1930-1978), Ena María (n. 1935), Gladys (n. 1943) y Edgard (n. 1944).
De su relación con la Sra. Genoveva Parrales nacieron los dos primeros hijos del Poeta Carpintero: Pedro Pablo Espinoza Parrales (Managua, Nicaragua, 1954) y Sergio Antonio Espinoza Parrales (Managua, Nicaragua, 1956). Con la Sra. Bertha Cuadra Romero procreó a Juan Manuel Espinoza Cuadra(Managua, Nicaragua 1966) y con la Sra. María Vallejos a Naxite Martín Espinoza Vallejos (Managua, Nicaragua, 1969), Esvetlana Aleluyeva Espinoza Vallejos (Managua, Nicaragua, 1973) y Paola Espinoza Vallejos (Managua, Nicaragua, 1979).
Pedro Pablo Espinoza Monterrey (PPE) fue autodidacta. No sé tienen datos respecto a su formación académica. Parece ser que su primer oficio, en efecto fue carpintero. Es durante este período que incursiona en la poesía. El escritor nicaragüense Pablo Antonio Cuadra funge como su mecenas al presentarlo ante la comunidad intelectual de la Managua de la década de los años 60 del siglo XX al publicar sus escritos en el suplemento “Prensa Literaria”. A esta generación pertenecen: Beltrán Morales, Julio Cabrales, Carlos Alemán Ocampo, Jorge Eduardo Arellano, Edwin Yllescas, Francisco de Asís Fernández, Iván Uriarte, Roberto Cuadra, Ciro Molina, Michele Najlis, Juan Aburto (gran amigo del Poeta Carpintero), Lizandro Chávez Alfaro, Carlos Perezalonso, Mario y Francisco Santos, entre otros . En este período el poeta Ernesto Cardenal escribe al poeta mexicano Sergio Mondragón para presentarle los poemas del Poeta Carpintero y éstos son publicados en “El Corno Emplumado” (1963), publicación literaria mexicana.
Roberto Zelaya Blanco, periodista nicaragüense escribe en su libro “Nicaragua en la conspiración del silencio”: "El Poeta Carpintero" era un excelente ebanista, pionero en Nicaragua en el negocio de venta de muebles al crédito, teniendo bien montada y sólidamente establecida su industria. Estableció relaciones con los encargados del Suplemento Cultural del periódico "La Prensa", donde comenzaron a publicar parte de su producción hasta entonces inédita, destacando por su riqueza de imágenes y el manejo natural de la métrica. Fue a partir de entonces, que se le conoció en los círculos literarios nicaragüenses como "El Poeta Carpintero". Apareció el primero de sus libros, "Poemas de Colochos", el que recibió críticas favorables en Nicaragua y en el extranjero, hasta tal punto que la famosa revista alemana, "Der Spiegel", cuando Stefan Baciú publicó en ella una antología de los poetas de vanguardia nicaragüenses, presentó al mencionado poeta como de talla superior a los demás, cayendo en desgracia ante numerosas mediocridades intelectuales que se consideraban los sancta santorum de la intelectualidad nicaragüense. Después de publicar una novela de carácter pornográfico, "Mi mujer es una prostituta" y hasta el día de su asesinato –13 de junio de 1979-, "El Poeta Carpintero" incursionó en el radioperiodismo nicaragüense, siendo "Punto y Coma", el nombre de su espacio de noticias y comentarios. Estaba al servicio de la ideología liberal. Fustigaba enérgicamente a los delincuentes del fuero común que se presentaban como libertadores de los humildes y desamparados, a los capitalistas que financiaban el terrorismo y la subversión, así como a los curas de sotana roja que desde el púlpito aplaudían los crímenes de los agentes del terrorismo internacional. También fundó una organización de carácter cultural, "Comunidad de Escritores y Artistas de Nicaragua (CEAN)", la que gozaba de amplio prestigio nacional e internacional, siendo su Secretario General. En ésta encontraron solidaridad y apoyo los intelectuales de extracción popular, rechazados por su modesto origen y por hacer propias las ideologías democráticas por quienes se consideraban los depositarios históricos de la cultura nicaragüense.

La generación del 60
La generación del 60 nicaragüense fue fuertemente influenciada por la generación “beat” estadunidense, surgida en 1948 y fundada por Jack Kerouac, Neal Cassady, William Burroughs, Hebert Huncke, John Clellon Holmes y Allen GinsbergGeneration . El significado más preciso que define este movimiento lo dio Allen Ginsberg en el prólogo de su libro “The Beat Book” como “acabado”, “completo” en la noche oscura del alma o en la nube del no saber. Pero, independientemente del significado que quiera dársele, el uso de “Beat Generation” pasa a designar un movimiento literario formado por un grupo de amigos que desde mediados de los años cuarenta habían trabajado juntos escribiendo poesía y prosa, y que compartían una idea de cultura y aficiones o fuentes de inspiración similares, tales como la música jazz. Sus ideales abogan por un arte como manifestación de las texturas de la conciencia. Su canto a la liberación espiritual derivó hacia una liberación sexual que hizo de catalizador en los movimientos de liberación de la mujer y de los negros, e indirectamente de los homosexuales. Llevados por una visión tolerante y no-teísta, un antifascismo cósmico, un eclecticismo... se interesaron por las sustancia psicodélicas como herramientas de conocimiento. Centraron su lucha en contra de los valores tradicionalistas y puritanos de Estados Unidos, contra el American Way of life, un repudio implícito a los valores comerciales, para cuyo reemplazo proponían los ideales expuestos por Walt Whitman en "Hojas de hierba".
Las traducciones de Ernesto Cardenal y José Coronel Urtecho (Granada, Nicaragua, 1906-Managua, Nicaragua, 1994) de la obra “beat” estadunidense y la obra poética exteriorista y política de Ernesto Cardenal sumada a la poesía de experimentación verbal y epigramática de Carlos Martínez Rivas (Cdad. de Guatemala, Guatemala, 1924-Managua, Nicaragua, 1998); la aparición en la década de los 60 de por lo menos una docena de excelentes novelas (La muerte de Artemio Cruz, La ciudad y los perros, La Casa Verde, El astillero, Paradiso, Rayuela, Sobre héroes y tumbas, y Cien años de soledad) que poblaron un espacio antes desierto ; la irrupción de poetas sudamericanos como Pablo Neruda (Parral, Chile, 1904-Santiago de Chile, Chile, 1973) y César Vallejo (Santiago de Chuco, Perú, 1892-París, Francia, 1938); las influyentes corrientes de la Generación del 27 española en las obras de Jorge Guillén, Pedro Salinas, Rafael Alberti, Federico García Lorca, Dámaso Alonso, Gerardo Diego, Luis Cernuda, Vicente Aleixandre, Manuel Altolaguirre y Emilio Prados y de autores de novelas como Dostoievski, Swift, Stendhal, Mann, Hesse, Faulkner, Nobokov, Hemingway y Scott Fitzgerald marcan el rumbo literario a la generación del 60 de poetas nicaragüenses.

Entorno político-social de la generación del 60
La generación de los 60 convivió con la oposición a la dictadura de los Somoza. El gobierno del Presidente Herbert Hoover (1874-1964) a través del United States Marine Corps (USMC) traspasa el mando de los 4,000 soldados enlistados en la Guardia Nacional (Nicaragua) al gobierno del Presidente Juan Bautista Sacasa(León, Nicaragua, 1874-Los Ángeles, USA, 1946) . El primer jefe de la ominosa GN es Anastasio Somoza García(San Marcos, Carazo, Nicaragua, 1896-Panamá, 1956), sobrino político del Presidente Sacasa y que gozaba de la confianza del embajador Arthur Bliss Lane y altos mandos estadunidenses apostados en Nicaragua. Posteriormente Somoza García convirtió a la GN en su instrumento de poder personal con la cuál asesinaría al General de Hombres Libres y fundador del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional (EDSN) /Augusto Cesar Sandino (Niquinohomo, Masaya, Nicaragua, 1895-Managua, 1934) en febrero de 1934, desataría una matanza de campesinos en Wiwilí (Departamento de Jinotega), reestructuraría la GN posicionando a sus allegados en puestos claves y encabezaría el derrocamiento del Presidente Sacasa conduciéndolo a su primer período presidencial (1 de enero de 1937-1 de mayo de 1947) todo ello financiado con el presupuesto destinado a la GN, que en ese tiempo representaba más del 50% del presupuesto de la República de Nicaragua. El 21 de febrero de 1934 el General Sandino en compañía de su padre, Gregorio Sandino, el escritor Sofonías Salvatierra (Ministro de Agricultura del Gobierno de Sacasa) y los generales Francisco Estrada y Juan Pablo Umanzor acudían a una cena en la casa presidencial invitados por el Presidente Sacasa. A la salida de dicho evento el coche en el que viajaban fue detenido justo a la salida de los jardines de la casa presidencial. El cabo de guardia que les detuvo era en realidad un mayor disfrazado, Lizandro Delgadillo, que les condujo a la cárcel del Hormiguero. Los detenidos pidieron que llamaran a Somoza, pero les respondieron que no podían localizarlo, por otro lado la hija de Sacasa le comunicó a su padre la detención, ya que la había visto, y Sacasa se puso en contacto con la embajada de Estados Unidos para intentar detener el asesinato. Sandino y sus generales Francisco Estrada y Juan Pablo Umanzor fueron conducidos a un predio baldío en las afueras de la ciudad, donde ahora es el barrio Larreynaga, y delante de una fosa común previamente excavada fueron asesinados por las balas de los fusiles Springfield 1903 estadunidenses, calibre 7.62 x 63 mm y subfusiles Thompson estadunidenses de 11.43 mm, de un pelotón de fusilamiento. Pero antes de enterrarlos llevaron los cadáveres para que Somoza García los viera personalmente. Mientras tanto Somoza García estaba en un recital poético en el Campo de Marte, hecho por la poetisa peruana Zoila Rosa Cárdenas quien recitó poemas de Rubén Darío. Como Somoza García y el General Sandino eran masones y la masonería prohíbe a sus miembros hacerle daño a otro miembro de forma directa, le ordenó al capitán Lizandro Delgadillo ejecutar dicha orden. Los cadáveres de los tres generales del EDSN junto con los de Sócrates Sandino (hermano de Augusto César) y de un niño (muertos en un asalto que la GN hizo a la casa de don Sofonías Salvatierra esa misma noche, que hoy existe todavía, cerca de la Iglesia El Calvario) fueron llevados ante Somoza García y después los enterraron en esa fosa; allí estuvieron hasta 1944. 10 años después del crimen, sus restos fueron sacados de allí y llevados cerca del costado sur de la laguna de Tiscapa para ser quemados y sus cenizas tiradas al Lago Xolotlán. Esto se debió a que en ese año hubo protestas estudiantiles de la Universidad Central de Managua contra su reelección a la presidencia.
La primera oposición al régimen de Somoza García procedió de la clase media y de la clase alta, normalmente conservadora, que vieron con disgusto como el nuevo gobernante ponía el país en manos de su familia y amigos. A causa de las limitaciones de la libertad de expresión, los esfuerzos para resistir a Somoza García no tuvieron ningún resultado. Muchos opositores abandonaron el país, exiliándose en Estados Unidos. Una excepción notable fue el Lic. Pedro Joaquín Chamorro Cardenal (Granada, Nicaragua, 1924-Managua, Nicaragua, 1978), editor del diario La Prensa, el más popular del país, cuya reputación internacional y continuo rechazo de la violencia le hicieron intocable para el régimen. La oposición liberal fue pronto eclipsada por la marxista, de carácter más radical. El 21 de septiembre de 1956, un joven poeta liberal, Rigoberto López Pérez (León, Nicaragua, 1929-Managua, Nicaragua, 1956), logró infiltrarse en una fiesta en la que se encontraba Somoza García, disparándole en el pecho y terminando con su vida (Somoza moriría a causa de la herida poco tiempo después).
En la década de los años 60 la GN enfrentó a la guerrilla marxista del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) fundada en 1961 por Carlos Fonseca Amador, hijo de don Fausto Amador (administrador de los bienes de la familia Somoza) y de doña Agustina Fonseca; esto sucedió siendo Presidente de la República de Nicaragua Luis Somoza Debayle. El FSLN se fundó originalmente como Frente de Liberación Nacional (FLN) y dos años después, en 1963, adoptó el nombre Sandinista inspirándose en las doctrinas del General Sandino . El 22 de enero de 1967 la GN disparó sus M1 Garand contra una manifestación de la Unión Nacional Opositora (UNO) en la Avenida Roosevelt de Managua, el episodio se conoce como la Masacre de la Avenida Roosevelt, muriendo entre 1000 y 1500 personas. La UNO había sido fundada el año anterior (1966) por los doctores Fernando Agüero Rocha y Pedro Joaquín Chamorro Cardenal (director del diario La Prensa), la coalición aglutinaba a los 5 partidos de la oposición al somocismo. Esos partidos eran: Partido Conservador de Nicaragua (PCN), Partido Liberal Independiente (PLI), Partido Social Cristiano (PSC), Partido Socialista Nicaragüense (PSN), y el Partido Comunista de Nicaragua (PCdeN), recién fundado ese mismo año. Las elecciones se darían el 5 de febrero de 1967 y la UNO quería vencer al oficialista Partido Liberal Nacionalista (PLN) y a su candidato presidencial, el general Anastasio Somoza Debayle. Poco antes de la muerte de su hermano, Anastasio Somoza Debayle fue elegido presidente por primera vez el 5 de febrero de 1967, derrotando al candidato presidencial de la UNO, Fernando Agüero Rocha. Dos semanas antes, el 22 de enero, la GN había disparado contra una manifestación de la oposición en la que hubo varios muertos (que hasta hoy no se sabe su número exacto) y él asumió el poder el 1 de mayo de ese mismo año, en el Estadio Nacional General Somoza (hoy Estadio Nacional Denis Martínez), bajo estrictas normas de seguridad, debido a la existencia de la guerrilla marxista del FSLN . El interés de Anastasio Somoza Debayle por seguir manteniéndose en el poder y la represión desatada por su gobierno contra la población le provocó la pérdida de apoyo de los sectores antes aliados, como la oligarquía, el Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica y la Iglesia Católica. La familia Somoza se mantendría en el poder hasta el año 1979.
Es en este ambiente que Pedro Pablo Espinoza Monterrey, el Poeta Carpintero, interactúa entre su familia, su poesía y su profesión de periodista radiofónico. Durante este período publica además de su poesía, escritos publicitarios con métrica surrealista para algunas empresas nicaragüenses y prosigue con su programa radial “Punto y Coma” y asimismo continua con la conformación de la Comunidad de Escritores y Artistas de Nicaragua (CEAN), de la cuál es su Secretario General. En 1966 se halla en Ciudad de México. Visita el Palacio de Bellas Artes de la capital azteca. Aparentemente se relaciona con algunos representantes de la intelectualidad mexicana. En el Terremoto de Managua de 1972, pierde la vida su compañera, la Sra. Bertha Cuadra Romero, a la cual posteriormente le dedica el poema “Tu semilla, tu semilla, esposa mía” como homenaje póstumo. Ya es conocido su poemario “Poemas de Colochos” y su novela “Mi mujer es una prostituta”. Esta novela es inspirada por una de sus concubinas, la Sra. Dalia Barrera, con la cual no procrea hijos.

Poemas publicados en El Corno Emplumado, México, 1966
XVII Vi la poesía esta mañana,/ sobre la carretera en el camino,/ de caminar los bueyes/ van espirituales./ Un vacío es el carretero/ un vacío es Dios./ Fíjense bien: allí/ está la imagen de todas/ las situaciones./
XVIII Cigarra amiga mía/ nacer quisiera en tus alas de lino/ como tu canto lánguido/ de tiempo vegetal y fantasía./ El soberbio/ viento de los bosques que se lleve tu capricho/ y deje tu espectro de bohemia/ colgado de las ramas en los parques./
XXI Yo no soy ni verdad/ ni mentira./ ¿Verdad?/ Soy ese ser transeúnte/ que llora y/ que después del calcio/ de los dientes/ a la tierra./ Yo soy ése.1

Martirio del Poeta Carpintero
El Poeta Carpintero tenía una oficina, cerca de la casa donde convivió con la Sra. Bertha Cuadra Romero, en el Barrio Riguero, en Managua. Es ahí donde lo captura una célula de jóvenes frentesandinistas, no sandinistas, y lo conducen en calidad de detenido al Residencial El Dorado, durante la etapa de insurrección en junio de 1979. Hay muchas versiones de los vecinos de este Reparto en cuánto a las torturas a las que fue sometido Pedro Pablo Espinoza Monterrey por parte de sus captores frentesandinistas. Se comentaba muchos años después que previo a la retirada de los frentesandinistas hacia Masaya, le dispararon a la frente, luego de eso, su cuerpo fue depositado en una fosa, rociado de combustible y quemado. La Sra. Dalia Barrera y el hijo mayor del Poeta Carpintero, Pedro Pablo Espinoza Parrales lograron sofocar las llamas del cuerpo del Poeta Carpintero y trasladaron éste hacia el Cementerio Periférico donde yace sepultado.2
En la oficina donde fue capturado el Poeta Carpintero tenía escondida, en la última gaveta de una archivadora, una estatua del General Augusto César Sandino coloreada en dorado, de una altura aproximada de 60-70 cm, que durante los sucesos posteriores al 19 de julio le es robada a uno de sus hijos en un tranque entre el Reparto Altamira D’Este y la colonia Máximo Jérez. Posteriormente el canal de televisión oficialista del gobernante FSLN utiliza esta estatua para su propaganda televisiva.3
Hombre de avanzada gracias a su talento poético, a pesar de su limitada escolaridad, su inclinación izquierdista es postergada por sus obligaciones familiares. Hay personas frentesandinistas que comentan que el Poeta Carpintero tuvo contactos con el FSLN durante los primeros años luego de su fundación como fuerza político-militar en la persona de Tomás Borge Martínez. Esta información no ha sido verificada. El periodista Ignacio Briones Torres comentó en algún momento este tema.4

Reflexiones en torno al asesinato del Poeta Carpintero
Muchos nicaragüenses, incluidos periodistas y/o comunicadores, por esos años se ven en la necesidad de trabajar contratados de forma regular o irregular por las dependencias gubernamentales y por empresas controladas por la familia Somoza para manutención y bienestar de sus familias. La sociedad esta polarizada y no todos optan por una militancia ortodoxa, radical y sumamente confrontativa, característica en el milicianismo frentesandinista. Uno de ellos es el Poeta Carpintero. El comentario respecto a la filiación liberal de Pedro Pablo Espinoza Monterrey es discutible como es discutible al día de hoy el travestismo político de muchos de los prohombres que gobiernan en la actualidad Nicaragua.4
Hay que observar con atención el modelo dinámico de interrelación confrontativa en términos de dialéctica, principios y fundamentos filosóficos derivados del pensamiento del General Sandino entre los frentesandinistas del FSLN y los otrora frentesandinistas y ahora renovadoresandinistas del Movimiento Renovador Sandinista. El travestismo ideológico es una igualdad cuyas variables están interactuando constantemente, tomando valores nuevos para brindar resultados igualmente novedosos, muchas veces impensados, que la mayoría de las veces no alcanzan las expectativas ni las especulaciones y rebasan tajantemente la realidad. Este fenómeno se da en los colegios políticos de izquierda en la Nicaragua del siglo XXI.4

Los institutos políticos nicaragüenses de derecha han actuado con procedimientos que emula sustancialmente a la cosa nostra siciliana. Somoza García tomo las riendas del Partido Liberal Nacionalista y se arrogo el derecho de planear y ejecutar la muerte de muchos nicaragüenses. Somoza Debayle prosiguió el festín de sangre dejando en la orfandad a muchos niños y jóvenes y en la viudez a muchas mujeres y en el desamparo a otro número de familias nicaragüenses por su ambición desmedida de poder y su apetito voraz por las riquezas que hurtaba del erario nacional. Los impuestos de los nicaragüenses fueron utilizados por la familia Somoza para enriquecerse y para entrenar y armar a su ejército personal, la GN, con el propósito de reprimir cualquier acto de patriotismo por parte del pueblo en aras de retirarlos del poder político y económico.4
El Luzbel de arrabal de la derecha nicaragüense, sin lugar a dudas es Arnoldo Alemán.5 El alter ego de Somoza Debayle tiene exacerbadas disonancias y lo tipifica el patrón identificado para los delincuentes de mercado. Ha ofendido la dignidad de una Nación consiente y consecutivamente sin ningún amago para que pague por sus innumerables crímenes.,2 6
La conducta atípica e irracional de la izquierda nicaragüense, el comportamiento gansteril de la derecha pinolera y el ejemplo personificado de la impunidad en Alemán Lacayo rebaten sin duda alguna las premisas del juicio con el que veredictaron la muerte del Poeta Carpintero Moisés Hassan Morales, Julio López Campos, Marcos Valle, Lea Guido y Glenda Monterrey.4
El delito de Pedro Pablo Espinoza Monterrey fue ser un padre de familia que opto por condescender con el gobierno en turno como han hecho en el pasado y lo hacen hoy muchas personas con el único propósito de proveer a la familia. Si había delito que dirimir, porqué no ser ventilado en la instancia correspondiente una vez pasada la situación de excepción prevaleciente en la Nicaragua de finales de la década de los años 70?

Obra
Poemas de Colochos"
Mi mujer es una prostituta"











XVII


Vi la Poesía esta mañana,
sobre la carreta en el camino,
de caminar los bueyes
van espirituales.
Un vacío es el carretero
un vacío es Dios.
Fíjense bien: allí
está la imagen de todas
las situaciones.








XVIII


Cigarra amiga mía
nacer quisiera en tus alas de lino
como tu canto lánguido
de tiempo vegetal y fantasía.
El soberbio
viento de los bosques que se lleve tu capricho
y deje tu espectro de bohemia
colgado de las ramas en los parques.








XXI


Yo no soy ni verdad,
ni mentira.
¿Verdad?
Soy ese ser transeúnte
que llora y
que después del calcio
de los dientes
a la tierra.
Yo soy ése.








POEMAS RAROS


Con mente precisa y claridad de rayo
quiero invocarte.
Es mi poesía la del valor innato.
No va a la guerra. El firmamento es mío.
Montaña desramada mis ideas dispersas.
Soplo de brisa la bendición del cielo.
Son las sonrisas de mis amigos
mis regalos.








Espera.
No tiempo. Segundos.
Colgaré de aquel clavo mi gorra.
Contemplaré más de cerca tus rasgos de dulzura.
No mudaré la sangre.
No miraré el desierto.
Todo será cercano tus labios a los míos.
Estoy como consciente
y sólo tu perfume reina en mi aposento.
El amor y la brisa son hermanos.
No perderemos el milagro.
Hoy has mirado en el cristal de mis ojos
una lágrima.


Más tarde cuando pases el umbral de la puerta
me será la calle polvorienta.


La taberna nido.


Allí floreceré.












En la etérea zona
de mi alma:
soledad.


El ambiente, mi cruz,
tira al soplo, las hojas
que mi frente cubrían…










¡Qué dicha tener la sed!


De la montaña su criatura
balbucear y carpintero!


¡Oh arado
cábale
el seno que su sombra
es simple!










Sí, por favor, en tus senos,
un segundo,
daré a los mármoles de la
mañana su color,
lánguido espiritual
te besaré: Sí
resplandeciendo en la
sangre él: Iris.


Si tu amor, sí,
al juego de mis manos,
Sí.










Un gesto,
tu mirada
hace liviana
mi vida.


¡Llévate lo rojo!


Que no sea casual
tu labio
al mío, niña!










Hay algo de secreto en la mirada,
le he dicho a mi vecino
manoseándole los dedos al
saludarnos.
¿en una soberbia tarde?
profundizando la palabra a
su origen,
que desaparecen en todos los
linderos, haciendo tan pequeño
el mundo,
sin señas,
en este momento que comprendemos
el temor a esforzarnos,
a ser hombres eminentes,
un minuto mínimo.








Cobijada con sábana de mar espumoso
miré su brazo inerte
sus dedos colgados
sobre la roca muerta.
Suspiros extinguidos,
Hinchado el corazón,
la frente pálida.
Y el viento sopla fuerte
y la nave se levanta.
Se va la muerte tierna de sonrisa invisible!










A Saturnina Guillén


Desen prisa, por favor. Golpean.
El ojo en la cerradura. Digo ¿quién es?
Dicen: ¡Una claridad! Cubran
a la niña Saturnina. No señora! Litigaré
aun en los jardines, ahí donde el pistilo
los gorriones besan. Pues bien, señores:
la niña se ha marchado y sus dedos
dejaron líneas, pensamientos
para llenar horas ausentes. Regresará,
embellecida regresará la presidiaria
del dolor. Su pueblo: decid qué hora?
Las once. El 27 y Agosto. El sol
pasando los cristales. Su cabeza
reposando, pienso, pueblo
en vuestra libertad. Golpean.
¿Qué ruido es ese? El cielo
abrió a la niña Saturnina.
Y analizando el punto: Lo Verde
ha perdido un sueño.










Es Febrero
ligero en las melenas
El hipódromo y sólo nosotros
sport todo.
Las chicas en pantalones y
sonrisas, son felices, felices.
Sobre la arena la silueta
pura sangre.
Juega el azar veloz
Y somos fatalistas con los pañuelos
ante la tarde oro
Hay una fila interminable
de zopilotes
andando la distancia
Los estafadores en su oficio.
Las tablas han marcado al ganador
26. número 26. Se han
encendido los motores y los
chicos
van a la ciudad al bar,
sólo quedan los sudados,
sólo los sudados.