BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

viernes, 4 de mayo de 2012

6765.- RAFAEL BANEGAS CORDERO



Rafael Banegas Cordero nació en Barcelona en 1989. Ha participado en diversos recitales y ha publicado sus poemas en revistas como Poesía y Manta o Piedra del Molino. Actualmente ejerce la crítica literaria en la publicación digital Revista de Letras. Estudia Filología Hispánica y Humanidades en su ciudad natal. Acaba de publicar “Inciertas conclusiones” (Témenos Edicions, 2011), su primer libro de poemas.







Leopoldo

A Leopoldo María Panero, desde el desconocimiento

Jamás esperaste que esta cloaca te diera salud o una princesa.
Tampoco unos desperdicios para pasar a mejor vida.
Te buscaste una trinchera en la retaguardia de tu apellido
y fuiste selectivo con las ratas que escogías.
Escupiste hacia el cielo y tomaste la locura por paraguas,
te deshiciste de tus libros para pagarte
un manicomio más cómodo,
una camisa de color verde para no pasar la noche
cerca de una tumba.

Vendiste tu alma a un diablo de papel
porque aquella noche dios estaba de putas
y tu padre cojeaba borracho del pie izquierdo.
Fue lo mejor que te ocurrió en la vida.

Jamás esperaste que esta cloaca te diera salud,
pero te la dio:
gracias a tu locura puedes oler las rosas
y pasear con tu princesa de la mano.







Yo quise nacer cuchillo
para pelar cien naranjas,

para que me sobaran mil manos
y me lamieran después de untar
las pastas del desayuno.

Yo quise nacer cuchillo,
no me importa confesarlo,
para perpetrar asesinatos,
para ver de qué están hechos
los pulmones de los hombres.

Y esto se empieza a hacer realidad:
mis versos se están volviendo
de acero inoxidable.







La herencia del padre

Lo más fácil es matar a tu padre
desacreditarlo y justificar su muerte.
Lo más fácil es pasear por los bulevares
vestido con un traje verde y exhibiendo su cabeza.
Lo más fácil es ensañarte con él,
quemar su testamento, borrar su rastro.
Pero lo más difícil es matar a tu padre
y seguir llevando flores a su tumba.

(selecciones del libro Inciertas conclusiones, 2011)