BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

viernes, 4 de mayo de 2012

6789.- MARGOT AYALA DE MICHELAGNOLI



MARGOT AYALA DE MICHELAGNOLI

Poeta y artista plástica de Paraguay. Nació en París, en el año 1935 (durante un viaje de estudios de su padre).

Cuando tenía tres años se fueron a vivir en Asunción, donde se dió a conocer como artista plástica en varias exposiciones de pintura en la década de los años 1980.

Mas tarde se la conoce como poeta y novelista. Presidenta del Grupo ADAC (Asociación de Apoyo a la Cultura) y Vocal de la Cultura del Consejo Nacional de Mujeres del Paraguay, Margot Ayala de Michelagnoli ha publicado hasta la fecha:

Entre la guerra el olvido (1993) y Más allá del tiempo (1995), obras de estructura en párrafos y con capítulos concisos y fragmentados. Pero ha sido Ramona Quebranto su creación más recordada, donde refleja el sufrimiento diario de la mujer humilde del citado barrio asunceño. Mario Halley Mora realizó una adaptación teatral de esta obra.





GOTA A GOTA

Flota
         el cansancio
                   que no es mio
Llora el silencio
         el otro lado
                   de mí misma
Ya no es hoy
         en mí
                   mi hoy
                            es mi mañana






A RAMONA (NADA CAMBIA)

Ensimismada
         ves pasar
                   la vida
                            tu reloj
El día
         la noche
                   el verano
                            la mañana
                                      la muerte
Tus arrugadas manos
         siguen fregando
                   las ropas
                            de tu hombre
Como ayer
         como hoy
                  mañana y siempre






FORTÍN TOLEDO

Ventiscas de arena fustigan los cañaverales del Chaco.
         Espirales de polvo como hilacha de nubes desgajadas.
                   De la embrollada voz del bosque la tricolor
                            embate   atormentada al enhiesto mástil.
                                      Del frio y eterno bronce emerge el
                                               soldado   oteando el horizonte.

Hacia la cruz de los caídos en la batalla.
         Hacia la frontera de la pátria.
                   Hacia el rincón remoto de la historia.
                            Hacia la vasta región de las trincheras
                                      donde tantos supieron morir
                                               mirando el cielo.

Están allí retando al tiempo entre esteros y picadas resuena
         la proclama tormenta de arena blanca y esponjosa.
                   Destaca en el paisaje chaqueño uniformes verde
                            olivo.

Gime el clarín en ese otro tiempo esfumado en
         polvareda y viento norte.

Incólume emergen de la otredad los puestos de comando
         desfilan oficiales en hilera.
                   Descuella el rostro del militar de hierro.

Casco gris
         Charretera
                   Talabarte
                            Largas botas

         Sus sueños de gloria...
                   La guerra...
                            La sed...





De
Más allá del tiempo
Asunción: Edición de la autora, 1995





CHACARITA
prosa poética (fragmento)

         Han pasado seis meses y me siento
estancada en ese paisaje, priosionera
de una vida acartonada de la que había creído
escapar: es como un viaje a la infancia
en sucesión de horas, días, atropellándome
en declive.
         Había pedido tan poco en cuota
de destino y siento en mi alma
una congoja.
         Nítidamente puedo ver en lúcidos
contornos la sordidez de mi realidad
inmediata.
         Debo sobrevivir en esta zonas
marginales...
                   A lo lejos el reflejo del sol
         en las engañosas y tranquilias aguas del rio,
         el flujo y reflujo riberiño a través de camalotal.
                   Chacarita en su miséria y grandeza
         oculta el interrogante de mi porvenir.






         Las casitas deshabitadas inclinadas y solitarias,
anegadas por las aguas que, extendiendo su lengua gris
azulada, penetraban en constante y suave caricia
violando muros y patios.
         El callejón, la reja oxidada, la lluvia, el gemido
del ventarrón azotando cruelmente el paisaje
desolado.
         El temporal se desplazaba amenazador;
los árboles eran extirpados de raíz, los raudales
se precipitaban al galope
arrastrando desperdicios y flores de lapacho
en loca danza, lustrando el empedrado paciente.