BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

viernes, 4 de mayo de 2012

6805.- MARIA EUGENIA GARAY



MARIA EUGENIA GARAY : Proviene de una familia de antigua raigambre colonial, con larga tradición de servicio público y destaque intelectual.

Nació en Asunción, Paraguay. Realizó estudios secundarios y Universitarios. Realiza colaboraciones periódicas de entrevistas, crítica literaria, poemas, artículos históricos y ensayos en diferentes medios de prensa. Tiene publicados libros de poesía, además de cuentos y narraciones para niños y jóvenes, incursionando en el género de la novela policial. Algunas de sus obras han obtenido menciones y premios, siendo declaradas de interés cultural y educativo por el Ministerio de Educación y Cultura.

Muchas de sus poesías han sido musicalizadas y grabadas por destacados compositores. Otras llevadas al teatro y algunas plasmadas en pinturas por artistas plásticos.

Primaria y Secundaria en el Colegio Teresiano de Asunción, Bachiller en Ciencias y Letras

Universidad Católica “Nuestra Señora de la Asunción”, Licenciada en Medios de Comunicación Social.

TAREAS DE DIFUSIÓN CULTURAL: Publicaciones frecuentes de poemas, entrevistas y reseñas históricas, artículos periodísticos, cuentos y ensayos en diarios y suplementos culturales de ABC Color, Noticias, Ultima Hora y La Nación, y colaboraciones en la “Revista Crítica” y “Tren Rojo” donde integra el Consejo de Redacción.

TESIS: “El rol de la mujer en el mundo actual” para acceder a la Licenciatura en Medios de Comunicación Social.

INVESTIGACIÓN HISTÓRICA : “El Imperialismo y sus incidencias en las Guerras del Paraguay” Conteniendo: Breves Reconsideraciones sobre la Guerra de la Triple Alianza-Una visión del mundo del siglo XIX y un Estudio sobre la Guerra del Chaco” (230 pp.) (en elaboración)

TAREAS PROFESIONALES:

Banco de Asunción S.A. / Banco do Brasil S. A.

Colaboración con diversos periódicos y revistas, con notas, entrevistas, reseñas literarias, poemas, reseñas bibliográficas y artículos de carácter histórico.

Encuentros de Literatura interactiva con niños de diferentes escuelas y colegios de la Capital y del Interior.

OTROS: Autora de las letras de diversas músicas, sus poesías han sido teatralizadas, e inspirado a talentosos artistas plásticos que las incluyeron en cuadros y pinturas.

GALARDONES OBTENIDOS:

-. 1er. Premio en el Concurso de Poesía “René Dávalos”, 1971 instituido por la revista universitaria de cultura “Criterio”.
-. Mención de Honor en el Premio Nacional de Literatura edición 2001 por el libro “Los Indóciles Sueños”, poesía.
-. 2do Premio Municipal de Literatura-edición 2.000, por “Los Indóciles Sueños”
-. Mención de Honor Premio de Literatura “Roque Gaona”-edición 2.000, por “Bosque de Luciérnagas”
-. Adjudicación del Fondo Nacional de la Cultura y las Artes “FONDEC”, para “El Hada de la Luna”, relatos para niños basados en hechos históricos. Obra seleccionada por un jurado en el área de Literatura, 2004.
-. Mención de Honor en el Premio Nacional de Literatura edición 2005 por el libro “El Túnel del Tiempo”-narrativa para niños y jóvenes
-. 1ra.Mención de Honor en Literatura del Gran Premio “Oscar Trinidad”, Edición 2005

MENCIONES EN ANTOLOGÍAS DE LITERATURA PARAGUAYA:

-. Viriato Díaz Pérez. Literatura del Paraguay. Palma de Mallorca. 1980.
-. Josefina Plá. Voces femeninas de la poesía paraguaya. 1982.
-. Luis María Martínez. “El Trino Soterrado”- Aproximación al itinerario de la Poesía Social en el Paraguay- Asunción 1986
-. Raúl Saint Mezard “Poesía Latinoamericana contemporánea” Edit. Círculo del Buen Lector, Buenos Aires, 1991
-. Miguel Ángel Fernández y Renée Ferrer. Poetisas del Paraguay: Voces de hoy. Madrid. 1992.
-. Margarita Kallsen. Los poetas paraguayos y sus obras. 1996.
-. Teresa Méndez-Faith. Breve diccionario de la literatura paraguaya. 1997, y la actualización año 2005.
-. Susan Smith Nash. First Light: An Anthology of Paraguayan Women Writers. Norman: The University of Oklahoma Press. 1999.
-. Hugo Rodríguez Alcalá y Dirma Pardo de Carugatti: Historia de la Literatura Paraguaya -Asunción 2000
-. Sara Díaz de Espada de Ramírez Boettner “500 Mujeres Paraguayas” Servilibro, Asunción Septiembre 2005
-. Luis María Martínez “Poesía Social del Paraguay”, Criterio Ediciones, noviembre 2005, Asunción.

BIBLIOGRAFÍA DE LA AUTORA

LIBROS PUBLICADOS

- "POESÍA". Arte Nuevo Editores, 1983 (117 pp).

- "RECOBRARLO". Arte Nuevo Editores, 1984 (84 pp).

- "ELECCIÓN PERSONAL". Criterio Ediciones, 1987 (56 pp).

- "BAILE DE DISFRACES". Criterio Ediciones, 1987 (55 pp).

- "LOS INDÓCILES SUEÑOS". Ed. Terranova, 1999 (194 pp). 2do. Premio Municipal de Literatura año 2000 y 1ra. Mención de Honor del Premio Nacional de Literatura, año 2001.

- "BOSQUE DE LUCIÉRNAGAS". Ed. Terranova, 2000 (188 pp). 1ra. Mención de Honor Premio de Literatura "Roque Gaona", año 2000.

- "VERANO EN ISLA ESMERALDA". Ed. Terranova, 2000. (360 pp)

GÉNERO POLICIAL

- "EN EL LABERINTO DEL MINOTAURO", 2005 (310 pp). Editada por UNINORTE (Universidad del Norte). Utilizada como texto de análisis en la Cátedra de Literatura de la carrera de Letras de varias Universidades.

LITERATURA INFANTO JUVENIL

NARRATIVA:

- "EL HADA DE LA LUNA" (260 pp). Seleccionado por un calificado jurado para ser publicado por el Fondo Nacional de la Cultura y las Artes (Fondee). 1ra. edición enero 2004, Asunción (agotada). 2da. Edición "Criterio Ediciones", Colección Tata Yeré, abril 2004, Asunción. Utilizada como texto de literatura en muchos Colegios y Escuelas del Paraguay, Declarada "Obra de Interés educativo y cultural" por el Ministerio de Educación y Cultura, conf. Resolución nro. 912 del 17.03.05.

- "EL TÚNEL DEL TIEMPO" (221 pp). "Criterio Ediciones" Colección Tata Yeré, febrero 2005, Asunción. Declarada "Obra de Interés educativo y cultural" por el Ministerio de Educación y Cultura, conf. Resolución nro. 2643 del 25.04.05. Utilizada por su valor histórico, como aporte a los nuevos textos de lectura de 4to., 5to. y 6to. grados. Obtuvo la "Mención de Honor" del Premio Nacional de Literatura 2005.

- "DUENDES EN EL ROPERO" (135 pp), novela para niños, Colección "Libros para Comerlos". Editorial Servilibro, Asunción, 2005. 2da. Edición, enero 2010. Utilizada como texto de lectura en escuelas y colegios, en los grados 4to., 5to. y 6to. del Primer Ciclo de Educación Primaria.

- "CONVERSACIONES CON EL ABUELO" (245 pp). Criterio Ediciones, Asunción, setiembre, 2005. Para niños y adolescentes.

- "EN BUSCA DEL TESORO DE LOS DIOSES" (240 pp). Criterio Ediciones, Asunción, mayo 2006. Para adolescentes.

GÉNERO LÍRICO:

- Colección "ABRACADABRA LA TIERRA NOS HABLA", 2006/2007. Utilizada como texto de lectura en el Primer Ciclo de Educación Primaria. Compilada en 5 tomos, con profusas ilustraciones a color y Guía Didáctica:

1. "Tocando estrellas"

2. "Los duendes de la luz"

3. "El país de la magia"

4. "Jugando con el Arco Iris"

5. "La fiesta del jazmín"

PUBLICACIONES CONJUNTAS

- "MUESTRA DE LA POESÍA DE HOY EN EL PARAGUAY". Editado por la Sociedad de Escritores del Paraguay "SEP", Asunción, 2001.

- "ITINERARIO POÉTICO". Recopilación de Poesías de Escritoras Paraguayas Asociadas - EPA. Financiada por FONDEC, Asunción, 2001.

- "PELDAÑOS DE PAPEL". Recopilación de Cuentos y Poesías de Escritoras Paraguayas Asociadas - EPA. Financiado por FONDEC. Asunción, 2002.

- "VINO, CHIPA Y POESÍA AMOROSA EN EL PARAGUAY", Orbis Tertius, Arandurã Editorial, Asunción, 2005.

- "RECODOS DE POESÍA". Selección de los más destacados poetas paraguayos. Incluida en la Muestra de Poesía Itinerante, en paneles, elaborada por la Secretaría Nacional de Cultura, Dirección General de Promoción Cultural Comunitaria, Dirección de Fomento del Libro y la Lectura y la Sociedad de Escritores del Paraguay. Asunción,  2009.



CORAZÓN DE LUCIÉRNAGAS

Cuando cayó la tarde
mis dos hijos pequeños,
salieron con sus redes
para atrapar luciérnagas.

Las pusieron adentro
de un frasquito de vidrio,
y así cuando cenábamos,
el frasquito alumbraba
linterna llena de alas,
en medio de la mesa.

Les fui explicando entonces
que aquello no era bueno,
porque era casi, casi
como enjaular estrellas.

No se puede atrapar
la luz de las luciérnagas,
ni el brillo de la luna,
ni el resplandor del agua,
ni el viento de la siesta.

Hay cosas que son libres
y que deben volar
con la brisa, allá afuera.

Abrieron el frasquito
salieron las luciérnagas.
Titilaron sus luces
bajo la noche negra.

Los pequeños quedaron
con el frasco vacío
parados en la puerta.
Mirando sus caritas
vi que estaban llorosos,
de perder esa luz
robada a las estrellas.

Y entonces yo les dije:
el corazón del hombre
es como esas luciérnagas,
es libre y nace libre
aunque el tirano apesta.

Su luz jamás se apaga
si en cárceles lo encierran.
Se enciende: por la noche
el pensamiento vuela,
crea espacios impensados
de esperanzas inmensas.

Profetiza otros mundos
de libertades ciertas,
y relumbra en lo oscuro
como luz de luciérnagas.






CANCIÓN DE CUNA

Esta canción de cuna
hijo del alma,
tendrás que compartirla
con otros niños,
que están a la intemperie,
bajo un funesto cielo
poblado de metrallas.

Haz un pequeño hueco
en mi regazo,
para que allí a tu lado
se acurruquen,
los que tiemblan de miedo,
los que lloran de hambre,
y compartan contigo
hijo querido,
el calor y el cariño
que pone Madre
cuando a ti te abraza.

Tú debes aprender
pequeño mío,
a compartir regazo,
lecho y mantas,
con otros niños como tú
que sufren,
bajo un cielo cruzado de misiles,
un mar ennegrecido de petróleo,
y un ardido desierto
de minas, tanques y balas.

Arrorró mi pequeño,
duerme niño,
y tu inocente corazón de ave
sueñe un sueño de PAZ,
para esos niños
que en esta misma noche,
lloran un sueño
de terror y lágrimas.








HUÉRFANOS DE LA LUNA

No quiero
que mis hijos
crezcan
huérfanos de la luna.
Que tengan que atisbar
por entre los recodos
de cielo
que nos quedan,
para verla surgir:
casi como un milagro,
tapiada por los altos rascacielos.

No quiero
que sus ojos
ignoren
el antiguo misterio
que guardan las estrellas,
el fulgor infinito
de las constelaciones,
que el viejo fuego tutelar
que enciende la Cruz del Sur,
allá en el firmamento:
les resulte del todo
indiferente.

No quiero
que sus pies
desconozcan
el roce de la arena.
El terso terciopelo del musgo
entre la piedra,
el verdor de los pastos,
la humedad de la tierra.

No quiero que su piel
se vaya marchitando
sedienta de agua clara
anémica de sol,
de mar,
del sonido del viento
que habita entre el follaje,
y anida en los maizales
sus canciones de fiesta.

Para ello yo quiero:
el frescor de los bosques,
la inmensidad del cielo,
el susurro del agua,
el viento de la noche
cuando nace la luna,
y mis manos comienzan
a pulsar la guitarra.

Yo quiero
que los niños
hereden una tierra,
adonde el sol madure
el dulzor de los frutos
en la espesura intacta,
adonde las mañanas
se abracen a los cerros,
y la voz de la lluvia
traiga un eco lejano
sembrando de esperanzas.






I.. RASTROS DE LA VIDA

CIERTAS TARDES

Cuando llegas de pronto
una noche cualquiera
o ciertas tardes,
robándole a la prisa tus pisadas
brilla la casa
como si el reencuentro
fuese el sol
que encendido
madura allá en el patio
las naranjas.

Claridad que se filtra
por entre las rendijas
del tiempo compartido,
y nos quema la piel
detrás de la ansiedad
que esconden las palabras.

Cuando llegas de pronto
alguna tarde
pienso cuan simplemente
se pueden alumbrar
como si fuese fiesta
el corazón dormido,
la casa, los aleros,
las ventanas.





CASA EN SOMBRAS

Bajo la casa en sombras
siento que se desbordan
mis ahoras.

Ahora la palabra
que desboca
los indóciles cauces de la sangre.
La caricia sedienta
que devuelve a mis manos
su morada.
La realidad intacta de estas horas
donde el sol
busca un sitio en tu mirada.

Ahora
comenzar a escribir mi propia historia.
Sin ayer, sin seòales del pasado,
descorrer el telón
y avenirnos a hacer
lo que los dos sabemos
está escrito en nosotros
desde siempre.
Dejando al descubierto
esta fiebre que urgente
nos rebasa.

Ahora
la ansiedad
estableciendo un territorio
de inquietud permanente
que me obliga a buscarte.
La certidumbre exacta de tu voz.
La avidéz, la impaciencia.
La fuerza de tus brazos
y esta insaciable sed,
desde mis manos,
que sin tu piel andaban solitarias.

Ahora la ternura recobrada
estos profundos rastros
que nos atan, y estas huellas de tí
que inventan los vestigios
de algún sol en mis playas.

Ahora
que ambos estamos de regreso
arrebatar la prisa al calendario
y retener el hoy
bajo la casa en sombras,
mientras la noche enciende
la aguda y escencial
hoguera del deseo.





SOLTAR AMARRAS

Porque estoy viva
y el verano espera
madurando las uvas
alla afuera.

Porque yo amo la brisa,
el sol, la hierba,
y este cielo pintado de celeste,
hacedor de las nubes,
adorador del Sol
navegador de pájaros
poblador de las siestas.






II. CAMINAR CON EL VIENTO
CONVOCATORIA

I
Nosotros
los sobrevivientes
de este reiterado naufragio
llamado vida,
fuimos convocados a reunirnos
aquí esta noche.

La primera noche de invierno,
prendida como gota de lluvia
del milenio.

Llegamos impregnados
del frío de la calle.
Todos llevábamos
huellas de las ausencias
como rastros
de antiguas cicatrices
en la piel.

Tan solo en las pupilas
ardía aquel viejo fuego impenetrable.
Traíamos en las manos
banderas invisibles
desgastadas por el paso del tiempo,
y así como al descuido
enjambres de tristezas
en el pecho.

A modo de señal
a todos nos marcaba
el recuerdo candente
de aquellos que partieron
dejando caminar a nuestro lado
como un ángel sin alas
el silencio.


II
Llevábamos la escarcha
del invierno del Sur
al borde de los párpados.
La sonrisa en el rostro
a manera de máscara,
y al tendernos las manos
en señal de saludo
yo me sentí hermanada
con los sobrevivientes.

Ellos, igual que yo
cargaban con el peso
de mil interrogantes
y ninguna respuesta.

Habían nacido libres
si es que puede llamarse libertad
el hecho de haber sido engendrados
sin que nadie nos haya consultado.
Y después la cadena consabida
de enfermedades, desencantos, abandonos,
injusticias, dolores y tristezas.

Nosotros: los sobrevivientes,
los que hoy nos reunimos
en este improvisado puerto
que nos brinda la noche,
detrás de las palabras rituales,
de la charla social,
al mirar nuestros ojos
vimos allá en el fondo
de las negras pupilas
los rastros del naufragio.
Y así inmediatamente
nos reconocimos.

Estábamos rodeados
de la ausencia
de todos nuestros muertos.
Teníamos los bolsillos repletos
de tickets intercambiables
de libertad pre-programada.
El asombro
de los acontecimientos
que nos manejaban a su antojo
era una constante.

Todos habíamos sido
congregados aquí,
y todos teníamos
la misma férrea, inquebrantable
decisión de triunfar,
de seguir adelante,
pese a que ninguno sabía
adónde ibamos,
ni tampoco por qué.





CAMINAR CON EL VIENTO

Desde aquí se divisa
el verde inusitado
del jardín.
A veces,
el invierno pasado,
veía pastar los ciervos
en mi patio.
Ahora,
que todo el esplendor
del follaje
ha renacido,
los ciervos regresaron
a su bosque.
Cada cosa en su sitio.

Pero a mi el corazón
no me cabe en el pecho,
quiere salir de aquí,
escaparse hacia el bosque,
como hicieron los ciervos.
Caminar con el viento,
meterse en los arroyos,
navegar hasta el mar,
dejándose llevar
con la corriente de agua.
Cazando estrellas altas
por las noches.
Bañándose en su luz
cuando caen en el agua.

Quiere tocar las nubes,
colgarse de la luna
bajarse a los abetos
que la mecen
con canciones de cuna milenarias.
Transformarse en luciérnaga,
perderse en el follaje.
Soñar en las montañas
ser ave, sol, aurora,
brisa, guitarra, alondra.

Y desbordando un canto de alegría,
dar gracias a la vida
que fluye misteriosa,
abarcando los sueños
y las ansias.





ESTRELLAS DEMORADAS

Y mis pies
cansados de calzar
estas viejas sandalias
gastadas de añoranzas,
se niegan a seguir este sendero
que conduce a los mismos laberintos.
A puertas sin salida
a muros ciegos, a inútiles esperas,
a andar y andar kilómetros de vida
hacia ninguna parte.

Cambiar el rumbo
caminar con la brisa
redescubrir el viento en los maizales,
escucharlo silbar, sentir sus ráfagas
como brazos ansiosos de un amante que vuelve,
y perderse con él en medio del follaje.

Dejarse estar, ingrávida volar,
ser piel, ser ansias,
desatar las sandalias
soltar el equipaje,
de siesta cantar con la cigarra
que habita entre los mangos,
y de noche vagar bajo la luna
cazadora incansable
de estrellas demoradas.






VI - DÍAS DE VERANO
EQUILIBRIO

Aquí
cerca de los helechos
vuelvo a sentir
el corazón del bosque.
Aquí,
de cara al cielo,
donde el verde frondoso
del follaje
teje una telaraña
luminosa.

Con el sol
cayéndome a raudales
en los hombros,
y el verano estallando
en el canto
monótono y puntual
de las cigarras.

Siendo parte del bosque
latiendo pulso adentro
en el agua tranquila
del arroyo que fluye,
siendo parte y testigo
de esta tierra escencial
de la que vengo,
y a la que retorno,
meridiano sabor,
barro con barro,
vasija con aroma de musgo
voz de viento,
claridad desbordando
el mediodía,
helechos en los pies
cielo en las manos.





DIAS DE VERANO

Hojas verdes
anónimas,
que crecen al costado del camino
de este sendero nuevo
que van creando mis pasos,
cuando cada mañana
lo recorro sin prisas
ni límites de tiempo.
Busco el sitio del agua
el cristalino manantial agreste
resplandeciendo al sol
de la mañana.
Cauce de agua de luz
donde el verano anida,
entretejiendo el cielo
con escamas de plata.

Corre el arroyo manso
buscando el corazón del bosque
perdido entre cigarras y espesura.

Mientras el impasible devenir del día
mueve la luz del sol
desde el este hasta el cénit
y después lo remonta con el viento,
inmenso globo rojo
hacia el poniente.

Crecen las sombras largas,
comienzan a inventarse
las luciérnagas.

Y en el inmenso cielo oscurecido
alguien tímidamente,
empieza a dibujar
como al descuido,
la redonda silueta de la luna.





MADRE TIERRA

El canto de los pájaros silvestres
puebla este espacio
insólito
donde habitan la calma
y la armonía,
a sólo pocos metros
del ruido del tránsito
y la redonda luz
de los semáforos.

Hay silencio de bosque
olor a tierra fresca,
a follaje, a madera,
y el constante rumor
del agua mansa,
que baja milenaria
entre las piedras.

La tormenta dejó también
su rastro.
¿Cuánto se irguieron
cuando fueron árboles
estos troncos que ahora
están caídos?

¿Brillaron por encima
de los otros
acariciando el cielo
con la tosca dulzura
de sus brazos?
¿Cuántos nidos
aquí se cobijaron?
¿Fueron refugio cierto de cigarras?
¿Enamorados fieles de la luna
y reflejaron pálidas estrellas?

Llevan su historia dentro
y la dejan fundirse
de nuevo con la tierra.
Fueron simiente y frutos
crecieron luminosos
se irguieron hacia el cielo,
y en el eterno ciclo
volvieron nuevamente
al barro primigenio
desde donde surgieran.

Ahora aguardan tranquilos
la continua cadena
de muerte-vida-muerte,
que los hará brotar
otra vez de la tierra,
el germinar eterno
que comienza en la muerte,
y resurge al milagro
ritual de la vida
poblándonos de asombro
en cada primavera.