BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

lunes, 14 de mayo de 2012

6949.- FAIK HUSEIN



Faik Husein (Nasria, Irak, 1944). Escritor, pintor y grabador iraquí. Viajó por numerosos países de África, Europa y Asia. A principios de los años 70 pasó unos meses en León, donde compartió amistad con Antonio Gamoneda. Y precisamente en León escribió un libro de poemas, ‘Las escamas del corazón’, que ese año ganó el Premio Provincia de Poesía. 
Falleció en 2004 en Nueva York.


En la red: Las escamas del corazón.


Las escamas del corazón






LLEGADA DEL NÓMADA


Vengo de la cintura del desierto.
Vengo cargado con mi sombra y con mis talismanes,
con mis espejos y mis máscaras.


Con cenizas me arropo.
Ofrezco mi rostro a la sal del mar,
y a los vientos mis semillas, mis nombres y mis palabras.












AMULETO DE AÑORANZA


Cuando yo estoy madurado en mi muerte,
recojo el mosto de tu veneno, amada mía,


Ah, si tuviera unas manos, exprimiría el tiempo y viajaría.
Ah, si tuviera un cuchillo de añoranza, mataría al amado y partiría.
Ah, si tuviera una voz, aullaría y haría enmudecer todas las plegarias.
Ah, si tuviera unos ojos, lloraría y llenaría con tu veneno los abismos del mar,
amada mía.
Tú eres el grano de cebada que está en la trampa de la destrucción,
pero al recordar el tamaño de las matanzas,
entonces,
la esperanza se hace una pasión sencilla.










AGUA DE FUEGO, AGUA DE CENIZA


(Apenas te oigo, apenas te veo)
–Vas segando el azafrán del corazón
y tus pavos reales por los campos escapan
y pacen hierbas de cobalto.


¿Quién me pone tu muerte
como anillos en los dedos?
¿Quién me pone tu muerte
como plomo dentro de los ojos?


–Cantamos y tañimos en la noche
apartados en nuestra espera.


Segundo cuerpo mío:
¡No escuches las canciones maternas!
¡No te coagules en dársenas de lágrimas,
segundo cuerpo mío!


Son las nubes femeninas que llueven.
Son las campanas femeninas que aullan.


(Del libro ‘Las escamas del corazón’,
publicado en la Colección ‘Provincia’, León, 1972)