BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 3 de junio de 2012

7084.- MAGDA ZAVALA



MAGDA ZAVALA GONZÁLEZ
Magda Zavala (éste es su nombre de escritora) nació en San José Centro el día 15 de noviembre del año 1951. Realizó sus estudios primarios en centros de la provincia de Heredia y los secundarios en el colegio María Auxiliadora. Los Estudios Superiores en los Realizó la Universidad de Costa Rica, en la escuela de Filología. Ahí Se graduó de Bachiller y Licenciada En dicha especialidad. Luego se fue becada un estudias un León II, Francia, donde obtuvo una Maestría en Literatura y un Doctorado en 1990.  Trabaja en la Universidad Nacional Y es la directora de una especialidad en Literatura Hispanoamericana.

Narradora (novela y cuento), poeta y gestora cultural, es también crítica literaria, profesora e investigadora; cuenta con una conocida trayectoria como centroamericanista.
Realizó sus estudios de Bachillerato y Licenciatura en la Universidad de Costa Rica.
Tiene una Maestría en estudios literarios de la Universidad de Lyon II, Francia, y Doctorado de la Universidad de Lovaina la Nueva, Bélgica, con la tesis: La Nueva Novela Centroamericana (1990).
Ha sido promotora de diferentes organizaciones culturales y artísticas.
Sus publicaciones literarias circulan en periódicos y revistas de la región.
Ha investigado, como responsable principal, con equipos multidisciplinarios e interdisciplinarios sobre teatro popular y cultura popular costarricenses, y sobre literatura centroamericana. Ha sido profesora en la Universidad Nacional y en la Universidad de Costa Rica, y profesora invitada en Noruega, Estados Unidos y Canadá.

MAGDA ZAVALA Y SU TRÍPTICO DE LAS MAREAS:
HACIA UN NUEVO ENTENDIMIENTO HUMANO

Tríptico de las mareas…


Pulsaciones

Por el paso de Yolanda Oreamuno

I

Defiendo este instinto sin encajes secretos
Y cada una de sus palpitaciones promisorias,
Apente ternura voraz
Sin tregua.


II

Entonces me acosa èl
Con voz de amo, ante firme mujer cimarrona.
En su mano los códigos rotundos.


III

Yo resisto, tentando el desprecio común,
Las condenas oficiales
Y el rumor mordaz de la provincia,
El desprecio a secas.
89/ 


Redes, boyas, aparejos, mallas anudadas,
concha nácar, un calamar gigante con ojo estático,
trasmallos, cañas y algún traje húmedo en desuso;
un barco atrapado entre vidrios celestes,
su quilla profunda, su mástil obsesivo […]. (31)


IV

Esta hembra en nosotros desconoce
el lapso del celo.
Lo saben,
lo sabemos


V

Dan pena los hombres que temen la pasión en las mujeres.
Y la futura mudez de las hormonas,
Otra amenaza.


VI

Habría preferido que dijera:
“No abandono este barco,
no reniego:
asumo la resistencia activa”.
90/ 




Manifiesto
Simplemente, solo pienso en ti
y en ti pienso,
tomada por la tierna insensatez de los apremios,
por la pasión incauta de verte
y tocarte,
y me importa ya poco el sigilo.
36 /



Éramos jóvenes
Tenía tanta fe en las propuestas,
tanta expectativa en vos y en mi, en el amor pleno y distinto,
tan grande anhelo de una portentosa obra colectiva
y otra de nosotros dos,
conjunto de caudal de buena esperanza.
Y salvar la Tierra.
75/



Richard Gere
Ahora que puedo sustituirte por la almohada
-una suave, generosa-
y llego a sentir con mayor intensidad,
entonces, obviamente...
perdí hace algún tiempo
mi paño de lagrimas
105/





las paredes azules, móviles con nuestras mareas,
la arena, siempre la arena en nuestros pies,
a veces con par de aletas ligeras […]. (31)






y los dos retozando en nuestra balsa/ entre sonrisas,
inmunes a los accidentes,/ sordos a la tormenta,
arrullados por el canto ancestral de las ballenas,
hermanos de los corales,
enlazados, trenzados, celebrantes…
hasta que reparamos en la ausencia de un ancla,
una frágil que fuera. (31)





Aceptación
Lo peor de todo,
para mi, claro está, y en estas circunstancias
es que no sos simple excusa
para hacer poemas.
126/consejos al amigo incierto… 






31.

Si querés un virgen
Visitá un buen siquiatra
Que te ubique.
consejos al amigo incierto


32.

No es nada cómodo hacer poesía en matrimonio;
y mucho menos fácil
hacer del matrimonio una poesía.


33.

Si sos poeta,
una mujer poeta,
y pretendés vivir en pareja,
sorteá los matadores de sueños.
166/ Epigramas mínimos/consejos al amigo incierto. 


37.

¿Por qué me atás
con este cinturón de indignidad
si no soportarías jamás
encerrar tu miembro vigoroso
en ninguna tortura semejante?
168/ Epigramas mínimos/consejos al amigo incierto. 



50.

¿Quién fija la edad propicia
de las copulaciones
¿Quién define la furia de las mareas?
174/ Epigramas mínimos/consejos al amigo incierto.





Laboriosa

El mejor de los oficios
es, indudablemente, amarte,
sobre todo saber amarte.
Por eso laboro
incesante.
272/ Conjunción.



En Transito

Mujeres de todas las edades
Celebremos este momento,
El nuestro,
Finalmente en pie sobre la vida,
En busca de la plenitud de humanas.
Gocemos sin envés reductor,/ seguras del paso,
Sin bajar la guardia.

284/ Conjunción.




Otros pocos como vos,
igualmente en su interior interrogados,
aceptan dar tumbos en su cripta
y a tientas hacia alguna luz
se lastiman, se levantan,
se critican,
se lamentan,
cosa que jamás logran los varones defensivos
de cualquier opción erótica,
los misógenos, en su persistente pesadilla
con olor a mujer; (120)






los más que necios,
los sacerdotes irredentos,
los que simplemente deambulan perdidos en su ego
y, por supuesto, los cobardes acomodaticios,
que temen perder mucama, cocinera
y psicóloga doméstica. (120)






Para gestar proyectos colectivos
en este tiempo nuestro, indispensables,
sin apropiaciones ni reservas,
para la firme jornada de la resistencia
te espero. […]. (265)




CONJUNCIÓN

Juntos podremos alcanzar el punto iluminado.

Nunca más por caminos opuestos,
nuestra capacidad de tejer
jamás antes tan precisa,
afinados todos los sentidos,
aptos para unir cada punto de la red,
sitio donde tendernos luego
mecidos por el viento
de todos los tiempos.

Has aceptado nuestra luna interior
en un centro espléndido.
te he aceptado yo
en simetría.

Lograremos nuestra coincidencia
en plena marea viva”(pág. 301).