BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 3 de junio de 2012

7093.- BERNARD SESÉ



Bernard Sesé nace en Neuilly-sur-Seine (Francia), en 1929. Estudia en la Facultad de Ciencias de París antes de interesarse por los estudios hispánicos, tarea que culminará en 1956 obteniendo una cátedra de enseñanza media. Paralelamente, estudió Psicología en la Universidad de París VII. Ha ejercido la docencia de Lengua y Literatura Españolas en las universidades de Rabat y París La Sorbona, y fue nombrado en 1980 catedrático de Literatura Española en la de París 10-Nanterre.
En 1996 es designado miembro correspondiente de la Real Academia Española por sus prestigiosos trabajos sobre autores españoles. También ha traducido al francés muchas obras de Juan Ramón Jiménez. Forma parte del comité de redacción de la revista Sigila y, como catedrático emérito, sigue formando a numerosos hispanistas en su país.
Su labor literaria está centrada en la poesía, también como creador. Ha publicado Claires paroles (Palabras claras) y Discipline de l'arcane (Disciplina de lo arcano).
La poesía de Bernard Sesé es fruto de la necesidad de iluminar la realidad a través de la palabra. Poesía que indaga en lo secreto para hacer accesible lo que está más allá del propio conocimiento.
Muy sugerentes, sus poemas se orientan hacia lo esencial y duradero. Siempre ajena a lo sentimental, la poesía de Sesé se centra en la inteligencia y la percepción, con un verso denso, sin ornato ni artificio extremados, de fuerte raíz simbólica.

Referencias
Antología poética de Bernard Sesé, Adonais, ISBN 84321-3611.5










L´ARC


Quand l´eau du lac est d´amertume,
Le tireur lance éperdument son trait
Vers le soleil enveloppé de brume.
Je suis la cible et la flèche et l´archer.

Le geste pur. La trajectoire
Sera juste quand le sera son coeur.
Ne pas s´eprendre des pauvres,
Ni de reflets. L´enfer dicte ses lois.

Tendu vers la lumière,
Il ajuste sa flèche vers le ciel
Et vise au coeur principalement celle
qui s´enfuit à la pointe du vent.

Discipline de l´arcane (2004)





EL ARCO

Cuando el agua del lago se hace de amargura,
Perdidamente el tirador lanza su flecha
Hacia el sol envuelto en bruma.
Soy el blanco y la flecha y el arquero.

El gesto puro. La trayectoria
será justa cuando lo sea su corazón.
No prendarse de los ornamentos,
Ni de los reflejos. El infierno dicta sus leyes.

Tenso hacia la luz,
Ajusta la flecha hacia el cielo
Y al corazón principalmente apunta aquélla
Que huye en el confín del viento.





LA FLÈCHE

L´archer à grande main
Retient un instant son geste. Les tendons
Se raidissent soudain.
Elle s´est détachée comme l´éclair vivant
Qui blesse le regard à la pointe du vent.

Sa trajectoire fulgurante
Traverse les fils du carquois.
Dans la nuit ou l´espace clos
Elle fait éclater
Le temps et l´orient.

Étincelant à l´horizon. Elle traverse la mémoire et la mort.
Elle s´élève encore, ivre de silence,
Et va rejoindre l´oeil lucide
Qui la regarde avec patience.

Par lignes circulaires
Ou par chemins obliques
(Fût-ce au-delà des cieux)
Elle poursuit la haute quête
Qui fascine les dieux

Discipline de l´arcane (2004)


LA FLECHA

El arquero de grandes manos
Retiene por un instante el gesto. Los tendones
Se tensan súbitamente.
La flecha se ha desprendido como el relámpago vivo
que hiere a la mirada en el confín del viento.

Su fulgurante trayectoria
Traspasa los hilos del carcaj.
En la noche o en el espacio cerrado
Hace estallar
El tiempo y el oriente.

Resplandeciendo en el horizonte
Cruza la memoria y la muerte.
Sigue elevándose, ebria de silencio,
Y va a unirse con el ojo lúcido
Que la mira con paciencia,

Por líneas circulares
O por caminos oblicuos
(Aunque sea más allá de los cielos)
Prosigue la alta búsqueda
Que fascina a los dioses.







QUAND LE VENT DE LA MER

Quand le vent de la mer entre dans la maison,
On dirait qu´elle dresse sa proue
Pour s´élancer vers la beauté du monde.

J´ouvre la porte et le vent de la mer
M´emporte au loin vers la beauté des choses.
Mes yeux s´ouvrent et j´écoute le bruit
De la nuit sans écho.

De cette nuit, visage clos,
Je contemple la simple matière.
Il n´y a plus de murs autour,
Et l´ombre devient lumière.

Discipline de l´arcane (2004)


CUANDO EL VIENTO DEL MAR

Cuando el viento del mar entra en la casa,
Se diría que ésta levanta la proa
Para lanzarse hacia la belleza del mundo.

Abro la puerta y el viento del mar
Me lleva lejos hacia la belleza de las cosas.
Mis ojos se abren y escucho el ruido
De la noche sin ecos.

De esta noche, con el rostro cerrado,
Contemplo la simple materia.
Ya no hay más muros alrededor,
Y la sombra se vuelve luz.


Poèmes: Bernard Sésé
traduction: Albert Torés





OUVRAGES PUBLIÉS AUX ÉDITIONS ARFUYEN
Discipline de l'arcane

PETITE ANTHOLOGIE
Discipline de l'arcane
(extraits)




Chrysanthème

L’œil écoute sur le papier
Son crissement dans les roseaux.

Fleur rayonnante, essence du soleil,
Secrète et fuyant le monde.

Pour recevoir ses directions
L’espace s’est fait transparent.

Autour circulent des oiseaux.
Les ombres leur sont favorables.

Tandis que l’éventail de papier les retranche
De la clarté du jour, les yeux se souviennent.





Apsara

Elles puisent leur souffle dans l’écume
Et leur légèreté dans les vagues battues.
La nuit venue, sur la pierre obscure
Où se lisent leurs signes,
Elles font briller l’essence des eaux.
Un éblouissement dans le relief ancien.
Et l’œil les voit courir contre le vent
Qui les pénètre et qui à chaque instant
Les fait renaître, instruments de l’amour
Ou de la mort. Dans leur cortège
Des chiens tremblent auprès d’elles,
Et, comme elles, ils égrènent
Leurs litanies.






L’espace intérieur

Le ciel ouvre l’espace.
La terre le reçoit,

Referme son étreinte
Et le conserve en soi.

Les lignes d’horizon
En appellent au vide.

Au delà du regard,
Les sources leur font signe.